Vale, esta es LA PREGUNTA DEL MILLÓN. Sí amigos, todos los que algún día hemos querido dar el paso a darnos de alta como autónomos nos hemos preguntado esto: ¿cuándo debo darme de alta como autónomo?

Existen leyendas urbanas que nos cuentan que no hace falta darse de alta en Hacienda si no facturo más de una determinada cantidad, si no es un trabajo habitual y otras muchas historias. De hecho, a mi una empleada de Hacienda una vez me dijo que lo de darse de alta para poder facturar era una leyenda urbana: una locura.

Pues vamos a responder raso, llano y claro: Sí, para poder facturar debemos estar dados de alta a Hacienda y la Seguridad Social como autónomos. Fin.

– Hombre, pero he leído que existen salvedades.
– Correcto, vamos a verlas.

1.- Actividad esporádica – no habitual

Este es un clásico. Pero te contaré algo. Aunque a Hacienda le puedes esconder, no te lo va a tolerar si estás facturando sin haber estado dado de alta, aunque le justifiques. Y menos ahora, que no tienen piedad alguna y buscan debajo las piedras.
¿Para que sirve normalmente esto? Pues para los asalariados que puntualmente realizan una actividad remunerada, como por ejemplo dar una conferencia o una formación, no tengan que darse de alta de autónomos. Pero ojo, esta gente no solo deberá reflejar en la declaración de la Renta el ingreso sino que tiene la ventaja que están dados ya de alta en Hacienda y la Seguridad Social.

2.- La suma de ingresos anuales no son superiores al Salario Mínimo Interprofesional

Una vez más, esto sirve para aquellos que realizan una actividad, que aunque ser parte de la principal, no representa un volumen relevante. Desde Quipu os aconsejamos que os deis de alta, porque no os perdonarán normalmente. Además vais a tener que presentar los modelos tributarios, lo cual parece una contradicción.
Bueno, luego está la gran leyenda urbana de los 3000€/anuales. Esta es lo más. Sucede que las entidades financieras están obligadas a justificar al Estado importes acumulados anuales superiores a 3.000€ lo cual es una cuestión del control del dinero negro, no de si estamos dados de alta o no.

crea facturas presupuestos

3.- Facturar a un particular

Si facturo a un particular no hace falta estar dado de alta. Esto es falso, si el quiere un comprobante – factura simplificada – vas a tener que rellenar tu información fiscal y lógicamente, no la tienes dada de alta.
Lo que sucede es que un particular muchas veces no te pide el ticket y tampoco te denunciará, pero esto no quita que técnicamente no lo puedes hacer.

¿Y si tengo un ecommerce, debo darme de alta?

Pues también. Nada cambia.

Así que amigos, es triste pero cierto, aunque el volumen sea irrisorio, si facturamos debemos darnos de alta. Existen trucos que ayudan, como por ejemplo, pactar una fecha de facturación determinada para que no todos los meses esté dado de alta.

Para darme de alta, debo ir a Hacienda y rellenar el modelo 036 (o el simplificado 037) y luego a la Seguridad Social (y rellenar el modelo 0521T) con la copia del modelo sellada.
Este paso no es complicado, es rellenar el formulario, buscar cual es nuestro epígrafe de actividad profesional y definir según que criterio vas a liquidar tus impuestos. Pero no te preocupes, en Hacienda y la Seguridad Social te van a echar una mano.

 

Cuando te des de alta, no olvides hacerlo también de Quipu: te permitirá tener un orden de toda tu actividad económica desde el momento que empieces!!!

¿READY?

gplus-profile-picture
Roger Dobaño
VP Product & Marketing