Blog » IVA » Sujeto pasivo en el IVA: ¿qué es y cómo funciona?

Sujeto pasivo en el IVA: ¿qué es y cómo funciona?

¿Alguna vez has oído hablar del sujeto pasivo en IVA? ¿Tienes claro lo que es? Si has respondido que no a la primera pregunta, ¡no te preocupes! Aquí te contamos todo lo que necesitas saber: qué es, en qué se diferencia de la inversión de sujeto pasivo, cuáles son sus requisitos y obligaciones, en qué modelos se utiliza…

De hecho, en este artículo aprenderás:

¿Qué es el sujeto pasivo en el IVA?

Todas las personas físicas o jurídicas que estén obligadas a cumplir con las obligaciones fiscales relacionadas con las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetas al IVA son sujetos pasivos de este impuesto. En otras palabras, están obligadas a tributar el IVA y a cumplir con la responsabilidad fiscal que ello comporta. 

Ejemplo de sujeto pasivo

¿No te ha quedado claro todavía lo que es el sujeto pasivo en el IVA? Aquí te dejamos un ejemplo para que lo entiendas mejor:

Imagina que un cliente compra una lavadora en una tienda de electrodomésticos en nuestro país. Cuando realice el pago, al precio de la lavadora se le sumará el 21% de IVA. Al pagar este impuesto, el cliente se convierte en sujeto pasivo, puesto que es él quien asume la obligación tributaria. Así, en este ejemplo, la tienda de electrodomésticos es simplemente un mediador entre Hacienda y el cliente.

Ahora bien, si la tienda quiere fabricar nuevas lavadoras, tendrá que conseguir materias primas para ello. En este proceso, también deberá pagar el 21% de IVA, por lo que se convertirá en sujeto pasivo de esta operación. 

¿En qué se diferencia de la inversión el sujeto pasivo?

Como hemos visto, todas las personas físicas y jurídicas que realicen actividades empresariales están obligadas a presentar el IVA y, por lo tanto, son sujetos pasivos. Sin embargo, en algunas ocasiones, el destinatario de la factura (siempre que sea también una persona física o jurídica) será el que tenga que declarar e ingresar el IVA a Hacienda. 

🔗 Ampliar información: Aquí puedes leer más sobre la inversión del sujeto pasivo.

¿Cuáles son los requisitos y obligaciones del sujeto pasivo?

Los sujetos pasivos del IVA tienen una serie de obligaciones fiscales. Es decir, estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:

  • Presentar declaraciones relativas al comienzo, modificación y cese de las actividades que determinen su sujeción al impuesto (declaraciones censales).
  • Solicitar el número de identificación fiscal, comunicarlo y acreditarlo en los supuestos que se establezcan.
  • Presentar autoliquidaciones de IVA e ingresar el importe del impuesto resultante.
  • Presentar declaraciones informativas. Las más comunes son el modelo 390 (declaración resumen anual del IVA) y el 349 (operaciones intracomunitarias).
  • Expedir y entregar facturas por las operaciones realizadas durante la actividad económica y conservar una copia de las mismas. 
  • Conservar las facturas recibidas.
  • Llevar los siguientes libros de registro:
    • Facturas emitidas
    • Facturas recibidas
    • Bienes de inversión (en el caso de que se adquirieran estos bienes)
    • Operaciones intracomunitarias

¿En qué modelos se utiliza el sujeto pasivo? 

El sujeto pasivo tendrá que cumplimentar el modelo 036 para comunicar su alta y el inicio de sus operaciones comerciales. Una vez realizado este paso, se verá obligado a presentar cada tres meses el modelo 303 de Autoliquidación del IVA y también, al cierre contable de cada ejercicio, el modelo 390 de Resumen Anual.

Para rellenar el modelo 303, el sujeto pasivo tendrá que consultar todas las facturas emitidas y recibidas que estén relacionadas con su actividad. Esto le permitirá saber cuál ha sido su IVA repercutido y soportado

🔗 Ampliar información: En este artículo explicamos Cómo solicitar el certificado de Sujeto Pasivo de IVA.