¿Qué es el REDEME del IVA y para qué sirve?

No todo el mundo sabe que, además de la devolución anual del IVA, autónomos y pymes pueden tener acceso también a una modalidad mensual llamada REDEME.

Es opcional, pero ofrece unos beneficios que pueden resultar determinantes para que un proyecto empresarial salga adelante con éxito. Acogerse a esta forma de funcionar conlleva una serie de responsabilidades, desde luego, pero hoy en Quipu te contamos cuáles son y, además, te ayudamos en todo lo que necesites para que lo exprimas al máximo.

Leyendo el siguiente artículo podrás conocer en detalle:

Patricio Diedrichs

En Quipu somos especialistas en fiscalidad, impuestos y contabilidad.  En este blog buscamos  explicar con un lenguaje más simple, determinadas temáticas difíciles de comprender. Ademas, desarrollamos soluciones de tecnología creando un programa de facturación en la nube para pymes y autónomos que simplifica la gestión de tu negocio, tesorería e impuestos.


Antes de empezar a hablar de sus condiciones y posibles beneficios, conviene tener claro qué es exactamente el REDEME y de qué hablamos, con propiedad, cuándo nos referimos a este trámite.

¿Qué es el REDEME?

Es el El Régimen de Devolución Mensual del IVA, básicamente un sistema que permite acceder a la devolución del IVA de forma mensual en vez de anual. Esto, que puede parecer algo tremendamente beneficioso, puede no resultarlo tanto, pero en eso entraremos un poco más adelante en este mismo artículo.

Lo que sí vamos a adelantarte son los requisitos necesarios para darse de alta en el REDEME para que, si incumples alguno, puedas ahorrarte continuar, o para que te esmeres en cumplirlos cuanto antes para poder aprovecharte de esta posibilidad de funcionamiento a nivel de fiscalidad.

¿Quién se puede acoger al REDEME?

Las grandes compañías y los exportadores, quienes envían productos y hacen negocios fuera de nuestras fronteras, están obligados a acogerse al REDEME.

💡 Hasta hace un tiempo eran los únicos, pero después se permitió que tanto las pymes como los autónomos individuales pudiesen aprovecharse también de esta forma de gestionar su fiscalidad de forma totalmente voluntaria.

¿Por qué estos últimos tienen la oportunidad de decidir si acogerse o no al REDEME y, por tanto, de qué forma afrontar la devolución del IVA?

Lo veremos con detenimiento en el próximo apartado del texto, pero antes merece la pena detenerse en los requisitos que deben cumplir este tipo de empresarios para poder optar a la devolución mensual en lugar de la ya clásica devolución anual del IVA.

  • Lo primero que deben tener en cuenta autónomos y pymes que quieran acogerse al REDEME es, como de costumbre, que deben estar al tanto con todas sus obligaciones fiscales. De no ser así, antes tocará ponerlo todo en orden.
  • Si se quiere acceder a las ventajas del REDEME, no se puede estar registrado en el régimen simplificado del IVA.
  • Además, en caso de haber estado expresamente excluido del REDEME como autónomo individual o pyme por algún tipo de irregularidad en algún momento durante los tres años inmediatamente anteriores, habrá que esperar hasta cumplir con dicho plazo.
  • Por último, en caso de formar parte de un grupo especial de entidades, la cosa se complica un poco, pero no es imposible. Lo único que hay que tener en cuenta es que todas ellas deben estar de acuerdo a la hora de acogerse al REDEME y, por supuesto, deben cumplir todos los requisitos anteriores.

Y ahora que sabes si puedes acogerte o no al REDEME, e incluso qué hacer para poder tener acceso al mismo, ¿qué te parece si vemos cómo funciona esta devolución mensual de IVA?

¿Cómo funciona la devolución mensual de IVA?

Al contrario de lo que ocurre con la devolución de IVA habitualmente, que se afronta una vez terminado el ejercicio fiscal, el REDEME permite ir declarando el Impuesto sobre el Valor Añadido mes a mes. Esto hace que tengas del día 1 al 30 del mes posterior al de facturación para declarar el IVA, y que su devolución, por tanto, no se produzca hasta el mes siguiente.

Sí, parece un trabalenguas, pero en realidad es algo muy sencillo de comprender:

❗️Cuando sepas lo que has facturado del 1 al 31 de octubre, tendrás del 1 al 30 de noviembre para declarar el IVA correspondiente al mes anterior y su devolución se ejecutará en el mes de diciembre. Cierto, no es un sistema inmediato, pero sí lo es mucho más que tener que esperar todo un año.

El problema es que, como ya te habrás supuesto, el REDEME requiere de una labor de logística bastante importante:

  • En vez de un modelo 303 trimestral hay que entregar uno al mes, algo que conlleva un tiempo que no todas las pymes y autónomos pueden permitirse.
  • Además, también hay que presentar el modelo 340, que atestigua el contenido de los libros de registro de IVA.

Para recibir la devolución de dicho IVA, habrá que indicar cada mes en qué cuenta bancaria queremos que la depositen, ya que esta se producirá mediante una transferencia a tu entidad bancaria.

Y ahora, vayamos a lo que más te interesa, que al final es saber si te beneficia o no acogerte a la opción del REDEME.

Ventajas y desventajas del REDEME

Dicen que siempre hay que dar las malas noticias antes y como en Quipu no solemos darlas, en este caso lo haremos como recomiendan.

El lado malo del REDEME viene de la mano del hecho de que no solo hay que estar muy encima de los trámites, sino que además conlleva de una vigilancia mucho más férrea por parte de la Administración. Es decir, si por lo general tienes poco margen con los plazos de la Agencia Tributaria, para no ser excluido del REDEME tendrás que estar siempre al pie del cañón.

A esto, además, hay que sumarle la necesidad de contar con un sistema de facturación compatible con la forma que el REDEME tiene de tramitar las devoluciones. Esto puede derivar en un gasto extra en tecnología que podría no resultar factible tener que afrontar en determinados momentos o con determinados ingresos.

En la otra cara de la moneda, en el lado bueno del REDEME, nos encontramos con que, si has necesitado hacer un fuerte desembolso para llevar a cabo tu actividad laboral, sobre todo al principio, no tener que esperar todo un año para la devolución del IVA puede ser un auténtico soplo de aire fresco en lo económico. Eso sí, ojo con esto, porque una vez inscrito en el REDEME deberás permanecer como mínimo un año en este régimen.

¿Cómo darse de alta en el REDEME?

Si has decidido que el REDEME se adapta perfectamente a las necesidades económicas de tu empresa y estás dispuesto a aceptar el reto, te gustará saber que darte de alta en él resulta de lo más sencillo. Tan solo necesitarás rellenar un documento y además es posible incluso que lo hayas hecho antes. ¿Quieres saber cuál es? Pues… ¡depende de tu situación!

  • El modelo 036, que ya te contamos cómo rellenar en Quipu, sirve tanto para darte de alta como autónomo o como empresa como para darse de alta en el Redeme.
  • En caso de tratarse de un grupo de entidades, el documento a rellenar deberá ser el modelo 039, pues es el perteneciente a este régimen especial.

De todos modos, si necesitas más información o cualquier tipo de ayuda para acogerte al REDEME sin ningún tipo de problema, los expertos fiscales de Quipu estamos siempre a tu disposición para lo que necesites.

Deja un comentario

facturacion pymes

You have Successfully Subscribed!