Ventajas e inconvenientes de ser autónomo: Pros y contras una por una.

¿Estás pensando en darte de alta como autónomo pero tienes algunas dudas? Si todavía no tienes claro qué hacer con tu vida laboral, te damos unos pequeños consejos para mejorarlo.

El mundo laboral en España en estos momentos está un poco “atascado”; es por eso que muchas personas deciden hacerse autónomo o crear una empresa. Cada opción tiene sus ventajas y desventajas. Sin embargo, tienes que tener muy claras cuales son tus derechos y deberes. Y antes de decidirlo, te ayudamos para que tomes tu decisión con unas pautas básicas. En este artículo dispones todo lo que necesitas saber sobre las ventajas e inconvenientes de trabajar como autónomo para que tomes tu decisión de forma sabia.

Ventajas de ser autónomo

No todo son desventajas, por supuesto. De no ser así, sería inexplicable que cada vez más personas opten por esta forma de trabajo. Y es que el empleo por cuenta propia se ha convertido en una excelente alternativa, pues muchos que han visto cómo en lugar de perder el tiempo en echar CVs prefieren generar su propio trabajo. A continuación te contamos las principales.

  1. Libertad horaria y flexibilidad

Cuando eres autónomo tú eres tu propio jefe, no tienes a nadie encima de ti que te controle horarios e imponga condiciones. Así, tienes la libertad de organizarte como tú quieras, de desarrollar tu trabajo donde te apetezca e incluso de no aceptar algunos encargos si piensas que no vas a tener el tiempo suficiente de aceptarlos.

  1. Puedes ganar más dinero

Al trabajar por cuenta propia te llevas todo el dinero que genera tu trabajo; descontando, claro está, los impuestos. Siendo autónomo trabajas pura y exclusivamente para ti, y dependerá sólo de tu ambición, profesionalismo y dedicación cuanto dinero ganes.

En cambio cuando trabajas por cuenta ajena, tu salario ya está determinado por un contrato y no es decisión tuya trabajar más para poder ganar más.

Muchos se preguntan si se puede trabajar por cuenta ajena y cómo autónomo al mismo tiempo y la respuesta es SI. En el enlace que os dejamos una linea más arriba te dejamos todos los detalles sobre esta casuística que también se llama “pluriactividad”.

  1. Desgravar el IVA

Muchos gastos relacionados con el trabajo podrás desgravar el IVA y por lo tanto puedes tener un ahorro de un 21% en muchos conceptos (dependiendo tu actividad) como la gasolina o la compra de equipamiento informático o cualquier gasto que se relacione con tu negocio. Esto quiere decir que, por ejemplo, si tienes que pagar 2.000 euros de IVA facturado a la Agencia Tributaria pero ya has abonado 1.500 euros de IVA en productos y servicios relacionados con tu actividad (la ya mencionada gasolina para el transporte o el IVA de los folios, por ejemplo) solo tendrás que pagar 500 euros de IVA trimestral porque se entiende que los otros 1.500 euros ya los has pagado al adquirir dichos productos.

💡¿Tienes dudas sobre cómo y qué te puedes desgravar? No te pierdas el siguiente artículo:  Qué puede desgravar y qué no.
  1. No hay necesidad de contar con un capital inicial para empezar

En comparación con la idea de crear una sociedad, existen varias ventajas. La principal es que no tendrás que aportar ningún capital inicial ni entregar balances de cierre de año ante otras obligaciones de la empresa. Además hay que tener en cuenta que constituir una empresa tiene su coste de constitución, inscripción en el registro mercantil, etc. y el capital inicial es de mínimo 3.000,06€. Efectivamente, no puedes comenzar tan inmediatamente como si eres autónomo. Los trámites para ser autónomo son por el contrario muy rápidos, y más si lo haces con QUIPU. De hecho, puedes darte de alta de autónomo de forma sencilla con nosotros, sin necesidad de desplazamientos.

  1. Asistencia sanitaria

Es importante saber que cualquier autónomo tiene el mismo derecho a la prestación de la asistencia sanitaria que cualquier otro trabajador. Así pues, en caso de caer enfermo, será atendido en cualquier centro de salud u hospital de su comunidad autónoma o en cualquier punto de España en caso de que se encuentre desplazado tanto provisionalmente como de vacaciones.

