Seguramente no conocemos las diferentes facturas que puede haber hasta que nos encontramos con la necesidad de llevar a cabo alguna. Vamos a ver qué tipos hay y cuándo debemos usarlas.

Antes que nada, todas tienen su singularidad lo que significa que serán para una cosa específica. En principio sabemos, cómo hacer una factura, pero tienes que saber que no puedes borrar una factura simplemente y rectificarla ahí encima. Si no que necesitas hacer una factura rectificativa. Pero vamos por partes.

Existen diferentes tipos de facturas:

Factura simplificada

Es, para que se entienda perfectamente, el ticket de toda la vida. Es decir, no habrá la información fiscal de ambas partes. Diferencia entre factura y ticket. 

Factura ordinaria

Es, en palabras sencillas, la factura “normal” . La que usamos para justificar cualquier actividad económica. Con las diferentes partes que tiene que contener. Cómo hacer una factura 

Factura rectificativa

Cuando hemos cometido algún error y tenemos que solucionarlo, haremos una factura rectificativa. Errores como enviarla a la persona equivocada, o equivocarnos en la cantidad. Puedes ampliar formación aquí

control facturas

Factura recapitulativa

Este tipo de factura se emite para agrupar diferentes operaciones que dirigimos al mismo cliente, de forma que sea una única factura pero con todas las facturas correspondientes a un periodo, dentro de un mismo mes natural.

La mayoría de veces se agrupan albaranes o presupuestos y si hablamos de facturas ya emitidas, al hacer la factura recapitulativa tendrá valor siempre y cuando anulemos todas las anteriores. Deberemos emitirlas antes del día 16 del mes siguiente al que corresponden.

Factura proforma

Son para ofertas comerciales y muy utilizadas en el comercio internacional. Las haremos antes de concretar una venta, por eso no tiene valor contable, pero sí sirve para justificar la actividad o el servicio prestado. Es por ello que no requerirá de una numeración, ni la necesidad de firmarlas o sellarlas. Dicho de otra forma, es como si fuera un presupuesto que le hacemos a nuestro cliente esperando a que lo aprueba y podamos convertirlo a factura. Sin embargo, la factura proforma tiene mayor validez jurídica a la hora de justificar gastos e inversiones.

Nota: Debemos explicitar que se trata de una factura proforma.

Factura electrónica

Es exactamente el mismo tipo de factura que una factura en papel. En enero del 2013 se le dio el mismo tratamiento. Es por eso que deberá contener todos los datos obligatorios que deben constar en una factura.

Nota: No podemos considerar un pdf como factura electrónica ya que para que lo sea, deberemos poner la firma electrónica.

 

Con Quipu, todo esto te será más sencillo. Los campos para hacer facturas están predeterminados. Además podrás hacer presupuestos en un segundo y convertirlos posteriormente a factura!

¡¡Compruébalo tu mismo!!

Si te ha gustado este post, no olvides suscribirte a nuestra newsletter. Serás el primero en recibir el contenido que más te interesa! 😉

 

 

Júlia Areny Quipu
Responsable de comunicación. Puedes seguirme en twitter @juliadeQuipu o Facebook: juliaquipu ;)