Como profesional autónomo, y aunque lleves muchos años al frente de tu negocio, ¿a quién no le ha pasado que ha enviado una factura con errores a un cliente?

Cuando esto ocurre por primera vez, puede que te alarmes y pienses que no hay forma de rectificar el error. Sin embargo, no es así. Son muy habituales los errores en las facturas, y en casi todos los casos, siempre podemos hacer algo para arreglarlo. O bien, ¿qué hacemos cuando un cliente nos devuelve un producto? ¿Cómo corregimos este movimiento en nuestra contabilidad?

Para responder a todas estas preguntas, explicaremos que son las facturas de abono o rectificativas y para qué sirven.

Qué es una factura de abono

Se trata de un tipo de factura que utilizaremos para rectificar una factura ordinaria en la que hayamos cometido algún error en los datos, como equivocarnos en el precio, en los descuentos aplicados o cuando te devuelvan una mercancía.

Es posible que hayas oído que las facturas de abono son lo mismo que las facturas rectificativas. Esto se debe a que en el último Reglamento de Facturación se estableció que la factura de abono entraba dentro de las facturas rectificativas. Hasta ahora entendidas como facturas para “rectificar” algún error anteriormente informado.

Cuando tengo que hacer una factura de abono

Uno de los casos más habituales en los que tendrás que hacer una factura de abono, ahora llamada factura rectificativa, es cuando un cliente te devuelve un producto. En este caso, emitirás una factura rectificativa donde justificarás la devolución de dicho producto y así poder contemplar este movimiento en tu contabilidad para que los números cuadren.

Otro caso que puede darse es que cometas un error, por ejemplo, en el precio que aparece en la factura ordinaria. En este caso, también tendrás que emitir otra rectificativa, donde corregirás dicho campo.
facturas sin papel
Esto quiere decir que la factura de abono puede ser en negativo, en el caso de devolución de una mercancía, o emitirse una rectificativa para subsanar algún error o para incluir algún dato que no se hubiese anotado en la factura ordinaria. Por lo que la factura de abono estaría, en ambos casos, rectificando la original.

Al final, la factura de abono contiene los mismos elementos que una factura ordinaria pero se añaden los siguientes campos:

Cómo se hace la factura

Cuando cometes un error en una factura normal o en la devolución de un producto, no puedes romper el documento sin más, como harías con un ticket que ya no necesitas. Para poder corregirla se debe crear una factura de abono que anule la anterior.

Si, por ejemplo, en la venta de un producto, mi factura de ingreso inicial era de 150€ y el cliente me devuelve la mercancía, haré una factura de abono de -150€. Por lo que será una factura rectificativa con el importe en negativo a abonar. Cabe decir que tendrás que hacer constar la devolución del pedido en el albarán donde se contemple dicha solicitud.

Así pues, los casos en que emitirás facturas rectificativas abonos son estos:

  • Cuanto la factura original incumpla alguno de los requisitos legales contemplados en la normativa vigente.
  • Como hemos dicho, se trate de una devolución parcial o completa de un pedido.
  • Cuando te has equivocado en el tipo impositivo del IVA.
  • O bien, para recuerar el IVA de una factura que todavía no has cobrado.

Campos que debe contener una factura de abono

Es muy importante que se haga constar la factura a la que hace referencia y que estamos corrigiendo. En otras palabras, tendremos que indicar qué factura estamos rectificando.

Nos basaremos en la factura original y haremos constar la serie de numeración correspondiente, el tipo impositivo que corresponda y la cuota repercutida sin incluir el IVA.

Diferencias entre factura de abono y factura rectificativa

Como hemos indicado al principio, la factura de abono es como se la conoce comúnmente, pero con la modificación del reglamento de facturación paso a llamarse factura rectificativa.

Si leyendo este artículo te preguntas qué otros modelos de facturas existen, ya te adelanto que son varios. Puedes encontrar toda la información sobre los diferentes tipos de facturas que existen y cuándo debes emitirlas.

Sin embargo, crear las facturas en Quipu es de lo más fácil. Puedes empezar por importar todas las facturas de ingresos y gastos y tener la información ordenada en un mismo lugar. Después, generarlas en Quipu es tan sencillo como seleccionar la plantilla y personalizarla con tu logo e introducir los datos. Sin tener que preocuparte por las obligaciones contables ya que se cumplen todas. Por último, envíala por correo a tu cliente o proveedor. ¡Listo y a por la siguiente! Pruébalo y verás la diferencia entre hacer una factura a mano o con Quipu.

Así de sencillo es facturar con Quipu. Puedes probar gratis el programa de facturación y estaremos a tu disposición en todas las dudas que te puedan surgir. ¿A qué esperas? 🙂

Júlia Areny Quipu
Responsable de comunicación. Puedes seguirme en twitter @juliadeQuipu o Facebook: juliaquipu ;)