¿Qué es el IVA deducible? ¿Y el no deducible?

El IVA deducible es aquel que el autónomo o empresario ha pagado por productos o servicios relacionados con su actividad y de los cuales se puede desgravar. Por supuesto, para que este IVA sea deducible es necesario que se cumpla con una serie de requisitos. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre este trámite, ¡no te lo pierdas!

Definición del IVA soportado deducible

Una empresa o autónomo que adquiere productos y servicios para su actividad debe pagar el IVA de la misma manera que lo haría si fuera un particular. Sin embargo, la ley permite que cuando esta adquisición responda a una actividad económica, parte o la totalidad del impuesto pagado por la empresa o autónomo como cliente se puede deducir.

¿Cuáles son los principales requisitos del IVA soportado deducible?

Existen unas condiciones imprescindibles para que el IVA soportado deducible se pueda desgravar:

  • Tiene que estar directamente relacionado con la actividad; es decir, no se puede desgravar un IVA soportado por el empresario que no tenga nada que ver con su trabajo.
  • Es importante tener en cuenta que el IVA de algunos productos o servicios como la alimentación, la joyería o las actividades de entretenimiento no pueden ser considerados deducibles. Tampoco serán deducibles los servicios a terceras personas sean clientes o asalariados como tampoco el tabaco.
  • El producto o servicio que se quiera deducir tiene que tener una factura justificativa y, además, debe estar incluido en el libro de contabilidad.
💡 QUIPU TIP : Recuerda pedir siempre tus facturas y asegúrate de que los datos son correctos. No te olvides tampoco de registrar en tu libro de cuentas todas estas facturas para poder deducirte.

¿Qué diferencia hay entre el IVA soportado y el IVA deducible?

Para poder entender exactamente todo lo que tiene que ver con el IVA deducible hay que diferenciar entre el impuesto sobre el valor añadido soportado y el devengado. El primero es el que el empresario o el autónomo tiene que pagar por el producto o servicio que quiere comprar; el segundo, es el IVA que incluye en la factura a sus clientes y que luego tiene que devengar a la Agencia Tributaria.

La principal diferencia es el que el IVA deducible siempre es soportado y no el devengado. Es decir, que no te puedes deducir el IVA que los clientes te han pagado por el trabajo realizado sino que lo tienes que pagar directamente a Hacienda. En todo caso, tal y como hemos indicado anteriormente, no todo el IVA soportado es deducible, por lo que deberás tener en cuenta las condiciones antes de hacer la correspondiente declaración del IVA.

❗️DATO CLAVE: Las facturas intracomunitarias no llevan gravado el IVA y tampoco el IRPF. Para poder emitir facturas a clientes de otros países de la UE tiene que estar registrado en el ROI.

¿Qué es el IVA no deducible?: Definición del IVA soportado no deducible

El IVA soportado no deducible es aquel que no computa como una actividad directa del empresario o autónomo. Además, tampoco se puede deducir si no hay una factura justificada de los últimos cuatro años con la información completa y tampoco podrá realizarse la deducción si dicho coste del producto o servicio no aparece reflejado en el libro de cuentas.

Definición del IVA devengado deducible

El IVA devengado no es deducible ya que es aquel que se grava a la base imponible de las facturas de la empresa o el autónomo y que debe entregar a Hacienda en su totalidad. Este precio, por supuesto, lo paga el cliente y es el profesional que emite esa factura el que debe entregar esa cantidad en su totalidad.

Sin duda, es una modalidad muy ventajosa tanto para la Agencia Tributaria como las empresas. La primera, por ejemplo, se beneficia de externalizar la recaudación del IVA, que corre a cargo de las empresas. Por otro lado, aunque la empresa no se pueda quedar con ese IVA entregado, lo cierto es que de forma temporal la compañía o el autónomo pueden tener liquidez hasta que tenga que entregar el impuesto recaudado.

