¿Qué es una factura simplificada? | Ejemplos y Modelo

¿Quieres aprender a hacer facturas simplificadas? ¿Conoces la diferencia entre la simplificada o ticket y la factura? Si tienes dudas, estás en el lugar adecuado. Te explicamos qué es la factura simplificada, para qué sirve, cuando puedes usarla, y, además, te damos un ejemplo muy claro.

Leyendo este artículo aprenderás:

Vídeo: La Factura Simplificada

Si quieres aprender todo lo necesario para hacer facturas simplificadas, este es tu vídeo. Encontrarás los datos obligatorios, la diferencia entre simplificada y factura, cómo puedes hacerlas y cuándo. Además, al final tienes un truco para gestionar tanto las simplificadas que envías como las que recibes:


¿Qué es la factura simplificada? Definición

La Factura Simplificada es un comprobante de pago, que se utiliza en compras con consumidores o usuarios finales, y solo se puede hacer en la moneda nacional. Es decir, es un justificante de una compraventa, que se entrega a un particular, y que, en el caso de España, solo se puede hacer en Euros.

Este tipo de facturas aparecen con motivo del Real Decreto 1619/2012, en vigor desde el 1 de enero de 2013, donde se estableció que la factura simplificada sustituye al conocido ticket. De hecho sí, un ticket es lo mismo que una simplificada. Por ello es que tiene validez legal, y sirve como documento para deducirse el gasto. 

El objetivo de su creación es, al igual que el del ticket, simplificar la emisión de facturas en casos concretos, como bares, restaurantes o negocios con contacto directo con el cliente. 

DATO CLAVE: Su característica principal es que no necesita los datos del receptor. Así facilita la emisión en establecimientos que trabajan de cara al público. 

Requisitos de la factura simplificada

La Factura Simplificada debe incluir los datos fiscales del emisor, pero no del receptor. Estos son los datos a añadir en una Simplificada:

  • Número de serie.
  • Fecha de emisión de la factura.
  • Nombre y apellidos o denominación social, dirección fiscal y NIF del emisor.
  • Indentificación del bien o servicio.
  • IVA aplicado.
  • Importe total.

No es necesario añadir datos extras, ni detallar el producto o servicio, así como tampoco debemos desglosar la base imponible y los tipos impositivos. Debemos, como bien dice su nombre, simplificar la factura ordinaria. 

¿Puedo deducir una Factura Simplificada?

De las Facturas Simplificadas puedes deducirte solo el IRPF. Tienes la opción de contabilizar como gasto en el Modelo 130 con el resto de documentos, pero no podrás desgravarte el IVA. Tenlo en cuenta a la hora de pedir la factura con cada compra.

escanea tus facturas automáticamente con el lector ocr

¿Cuándo puedo emitir una Factura Simplificada?

La Factura Simplificada únicamente se puede usar en:

  • Operaciones inferiores a 400€.
  • Como Factura Rectificativa.
  • En operaciones inferiores a 3.000€ en determinados casos.

Hay algunos sectores que pueden usar facturas simplificadas hasta los 3.000€, y son los siguientes:

  • Transporte de personas y/o equipajes.
  • Autopistas de peaje y aparcamientos de vehículos.
  • Hostelería y restauración. También salas de baile y ocio nocturno.
  • Peluquerías y centros de belleza.
  • Tintorerías y lavanderías.
  • Instalaciones deportivas.
  • Estudios fotográficos y videoclubs.
  • Uso de cabinas telefónicas o tarjetas que no identifiquen al usuario.
  • Venta de muebles corporales o semovientes.

¿Cuándo no se usa la factura simplificada?

  • En entregas intracomunitarias de bienes y servicios.
  • Cuando es el receptor quien tiene que emitir la factura.
  • Actividades realizadas fuera del Territorio de aplicación del Impuesto (TAI) cuando está realizada fuera de la UE o dentro de esta, si se produce la inversión del sujeto pasivo y el destinatario no expida la factura por el proveedor.

Tampoco puede usarse una factura simplificada cuando el empresario o autónomo quiera deducirse el IVA. Lo que sí podrá hacer con una factura simplificada es desgravar el IRPF o IS, siempre y cuando la factura simplificada haya sido incorporada al libro de registros y contabilidad.

Diferencia entre factura y factura simplificada

La factura simplificada reduce el contenido de la factura ordinaria: No necesita los datos fiscales del receptor, así como tampoco desglosa el importe del IVA, ni explica en profundidad los productos o servicios. 

Además, con la factura simplificada solo puedes deducir el contenido como gasto en el IRPF, pero no en los Modelos trimestrales de IVA. De ahí que, en caso de querer deducir cualquier gasto en su totalidad, es mejor pedir una factura, para poder desgravar el IVA.

Si quieres una explicación detallada sobre la diferencia entre ticket y factura o la diferencia entre factura ordinaria y factura simplificada, te recomendamos que leas nuestros artículos.

Ejemplo de factura simplificada: Modelo para Descargar

Si quieres empezar a hacer tus facturas simplificadas, lo mejor es que uses el programa de facturación del vídeo: puedes hacerlas en segundos, guardar la información de todos tus productos y convertirlas en información para tu negocio. Así sabrás qué productos son los más vendidos, cuáles son más rentables, qué debes vender y dónde debes esforzarte más.

Prueba Quipu gratis durante 15 días y empieza a simplificar tu facturación. Si no, siempre puedes usar esta plantilla de Factura Simplificada:

ejemplo de factura simplificada para descargar

💡QUIPU TIP: Los usuarios disponen de modelos de facturas simplificadas y también varios ejemplos de facturas de abono, ordinarias, rectificativas, proforma, etc. para descargar.

Guarda siempre tus Facturas Simplificadas

Ahora ya sabes cómo emitir una factura simplificada, pero, ¿sabes qué hacer cuando recibes una?


Si te has quedado con dudas, puedes probar el Lector OCR para digitalizar todos tus documentos. Además, recuerda que puedes empezar los 15 días gratis de Quipu, y convertirte en un experto en facturación.

Deja un comentario

facturacion autonomos

You have Successfully Subscribed!

facturacion pymes

You have Successfully Subscribed!