Hay ocasiones en las que no hará falta que estés dada de alta como autónomo para facturar. Te las explicamos.

Puede que aunque no seas autónomo y trabajes por cuenta ajena, es decir, para una empresa, quieras emitir una factura por un trabajo puntual o algo muy específico. En estos casos, Hacienda no te lo pone muy fácil para averiguar si lo puedes hace de forma legal o no porque es bastante ambigua con este tema, por eso, vamos a aclarártelo de forma fácil.

Puede que no quieras darte de alta como autónomo por los trámites que implica, porque estés seguro que este caso va a ser muy aislado en tu actividad laboral o, sobre todo, porque te quieras ahorrar la cuota de autónomo, que en este 2016 se sitúa en 267,04. Normalmente la necesidad de emitir facturas sin ser autónomo, les surge a profesionales que acaban de iniciar su actividad por cuenta propia y casi no tienen ingresos, estudiantes que hacen trabajos sueltos por su cuenta o personas que esporádicamente hacen conferencias, charlas, etcétera…por las que necesitan hacer facturas al organizador. En estas situaciones te surgirán muchas dudas ¿hace falta que me dé de alta? ¿puedo facturar sin ser autónomo? ¿cómo puedo hacer esta factura sin ser autónomo?  Vamos a darte respuesta a estas preguntas para que sepas cómo actuar en cada situación.

Facturar sin ser autónomo

Como te hemos dicho sí es posible facturar sin estar dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Aunque siguiendo estrictamente la ley habría que estar dado de alta como autónomo para realizar cualquier trabajo por cuenta propia, gracias a un vacío legal (que la Seguridad Social nunca ha acabado de aclarar) existen una serie de supuestos en los que no es obligatorio. Recuerda que según la Seguridad Social la actividad autónoma es aquella que se realiza de forma personal, habitual y directa. Por tanto podrás facturar sin ser autónomo cuando:

Sea algo puntual. Este es el requisito más importante e imprescindible porque, de esta manera, demuestras a Hacienda que esta actividad no es tu principal fuente de ingresos, sino que solo es un extra que realizas esporádicamente para tener un ingreso más.

No superar el SMI (Salario Mínimo Interprofesional). Es decir que al año no se superen los  9172,80€ facturados. Aunque esto no es una regla estricta en sí, si en algún momento Hacienda te reclama será suficiente que cumplas este requisito para que un juez te dé la razón porque se supone que no llegas a unos mínimos  ingresos que están establecidos por el Ministerio de Empleo y la Seguridad Social.

Por eso, cumplir con estos requisitos te evitará muchos problemas con Hacienda, aunque siempre hay un pequeño riesgo de sanción porque, como te hemos dicho, no hay una ley que determine exactamente qué es legal y qué no, sino que hay que interpretar lo que establece el RETA como autónomo, para deducir qué no lo es. En resumen, si no emites facturas habitualmente y, además, nunca superan el salario mínimo interprofesional, podrás facturar sin ser autónomo.
presentar impuestos telematicamente

¿Cómo facturar sin ser autónomo?

Que no estés dado de alta como autónomo no quiere decir que puedas emitir facturas sin realizar ningún trámite. Por eso para facturar sin ser autónomo deberás:

Darte de alta en Hacienda, concretamente en el censo de empresarios, profesionales y retenedores. De esta manera Hacienda podrá controlar tu actividad y saber qué es lo que facturas. Para ello tienes que rellenar el modelo 036. Este trámite no tiene coste alguno.

– Cumplir con las obligaciones tributarias. Es decir declara los impuestos correspondientes a las facturas que emitas, concretamente, el IVA e IRPF. Para declarar el IVA tendrás que presentar el modelo 303 , y su correspondiente anual que es el modelo 390. Asimismo para liquidar el IRPF, se presenta el modelo 130 de forma trimestral.

Otra opción es darte de alta en una cooperativa si cumples los requisitos que hemos citado en el primer punto. Seguramente tendrás que pagar una cuota de alta, más un tanto por ciento de cada factura, pero a la vez te ahorrarás el resto de trámites ya que ellos mismos gestionan la liquidación de los impuestos. Cuando trabajas con  una cooperativa ellos te dan de alta en la Seguridad Social x días -en función del dinero que hayas facturado- y a ojos de la Administración constará como si te hubieran contratado desde la misma cooperativa, por tanto, como si trabajaras por cuenta ajena.

¿Qué pasa si facturo sin ser autónomo sin cumplir los requisitos?

Obviamente sino cumples los requisitos que te hemos comentado y sigues facturando sin pagar la cuota de autónomo es muy posible que Hacienda te descubra y recibas una dura sanción. Además de la multa por estar haciendo una actividad que se considera ilegal, seguramente te harán pagar todas las cuotas que has obviado con un recargo por la tardanza de un 20% y te aseguramos que en total puede ser una buena suma.

Además, no te cobrarán la cuota que te hubiera tocado pagar en caso de tener algún tipo de bonificación (por ejemplo 50 euros los primeros 6 meses) sino que te pasaran el cobro de la cuota total de 267€ más el recargo y la multa por haber facturado sin ser autónomo.

¿Llegados a este punto te das cuenta que sí que tienes que darte de alta como autónomo, porque tu actividad así lo requiere, pero no quieres perder mucho tiempo en las gestiones diarias y las obligaciones fiscales? Con Quipu puedes hacerlo fácilmente porque puedes crear todas las facturas que quieras con conceptos y cantidades recurrentes, rellenar los impuestos tributarios con un solo clic y mantener tus gastos ordenados listos para desgravártelos cada trimestre ¡Solo tienes que pedirnos la prueba gratuita!

kit autonomo

Júlia Areny Quipu
Responsable de comunicación. Puedes seguirme en twitter @juliadeQuipu o Facebook: juliaquipu ;)