  1. Facilidad para crecer profesionalmente

Cuando trabajas para una empresa estás atado a trabajar en lo que esta quiere de ti. El trabajador por cuenta propia, en cambio, tiene una mayor facilidad para trabajar en el campo que quieran (siempre y cuando no requiera de una cualificación específica, claro está; en ese caso, tendrían que obtener dicha cualificación). Así pues, los autónomos no tienen ascensos sino que ellos mismos son los responsables de ir creciendo, de ampliar su cartera de servicios, de poder tener unos honorarios más altos cuando la carrera esté más consolidada, etc.

El ser autónomo te da la posibilidad de ir “pivotando” dentro de tu propia actividad para el área o sector con el que más te sientas a gusto. De esta manera puedes empezar (por ejemplo) haciendo consultoría de marketing digital para pymes, pero luego con el tiempo darte cuenta que lo que más te interesa sobre esto es dar consultoría específica sobre Google Ads y especializarte más en esto. Nada te frena a que tomes esa decisión y sólo tu empujas tu negocio y carrera a donde más quieras.

  1. Puedes trabajar para varios clientes a la vez

Los autónomos pueden trabajar para tantos clientes como quieran y al final pueden ganar más dinero que un asalariado. Además, si tienes un perfil laboral polifacético, podrás disfrutar de proveer servicios muy distintos a cada cliente según sus necesidades. Por ejemplo, un profesional autónomo del audiovisual puede trabajar para un cliente que le pide que retoque imágenes y para otro que realice sus servicios de grabación de vídeo.

  1. Tarifa plana como autónomo

Ya hemos dicho que no se necesita ningún capital determinado para poder empezar a trabajar como autónomo pero es que además la Seguridad Social ofrece comenzar el pago de tu cuota de autónomo con un descuento durante los dos primeros años, lo que facilita mucho el emprendimiento. Sin duda, es una buena noticia, porque es precisamente durante los primeros años cuando más el trabajador necesita cualquier tipo de incentivo para prosperar. En la siguiente tabla te mostramos qué cuota de autónomos tendrás que pagar en 2021 si es la primera vez que te das de alta o si te das de alta de nuevo como autónomo cuando han pasado más de dos años de la última vez que fuiste trabajador por cuenta propia.

Periodo (meses) Pago mensual
25-36 200,30
19- 24 200,30
13-18 143,10
1-12 60,00
  1. IRPF deducido

Para facilitar igualmente la actividad emprendedora los autónomos solo tendrán que aplicar el 7% en sus facturas durante los tres primeros años de su actividad emprendedora. No siempre es recomendable usar esta opción ya que esta deducción no hace que tengas que pagar menos en la declaración de la renta sino que te beneficia en que tienes que adelantar menos dinero a la Agencia Tributaria y, por tanto, durante el año dispondrás de una mayor liquidez.

💡 Si quieres saber qué tipo de IRPF te has de aplicar en tus facturas, no te pierda el siguiente artículo: ¿Cuánto pagan de IRPF los autónomos?

Ahora que ya sabes las ventajas e inconvenientes de ser autónomo, solo te queda a ti decidir qué es lo que más te conviene. Ya sabes que si optas por ser trabajador por cuenta propia, en Quipu te podemos ayudar a que tus trámites sean mucho más sencillos.

Desventajas de ser autónomo

Todo tiene su parte positiva y negativa; y en el caso de ser trabajador autónomo, no podía ser menos. A continuación te vamos a contar todos los inconvenientes que tiene ser autónomo en comparación a trabajar por cuenta ajena o tener una sociedad limitada, que son las principales alternativas a ser freelance.

  1. No hay salario fijo

No existe la seguridad de recibir una cantidad fija mensual como un asalariado; es decir, tu sueldo dependerá de los productos y servicios que hayas vendido. En este sentido, habrá meses que tengas muchos ingresos y en otros menos o ninguno. De ello se desprende una ventaja de la que hablaremos posteriormente. Y es que aunque no tienes un salario fijo, se te brinda la oportunidad de ganar mucho más, cosa que como asalariado no suele suceder a menos que trabajes a comisión.

  1. Tu responsabilidad no será limitada

Como trabajador autónomo no existe responsabilidad limitada. Es decir, si contraes una deuda tendrás que responder con todo tu patrimonio. Esto no ocurriría, por ejemplo, con una sociedad limitada. Por ello, antes de hacerte autónomo, es conveniente que tomes en cuenta si te merece la pena mejor otras formas jurídicas.

