Como autónomos debemos saber que existen dos maneras de estar dado de alta como autónomo y en consecuencia, tributar con un régimen u otro.

Pasar cuentas con Hacienda tiene unas connotaciones según de qué manera estemos dados de alta como autónomo y en base a esto, pagaremos nuestro impuestos a partir de una serie de normativas. Vamos a ver qué tipos de tributarciones podemos escoger, cuál es la mejor para mi y qué implicaciones tiene.

Antes de nada, debes tener en cuenta que estos tipos de estimación hacen referencia al IRPF porque al escoger un régimen u otro, determinaremos la forma en la que se va a declarar tu Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Estimación directa

En este tipo de tributación se pagan impuestos según lo que hayamos facturado, es decir, en proporción a nuestros beneficios y del volumen de nuestra actividad. Para ello, se calcula el total de beneficios a los que se restan los gastos que se puedan deducir de la actividad. A la cantidad restante se le aplica el impuesto correspondiente.  Por tanto, siempre variará pero lo hará en función de datos reales de ingresos y gastos.

La estimación directa puede ser de dos tipos: directa normal y directa simplificada. Ambas tienen los mismos objetivos pero se diferencian, básicamente, en el importe neto de la cifra de negocios. En la estimación directa simplificada, no se podrán superar los 600.000 € (por lo que es el régimen más habitual) y en la estimación directa normal, se deberá superar esta cifra de rendimiento neto.

Estimación objetiva (módulos)

El Régimen  de estimación objetiva, más conocido como módulos, es un régimen simplificado de tributación. De esta manera, los pequeños empresarios y autónomos tienen una manera más sencilla de gestionar la administración de su actividad laboral.  Antes de iniciar la actividad el profesional ya sabrá lo que tiene que pagar porque la cantidad se fija en base a unos báremos según sus características y el sector al que pertenece.

Para acogerse a este régimen se deben cumplir una serie de requisitos:

    • Que la(s) actividad(es) estén incluidas en la Orden del Ministro de Economía y Hacienda que desarrolla el régimen de estimación objetiva. Os dejamos el artículo 2 del BOE donde se informan de cuáles son las actividades incluidas en régimen de estimación objetiva.
    • Que no se superen una serie de valores:
    • Que el volumen de rendimientos íntegros del año anterior no supere  450.000 € (actividades económicas) o 300.000 € (actividades agrícolas y ganaderas). Que el volumen de compras en bienes y servicios del año anterior (menos inversiones) no superen los 300.000 €
    • Que practiquen retenciones del 1% en sus facturas.
    • Que no hayan renunciado ni estén excluidos del régimen simplificado del IVA

iva irp liquidar

¿Qué diferencia hay entre estimación objetiva (módulos) y directa?

Aunque existen muchas diferencias que vamos a explicar a continuación a efectos fiscales debes tener en cuenta que en régimen de módulos, Hacienda hace una estimación objetiva de tus ingresos a través de una variables de estadísticas de empresas de tu sector, en cambio en estimación directa pagas en función de tus ingresos reales, no aquellos que estime la Administración.  Es decir, la diferencia básica es  la manera de calcular el rendimiento obtenido del negocio que van a ser a la base para fijar los impuestos y lo que hay que pagar a Hacienda.

¿Qué debo tener en cuenta para escoger un régimen u otro?

Tendremos que estar seguros al escoger un método u otro, pues una vez notificado, tendremos que esperar 3 años para volver a cambiar. Por eso, debemos tener en cuenta una serie de factores:

  • Antes de nada, deberás confirmar tus epígrafes de la IAE y comprobar que pueden incluirse en el régimen que quieras escoger. Aquí tienes todos los epígrafes IAE, junto con sus características. 
  • En régimen de módulos deberemos pagar siempre la misma cuota tributaria, independientemente de nuestros ingresos/gastos de aquel periodo, por eso tenemos que tener claros nuestros beneficios para que nos salga a cuenta este régimen. Por lo contrario, en estimación directa pagaremos en función de los rendimientos obtenidos, de modo que si ganamos más pagaremos más y viceversa.
  • Antes de escoger el régimen por módulos, deberemos de tener en cuenta la cuota que nos toca pagar para saber si sale a cuenta decantarnos por este régimen o por estimación directa. Ésta se calcula en base a una serie de variables, por ejemplo, el personal contratado, la superficie del local, etcétera.
  • Si no tienes ninguna previsión  de cómo va a ir tu negocio, es posible que sea más beneficioso para ti el régimen de estimación directa porque será proporcional a tus gastos y beneficios. Si escoges módulos, factures lo que factures tendrás que pagar según las tablas de estimación de Hacienda.

ebook 130

Para que se entienda os ponemos un ejemplo: un pequeño bar, con poco personal y una superficie pequeña pero con mucha actividad, deberá escoger régimen por módulos porque por sus características tendrá una cuota muy baja que saldrá a cuenta si tenemos en cuenta sus beneficios reales (y no lo estimados del régimen de módulos).

Recuerda que los autónomos en régimen de estimación directa (tanto normal como simplificada) tendrán que presentar trimestralmente el modelo 130 y los autónomos que estén en módulos el modelo 131. Para ello Quipu es una herramienta perfecta porque tiene en cuenta toda tu facturación y rellena los modelos tributarios automáticamente ¿lo quieres probar? Pídenos una prueba gratuita sin compromiso.

Júlia Areny Quipu
Responsable de comunicación. Puedes seguirme en twitter @juliadeQuipu o Facebook: juliaquipu ;)