Blog » Facturas » ¿Cómo debe facturar un psicólogo?

¿Cómo debe facturar un psicólogo?

La psicología es una ciencia que no todo el mundo termina de entender, pero a pesar de ello, al igual que el resto de actividades económicas que se llevan a cabo en España, ni siquiera eso es excusa a la hora de tributar. Todo profesional que desarrolla su actividad en nuestro país debe estar al corriente con Hacienda, y la forma de hacerlo pasa por saber cómo hacer una factura de psicólogo.

Hoy venimos precisamente a contarte esto, así que toma nota, porque de aquí no te vas sin tener claro cómo emitir una factura de psicólogo con perfecta validez legal.

En este artículo aprenderás:

Aspectos previos en la facturación de los psicólogos

Antes de entrar en materia, conviene tener en cuenta qué se necesita para poder pensar siquiera en empezar a facturar como psicólogo:

  1. Hay que estar estar colegiado. Es decir, estar dado de alta en el Colegio Oficial de Psicólogos que opere en su entorno de trabajo.
  2. También hay que estar dado de alta como autónomo en la Seguridad Social.
  3. Del mismo modo, es necesario estar inscrito en el Régimen de Estimación Directa Simplificada del IRPF.
  4. Además, hay que haberse dado de alta como autónomo mediante el modelo 037 y también en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), en el grupo 776 de ‘Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociales, Psicólogos, Antropólogos, Historiadores y simi­lares’.

Con todo esto ya estaremos listos para funcionar como cualquier otro trabajador por cuenta propia, lo que por supuesto implica el pago de la cuota de autónomos y la necesidad de cumplir con las pertinentes obligaciones fiscales, como la presentación del modelo 130 de IRPF y el modelo 303 de IVA cuando sea pertinente.

Emitir una factura de psicólogo no difiere apenas de hacer una factura de cualquier otro tipo de profesional. La única diferencia radica en que, en caso de desarrollar una actividad exenta de IVA, hay que especificar en el documento por qué no incluye este tipo de tributo imprescindible en la mayoría de las actividades.

Por lo demás, la factura de un psicólogo debe incluir una serie de datos obligatorios:

  • La fecha de emisión es imprescindible en toda factura de psicólogo.
  • Los datos fiscales, tanto del emisor (el profesional) como del receptor (el paciente), entre los que deben figurar nombre y apellidos, NIF o CIF y sus domicilios.
  • El concepto de cada servicio prestado, que debe describirlos a la perfección.
  • La base imponible también debe estar clara, el coste de cada servicio antes de la aplicación de impuestos y retenciones.
  • Los impuestos que se deben aplicar, como el IVA en caso de no tratarse de servicios estrictamente sanitarios.
  • También debe aparecer el importe total de la factura, o lo que es lo mismo, la base imponible tras aplicar impuestos, descuentos y retenciones. En caso de estar exenta la actividad, habrá que dejarlo reflejado en el documento.
  • Por supuesto, que la palabra ‘FACTURA’ aparezca bien visible en el documento es esencial.

La psicología es una de las actividades que la Ley del IVA considera exentas de este tributo, al menos en gran parte. Esto se debe a que es una actividad sanitaria, exención recogida en el artículo 20. Uno. 3. de la citada ley.

Sin embargo, existe un caso que está fuera de esta exención y que sí lleva aplicado el mismo IVA que las actividades adheridas al régimen general: un 21% sobre la base imponible. Hablamos de la elaboración de informes periciales, ya que esta actividad no está destinada a diagnosticar, prevenir o tratar un mal de salud como tal, sino que su finalidad es otra muy distinta.

Es por ello que, en caso de ofrecer servicios únicamente sanitarios, un psicólogo no está obligado a aplicar IVA en sus facturas y, por lo tanto, tampoco a presentar trimestralmente el modelo 303 del IVA, ni tampoco el modelo 390 anual a modo de resumen. Sin embargo, la exención del IVA no significa que pueda hacerse una factura sin este tributo sin más. Al contrario, hay que especificar este hecho y su justificación en una zona bien visible del documento, y lo mejor es hacerlo con una frase del estilo de ‘Factura exenta de IVA según ley de IVA (artículo 20. Uno. 3 – Ley 37/1992)’, aludiendo al apartado de la ley que  recoge esta particularidad.

Si el servicio que se presta es a una persona física, la factura no tiene que llevar ningún tipo de retención de IRPF. Ahora bien, si el servicio de psicología se presta a otro profesional, o a una empresa, existen dos tipos de IRPF que se deben aplicar en el documento, y dependen del tiempo de actividad del receptor de la factura de psicólogo:

  • Se retiene un 7% de IRPF a profesionales con menos de 3 años en la actividad.
  • A todos los demás profesionales y empresas se les retiene un 15% de IRPF.

De este modo, en cuanto a lo que a retención de IRPF se refiere, emitir una factura de psicólogo no difiere en nada de emitir una factura de cualquier otro tipo de profesional adherido al régimen general.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre cómo hacer una factura con retención te recomendamos que leas nuestro artículo.

Tal y como ya hemos mencionado, las facturas de psicólogo pueden ser muy distintas en función del tipo de servicio que se preste y, además, de a quién se le preste. Por eso hemos preparado varios ejemplos para que sepas cómo hacer una factura de psicólogo en función de cada caso.

Ejemplo de una factura de un psicólogo sin IVA y sin IRPF

Las facturas de psicólogo para personas físicas a las que se les ha prestado exclusivamente un servicio sanitario están exentas de IVA y de retención de IRPF. Es decir, en este caso, además de incluir los elementos de una factura en España, habrá que incluir una leyenda en una parte bien visible de la factura en la que se especifique por qué no se está incluyendo el 21% de IVA.

Ejemplo de una factura de un psicólogo sin IVA y con IRPF

Cuando se prestan servicios sanitarios, pero se hace a un profesional o una empresa, la factura no incluye IVA porque la actividad está exenta según la Ley del IVA, pero sí que habrá que aplicar una retención de IRPF en función a los años de actividad que lleve el paciente.

Recuerda, se aplica un 7% a profesionales con menos de 3 años de actividad y un 15% al resto, y el resultado sería el siguiente:

Ejemplo de una factura de un psicólogo con IVA y con IRPF

Por último, es posible que un profesional o una empresa nos pida un informe pericial. Esta es una de las excepciones que la Ley del IVA recoge sobre la exención de las actividades sanitarias, así que en este caso tendríamos que aplicar tanto un 21% de IVA en nuestra factura de psicólogo como una retención de IRPF que oscilaría entre un 7% y un 15% en función del tipo de paciente.

En psicología cada paciente es un mundo. No se pueden abordar de la misma manera y cada uno requiere de unas soluciones muy distintas. Eso sí, si has llegado hasta aquí ya no tendrás ningún tipo de duda sobre qué tipo de factura de psicólogo expedirle a cada uno de ellos, ¡que no es poca cosa!