Blog » Facturas » ¿Cómo debe facturar un dentista?

¿Cómo debe facturar un dentista?

Ya sea porque has empezado a trabajar hace poco, o bien porque acabas de aventurarte como profesional por tu cuenta, si has llegado hasta aquí es porque estás buscando toda la información posible sobre cómo hacer una factura de dentista para que tenga validez legal y poder ahorrarte así unos cuantos contratiempos con Hacienda.

Pues bien, de aquí no te vas sin saber todo lo necesario, desde la obligación de emitir factura de un dentista hasta qué tipo de IVA aplicar o cuándo es necesario retener IRPF en este tipo de documentos.

En este artículo aprenderás:

Aspectos previos en la facturación de un dentista

Al igual que ocurre con la gran mayoría de las actividades que se basan en la prestación de un servicio, es necesario informar al cliente con antelación del coste de cada uno de los procedimientos que se le vayan a realizar. De este modo, podrá dimensionar el coste de cada tratamiento y decidir si afrontarlo o no en función de sus condiciones económicas.

De no hacerlo, nos exponemos al descontento del cliente en cuestión e incluso a posibles impagos. El cliente debe comprender que cada tratamiento tiene un coste y que para poder aplicárselo debe asumirlo, pero no es viable que dicho cliente se encuentre una sorpresa desagradable e inesperada al recibir la factura de su dentista.

¿Qué datos debe de llevar una factura de un dentista?

Para saber cómo hacer una factura de dentista, el primer paso es tener clara una cosa: se trata de una factura de prestación de servicios y, por tanto, salvo alguna pequeña excepción que trataremos a lo largo del texto, el proceso de facturación es exactamente el mismo que para cualquier otra.

Es decir, para que tenga validez legal, una factura de dentista debe contener ciertos datos obligatorios que no pueden faltar de ninguna manera. Así, ya hagas tus facturas de dentista a mano o utilices alguna de las mejores app de facturación para empresas y autónomos, tus documentos de este tipo siempre deberán contener la siguiente información:

  1. La palabra ‘factura’ debe aparecer en un lugar destacado, bien visible.
  2. El número de la factura, único y correlativo, así como la serie de ser necesaria.
  3. La fecha de emisión es indispensable. Cuándo se expidió, no cuándo se cobró.
  4. Los datos fiscales del dentista o la clínica (nombre, NIF y dirección) y del cliente.
  5. Un concepto de cada elemento incluido en la factura para que pueda ser fácilmente identificado.
  6. Base imponible, los costes de la factura de dentista antes de aplicar tributos y retenciones.
  7. Los impuestos y retenciones que se aplican, si corresponde.
  8. Importe total al sumar a la base imponible los impuestos, las retenciones y los descuentos.

Si incluye todos estos elementos indispensables en una factura en España, tu factura de dentista será perfectamente legal a los ojos de Hacienda, ¡así de sencillo!

El IVA y el IRPF en una factura de un dentista

El IVA y el IRPF pueden estar o no presentes en las facturas de dentistas. Depende de cada caso, ya que nos encontramos ante una actividad con cierta exención y podemos encontrarnos además con clientes de distinta índole. Es por esto que conviene tener claro qué tipo de IVA y/o de IRPF aplicar en cada situación.

Aplicación del IVA

A la hora de aplicar el IVA en la factura de un dentista existen dos posibilidades: o bien añadir el IVA general sobre la base imponible, un 21%, o bien no añadir nada de nada. ¿Y cómo sé cuándo debo añadir o no el IVA? En realidad es muy sencillo de determinar:

  • Si el tratamiento dental es estético, el cliente deberá abonar el 21% de IVA.
  • Sin embargo, si se trata de un tratamiento sanitario, la actividad está exenta de IVA.

En este apartado hacemos un pequeño inciso: que una actividad esté exenta de IVA no significa que por ello no haya que emitir una factura. Al contrario, no solo hay que seguir haciéndolo porque así lo dicta la legislación, sino que además hay que especificar en un lugar visible del documento (como un apartado de observaciones) que la actividad está exenta según el artículo 20. Uno. 5º de la Ley del IVA.

Por cierto, no hay que olvidar que un dentista no es más que un recaudador del IVA y que dichas cantidades de dinero deben ser devueltas a Hacienda de forma trimestral a través del modelo 303 del IVA.

Aplicación del IRPF

Si hablamos de IRPF, hay que decir que dicha retención solo debe aplicarse en factura si el paciente es un autónomo o una persona jurídica. Además del IVA, en las facturas a profesionales hay que aplicar una retención del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Lo normal es que esta sea de un 15% sobre la base imponible, salvo en el caso de los profesionales con menos de tres años de trayectoria, a los que únicamente se les retiene un 7%.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre cómo hacer una factura con retención te recomendamos que leas nuestro artículo.

¿Qué poner en la descripción de la factura de un dentista?

Si en las facturas de otras ventas de productos y servicios es obligatorio que aparezca el concepto de cada coste facturado, en las facturas de dentistas esto es aún más importante si cabe, ya que así lo dispone la Disposición Adicional 13ª de la Ley 26/2006 de Garantías y Uso Racional de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Concretamente, se especifica que no pueden utilizarse nombres genéricos ni para tratamientos ni para productos, sino que estos deben quedar correctamente identificados en el documento sin dejar ningún espacio a la duda. Es más, la Organización Colegial de Dentistas de España hace una recomendación muy clara a este respecto, y es que se utilice la siguiente fórmula:

Nombre del tratamiento + mediante + tipo de solución aplicada.

De este modo, en caso de inspección no habrá ningún tipo de problema a la hora de identificar qué servicios se han vendido, a qué precio y si todo está correcto.

Por supuesto, también deben quedar bien detallados en la factura los costes como los honorarios, ‘la mano de obra’ del dentista, o posibles gastos derivados de la necesidad de enviar ciertas muestras a laboratorios externos.