Blog » Modelos Tributarios » Modelo 130 autónomos: Qué es y para qué sirve

Modelo 130 autónomos: Qué es y para qué sirve

En el siguiente post explicaremos todo acerca del modelo 130 de IRPF para despejar todas las principales dudas, entender exactamente para qué sirve, si debes presentarlo o no y cuándo se presenta este modelo.

Para los que ya sabéis de qué se trata y queréis aprender a cumplimentarlo, os recomendamos este otro artículo en el que explicamos en detalle cómo rellenar el modelo 130 de IRPF paso a paso.

Leyendo este artículo aprenderás:

¿Qué es el Modelo 130 de Hacienda?

El modelo 130 de IRPF es un modelo tributario que los autónomos deben presentar ante la Agencia Tributaria para liquidar el pago fraccionado del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Es obligatorio para aquellos profesionales por cuenta propia que desarrollan su actividad económica en estimación directa, normal o simplificada.

Declaras tu IRPF en esta modalidad si así lo indicaste en tu alta como autónomo. Y quedan excluidos aquellos profesionales que desarrollen su actividad en el sector de la agricultura y ganadería.

Modelo 130 IRPF: Para qué sirve

El modelo 130 sirve para que los autónomos, profesionales y socios de sociedades civiles y comunidades de bienes declararen los beneficios obtenidos fruto de su actividad económica y efectuar, cada trimestre, el pago a cuenta de la futura Declaración de la Renta anual.

¿Qué es el IRPF de un autónomo?

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF es un impuesto personal, es decir, que grava a las personas, incluidos los autónomos. Lo tendremos que pagar de forma mensual, anual o mediante facturas.

💥 BONUS: ¿Sabías que puedes deducir algunos de tus gastos? En este artículo sobre los gastos deducibles en el modelo 130 te lo explicamos.

¿Qué tipo de impuesto es el IRPF?

El IRPF es un impuesto progresivo, esto quiere decir que, cuanto más gana una persona, mayor será el porcentaje por el que debe tributar. Es un impuesto directo que grava la renta obtenida durante un año natural, esto es, los ingresos que hemos obtenido durante un año.

Hay dos formas de declarar el IRPF:

  1. Aplicando la retención de IRPF en cada factura que hago → no presento el Modelo 130
  2. Si no aplico retención en más del 70% de mi facturación → presento el Modelo 130

Vamos a explicar ambas formas de declararlo con detenimiento para entenderlo bien:

  • A cada factura que hagas, le aplicas una retención. Por ejemplo, hago una factura un cliente por el monto de 2.300€ (de base imponible). A esta factura le aplicaremos el IVA (21%) y por otro lado le aplicaremos la retención de IRPF (7% o 15%).

Aquí os dejamos un ejemplo de cómo quedaría una factura con IVA e IRPF👇🏻

iva e irpf en factura

❗️ Si aplicamos el IRPF en todas nuestras facturas NO tendremos que presentar el modelo 130 de forma trimestral.

Los primeros 2 años de actividad como autónomo podemos aplicar el 7%, pero hay que tener en cuenta que mientras más facturo más debo retener de IRPF. Es decir que puedo aplicar el 7% en mis facturas (en lugar del 15%) pero luego al hacer la declaración de la renta Hacienda revisará mi facturación y si supero determinado monto de rendimiento económico, compensará lo que fui reteniendo con lo que realmente correspondía y tendrás que abonar la diferencia.

💡 TIP : Si vemos que vamos a facturar poco, podemos aplicar el 7% (primeros 2 años) sin problema, pero vamos a facturar una cantidad mayor, es mejor aplicar el 15% desde el inicio para asegurase no tener sorpresas desagradables cuando hagáis la declaración de renta.

  • Si no practicas retenciones en al menos del 70% del volumen total de tus facturas. Es decir si no has puesto en más de la mayoría de las facturas la retención que le toca, tienes que presentar el modelo 130 explicándole a la Agencia Tributaria lo que has ingresado, lo que has gastado y sobre el rendimiento ( ingresos – gastos ) Hacienda se queda con el 20% de este beneficio.

¿Quién está obligado a presentar el modelo 130?

El modelo 130 deberá ser presentado todas aquellas personas físicas o miembros de sociedades civiles y comunidades de bienes que ejerzan actividades económicas y estén dados de alta en estimación directa (tanto si es normal como simplificado).

¿Quién no esta obligado a presentar el modelo 130?

No estarán obligados a presentar el modelo 130 trimestralmente aquellos que realizan actividades profesionales y aplican retención al menos el 70% de sus facturas. Quedarán exentos de presentar el 130 siempre y cuando no se hayan dado de alta en el modelo 036/037 en la obligación de realizar los pagos fraccionados del IRPF.

¿Cuándo hay que presentar el modelo 130 en AEAT?