¡Atención! Recuerda que si estás casado en régimen de gananciales y tú tienes una deuda como autónomo, tu cónyuge igualmente deberá responder ante ella. No ocurría lo mismo, por supuesto, en caso de haber contraído matrimonio en régimen de separación de bienes.

  1. La carga fiscal es más alta

Mientras que los asalariados reciben su dinero neto en el banco y ya no tienen que preocuparse más que de pagar la renta todos los años, a los autónomos no les ocurre eso. Una vez que tienen sus honorarios deben descontar el IVA y el IRPF. En todo caso, el primero lo pagan los clientes, pero es el autónomo quien se encarga de recaudarlo. Respecto al IRPF, por cierto, hay que decir que se trata de un impuesto por tramos para los autónomos, de manera que será mayor cuanto más ingresos tengan. En cambio, las empresas tienen el Impuesto de Sociedades, que es de tipo fijo (el 21%) independientemente de tus ingresos. Así pues, en función de tu facturación a nivel impositivo preferirás una opción u otra.

Tramo IRPF Tramos IRPF

  1. Desgravaciones fiscales

Como autónomo, para algunos gastos, solo puedes desgravarte el 50% del total (y del IVA). Una empresa puede desgravar siempre el 100%. Por ejemplo en reparaciones de coches.

¡Atención! ¿Eres autónomo y necesitas saber qué te puedes desgravar en tu próxima declaración de impuestos?

💡En Quipu te dejamos 35 cosas que puedes deducirte como autónomo.
  1. Dificultades de financiación

Debes saber que para conseguir un crédito como autónomo lo vas a tener mucho más complicado que al tener una sociedad o bien como asalariado. Teniendo en cuenta esto, si eres autónomo es mejor que te olvides de estos temas si estás empezando porque ciertamente los requisitos son mucho mayores.

  1. Control de gastos y financiación

Los autónomos deben llevar un estricto control de sus gastos, ingresos y la facturación, cosa que no es necesaria cuando trabajas por cuenta ajena. Ahora bien, de este inconveniente podemos sacar una ventaja: y es que con Quipu todo este proceso está completamente automatizado, organizado en pocos segundos y a golpe de click. Igualmente la presentación de los impuestos es completamente automática y con la garantía de que los cálculos son correctos.

  1. Los primeros pasos son duros

Cuando empiezas a trabajar por cuenta ajena cobras desde el minuto uno. No ocurre lo mismo con ser autónomo a menos que ya tengas tu primer cliente nada más darte de alta. En caso contrario, tendrás que hacer publicidad de tus servicios, escribir muchos correos electrónicos, etc.; en fin, todo lo que suele ser habitual a la hora de buscar nuevos clientes. Por tanto, requiere un esfuerzo adicional en el sentido que no solo tienes que trabajar efectivamente proveyendo de tus productos o servicios a los clientes sino buscar a personas o empresas que realmente necesiten lo que tú ofreces, y eso también es un trabajo aunque no ganes directamente dinero por ello.

  1. La obtención de la prestación por desempleo es más difícil

Por supuesto que los autónomos tienen derecho a la prestación por desempleo pero es cierto que lo tienen más complicado que los asalariados. Mientras en este caso el asalariado que haya cotizado durante al menos un año, que es el caso general, sólo tiene que acudir al SEPE para obtener la prestación por desempleo, el autónomo debe acercarse a su mutua y acreditar que el cese de la actividad es por motivos involuntarios, a raíz de una pérdida de beneficios importante. Es decir, no puedes pedir el paro como autónomo por un cese voluntario.

5 comentarios en “Ventajas e inconvenientes de ser autónomo: Pros y contras una por una.”

    • Si claro. Te das de alta como autónomo a través del 036 y en Seguridad Social. Luego con este alta puedes presentarte en Glovo y comenzar a repartir.
      Saludos,

      Responder
  1. Obviamente dar este paso supone muchos retos, que traen consigo sus inconvenientes pero también muchas recompensas si tu negocio va bien. Muchas gracias por toda esta información. Muy valorable. saludos

    Responder

Deja un comentario

facturacion autonomos

You have Successfully Subscribed!