Gastos deducibles en el IVA

Como norma general, ya hemos dicho, se puede deducir el IVA de todos los gastos que tengan que ver con el trabajo. ¿Pero a qué tipo de gastos suelen ser estos? A continuación te damos algunas ideas:

  • Los pagos del alquiler, siempre cuando estos lleven IVA. No hay que confundir esto, claro está, con la deducción del alquiler para jóvenes menores de 35 años en la declaración de la Renta.
  • Cuando contrates los servicios de profesionales como abogados, por ejemplo, o también notarios.
  • El IVA soportado en los bienes de inversión como el que hay que pagar al comprar un ordenador o una impresora, que es algo necesario prácticamente en todo tipo de empresas y autónomos.
  • Al comprar un vehículo también te puedes deducir el IVA aunque no el total del mismo sino solo el 50%. Además, también se pueden incluir los gastos de mantenimiento.
  • El IVA de los consumos y suministros también se puede desgravar; ahora bien, es imprescindible que justifiques que tiene que ver con tu actividad (es decir, el empresario por ejemplo no podría deducirse el IVA del teléfono de su oficina o de su casa particular).
💥 BONUS: Descubre el programa de facturación con el que deducirás correctamente todo tu IVA y ahorrarás en tus presentaciones trimestrales. Ademas te ayuda a visualizar cuanto te toca pagar o cobrar de IVA o IRPF cada trimestre.

IVA deducible en el modelo 303

Los autónomos y empresarios deben presentar al finalizar cada trimestre el modelo 303 de Autoliquidación del IVA en el que se detalla el total del IVA que has de pagar. Lo que tienes que hacer es calcular la base imponible de todas las facturas que tengan 4%, 10% y/o 21% de IVA, que se calcula en el modelo de forma automática.

Una vez rellenado esta parte tienes la posibilidad de deducir el IVA que ya hayas pagado; es decir, del resultado a pagar del IVA que tienes que entregar, se va reduciendo en función del impuesto que ya ha pagado el autónomo o empresario en otras facturas. Por ejemplo, un traductor cobra 20 euros por una traducción de base imponible con un IVA de 4,2 euros.

Le toca pagar esa cantidad al finalizar el trimestre; sin embargo, declara que en la factura de su teléfono tiene un IVA de 2 euros que se puede devengar. Entonces, en vez de pagar 4,2 euros abonará 2,2 euros ya que ha logrado deducirse el impuesto que ha pagado en su factura telefónica.

Modelo 390 y el IVA deducible

En el Modelo 390, que es el resumen anual del IVA, debes indicar también las facturas de las que te puedas deducir que tengan IVA. Por supuesto, este bien puede haberse adquirido tanto dentro de España como en la Unión Europea como también los productos de importación. Por supuesto, en el caso del Resumen Anual del IVA cabe destacar que este documento no conlleva cargo alguno; es decir, lo único que se hace es informar a Hacienda de todo el IVA que has pagado en el año y además de los gastos deducibles del IVA.

💡 QUIPU TIP : El modelo 390 se presenta durante el mes de enero del año siguiente al año imposable. Si quieres saber un poco más sobre cómo rellenarlo, no te pierdas este artículo  👉🏻 Cómo rellenar el modelo 390 de hacienda paso a paso.

IVA de importación deducible

Los destinatarios de un producto de importación o compradores son los responsables de pagar el IVA en la aduana, un IVA que por supuesto se puede deducir si el producto adquirido tiene que ver con la actividad.

Este IVA se calcula, por supuesto, a través del valor de aduana. Esto quiere decir que si en el país de origen el producto está gravado, el destinatario tendría que hacer frente a una doble imposición. Por suerte, algunos países no incluyen el IVA a los productos que exportan para que no pierdan competitividad.

Cabe recordar que solo los productos de Ceuta, Melilla y Canarias así como los países de fuera de la Unión Europea tendrían que pasar por la aduana y gravarse con el IVA correspondiente porque en el caso de que el producto o servicio provenga de un estado de la UE, no hay que añadir el IVA.

¿Qué hace el autónomo con el IVA no deducible? ¿Y las PYMES?

Ya hemos tratado los IVA que no se pueden deducir como regla general pero ahora es el momento de tratar aquellos gastos con IVA que son tan de difícil justificación que se consideran no deducibles:

  • Comer en restaurantes, pues a ver cómo justificas que la finalidad de una comida es puramente comercial.
  • Lo que pagas por el teléfono móvil puede ser difícilmente justificable si solo tienes una línea de móvil pues sería inviable determinar que realmente las llamadas eran a clientes, por eso muchas personas optan por tener dos líneas, una para personal y otra para la empresa.

Artículos que pueden interesarte sobre el IVA

Si tienes dudas sobre ciertos conceptos, aquí te dejamos algunos artículos interesantes.

¿Qué es el IVA y qué tipos hay?

¿Cómo funciona el IVA soportado y repercutido?

¿Quién puede aplicar el IVA Reducido ?


Deja un comentario

You have Successfully Subscribed!