Se tiene que presentar trimestralmente en abril, julio, octubre y enero de cada año.  Plazos de Presentación en Hacienda son:

Si la fecha límite para presentar el modelo coincide con sábado, domingo o festivo, el plazo se amplía al siguiente día hábil, pudiéndose presentar sin ningún tipo de sanción.

Seguro que más de una vez nos hemos olvidamos de los plazos de presentación. Pues con Quipu no te volverá a pasar, ya que un asesor presentará los impuestos que correspondan por tí, para que tú puedas ganar tiempo para dedicar a tu negocio, sabiendo que tus cuentas están en orden.

Vídeo: Qué es el modelo 130 de IRPF

Aquí os dejamos un vídeo en el que explicamos el Modelo 130 IRPF en detalle👇


Cómo presentar el Modelo 130 en la Agencia Tributaria

Para poder presentar el modelo, debes acceder al formulario desde la página de la AEAT. Una vez dentro de la Sede Electrónica, accedes a “Todos los trámites”, seleccionado “Impuestos y tasas”, y clicando sobre “Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas” para presentar el “Modelo 130. IRPF. Empresarios y profesionales en Estimación Directa. Pago fraccionado”.

Una vez dentro, accedes al enlace “Presentación ejercicio 2015 y siguientes” del apartado “Presentaciones”.

presentar modelo 130 telematicamente

Aquí te preguntará que te identifiques. Podrás hacerlo con firma digital (certificado o DNI electrónico) o bien con el sistema de identificación Cl@vePIN.

certificado digital modelo 130
rellenar modelo 130

Una vez dentro, ya podrás rellenar tus datos personales como declarante y después los datos de la liquidación. Una vez rellenados los datos, en la parte inferior del formulario es donde tendrás que validar la información y que el programa detecte si hay algún campo erróneo. Si fuese así, clica sobre el botón “Ir al Error” para detectar dónde está.

modelo 130 paso a paso

Una vez sin errores, podrás exportar el fichero y elegir la ruta en la que quieras guardar el modelo. Por defecto tendrá por nombre el NIF del declarante y la extensión .130. Si eres cliente de Quipu, habrás generado el modelo desde el programa. En este caso, también puedes importar este fichero y presentarlo.

En caso que la declaración salga a ingresar y no domicilias el pago, primero necesitas obtener el Número de Referencia Completo o NRC -código de 22 caracteres que facilitan las entidades bancarias y que sirve como justificante del pago- y luego, presentar la autoliquidación.

Desde el propio formulario, en el botón “Realizar pago (obtener NRC)” podrás conectar con la pasarela de pago para generar automáticamente un NRC con los datos que contiene la declaración. Y si ya lo tienes, lo podrás incluir en la casilla “Número de Referencia NRC”.

Si por el contrario domicilias el pago, marca la casilla “Domiciliación del importe a ingresar”, e introduce los dígitos de tu cuenta IBAN. Por último pulsa el botón “Firmar y Enviar” para finalizar la presentación.

firmar y enviar aeat

Presentar y pagar modelo 130 fuera de plazo en AEAT

Una vez nos damos cuenta que se ha pasado el plazo para presentar el modelo 130, lo mejor es presentarlo lo antes posible. Para ello puedes hacerlo en las oficinas de la AEAT o telemáticamente.

Y cuando ya lo has presentado, ¿qué puede pasar? Pues la sanción o recargo depende de dos factores:

  1. Del tiempo de demora
  2. Si la declaración es a ingresar o a devolver.

❗️ DATO CLAVE:  Si Hacienda no te ha mandado requerimiento previo avisando del retraso, nos aplicarán intereses por haberlo abonado tarde. Y si nos han tenido que mandar un requerimiento, a los recargos le tendremos que sumar la correspondiente sanción, con lo que la cantidad a pagar será mayor.

  • En menos de 3 meses: recargo del 5 % sobre la cantidad a ingresar
  • Entre tres y seis meses: recargo del 10 % sobre la cantidad a ingresar
  • Entre seis y nueve meses: recargo del 15 % sobre la cantidad a ingresar
  • Entre nueve y doce meses: recargo del 15 % sobre la cantidad a ingresar
  • En más de doce meses: recargo del 20 % sobre la cantidad a ingresar

Si por el contrario Hacienda se da cuenta y te envía un requerimiento, te enfrentas a una sanción.

Clasificación de las infracciones según Ley General Tributaria:

  • Infracción leve: sanción del 50 % de lo dejado de ingresar
  • Infracción grave: sanción del 100 %
  • Infracción muy grave: sanción del 150 %

Aquí te dejamos un artículo más detallado que puede ser de interés donde te explicamos que sucede si presentas los impuestos fuera de plazo. Puedes consultar en nuestro artículo los importes de recargos y sanciones de Hacienda.