Blog » IRPF » ¿Cómo funciona la retención del 7% de IRPF para nuevos autónomos?

¿Cómo funciona la retención del 7% de IRPF para nuevos autónomos?

A la hora de emitir facturas tanto a empresas como a otros autónomos se debe aplicar la retención del IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas), que suele ser del 15%. Sin embargo, las personas que se han dado de alta como autónomos recientemente pueden disfrutar de una retención especial del IRPF al 7% durante lo que reste de ese año y los dos siguientes siempre que se cumplan una serie de condiciones. 

Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre el IRPF al 7% para que tengas mucho más claro cómo funciona y, sobre todo, si te resultará realmente rentable o no acogerte a esta medida.

En este artículo aprenderás:

  • Qué es la retención reducida del IRPF al 7% para autónomos de nueva creación
  • Cuáles son los requisitos para acogerse a este IRPF reducido
  • Si interesa aplicar o no este tipo de reducción del IRPF en tus facturas
  • Beneficios y desventajas de la retención del 7% de IRPF para nuevos autónomos
  • Cómo hacer una factura con retención del IRPF al 7% a través de un ejemplo

Retención reducida del IRPF para nuevos autónomos

Uno de los elementos clave en cualquier factura es el IRPF siempre y cuando el cliente sea otro autónomo o una empresa. No se aplica nunca la retención cuando la factura es un cliente particular, como tampoco cuando se trata de una factura intracomunitaria.

Como ya hemos adelantado anteriormente, la retención que se debe aplicar es del 15%, que es el IRPF general, salvo en los siguientes casos: 

  • Avicultura y engorde porcino, al 1%.
  • Actividades forestales, agrícolas y demás actividades ganaderas, al 2%.
  • Tampoco se adhieren a la retención del IRPF general los autónomos en el sistema de objetivo que estén bajo el epígrafe 722 (Transporte de mercancías por carretera) o el 755 (Servicios de mudanza), ya que en su caso aplicarán un 1% de retención en sus facturas.

Además de esto esto los autónomos podrán presentar una reducción de su retención durante el año en el que se encuentre dado de alta como autónomo por primera vez, y los dos años completos restantes. Es importante tener en cuenta que no son tres años completos sino dos completos y el tiempo restante que quede hasta el final del año en el que se diese de alta.

💡 QUIPU TIP: Los autónomos que emitan más de un 70% de sus facturas con retención no tendrán que presentar el modelo 130 de la Agencia Tributaria. Ahora bien, es importante que hayan consignado la casilla a tal efecto que les exima de dicha presentación en el modelo 036 porque, de lo contrario, si no se presenta y Hacienda no tiene constancia de que no necesita efectuar la presentación, les sancionará.

Requisitos para aplicar la retención del 7% de IRPF a tus facturas

Para poder disfrutar de esta bonificación es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  • No haber estado dado de alta como autónomo durante el año anterior.
  • Se debe comunicar a los clientes que estás acogido a la retención del 7%.

💥 BONUS: Para comunicar de forma efectiva a tus clientes que te vas a acoger el 7%, deberás indicar en la comunicación que les envíes tus datos identificativos y la fecha en la que te diste de alta en la actividad. Además, también debes indicar durante cuánto tiempo te acogerás a la medida del 7% de IRPF de manera que acredites que cumples con todos los requisitos.

Es importante no olvidar esto porque, si no se hace, aunque los clientes hayan recibido la factura con un 7%, tienen obligatoriamente que retener un 15%.

Cuándo te interesa aplicar la retención reducida del IRPF

Es importante remarcar que la deducción del IRPF no es obligatoria. De hecho, puede que no merezca la pena en todos lo casos. Es posible que, si tus ingresos son altos, no sea muy recomendable que te acojas a esta deducción.

Esta reducción al 7% no es la única ventaja con la que cuentan los nuevos autónomos. Igualmente disponen de la tarifa plana de 60 euros para autónomos de la Seguridad Social, lo que reduce considerablemente la cuota de cotización y hace más fácil comenzar a ser autónomo para los nuevos trabajadores.

En definitiva, como la mayoría de las medidas que implementa la Agencia Tributaria, la retención del 7% de IRPF para nuevos autónomos tiene sus pros y sus contras, así que lo mejor que se puede hacer antes de acogerse a ella es tenerlo todo bien claro para no llevarse una sorpresa muy seria al final del ejercicio fiscal.

Ventajas de aplicar el 7% en tu factura

Lo primero que hay que saber es que este IRPF reducido no es una bonificación, sino que se trata de una reducción del dinero que tienes que adelantar a Hacienda por tus rentas.

En este sentido sí que merece la pena para aquellos autónomos que acaban de comenzar a trabajar porque, al no tener demasiados ingresos durante estos primeros pasos, la deducción de IRPF les supone una mayor liquidez en el día a día.

Es decir, sabiendo gestionar el 8% que no se retiene para reinvertirlo en la actividad económica, se cuenta con un margen de crecimiento mayor durante los primeros meses, aunque como veremos a continuación hay que andarse con ojo porque la cosa, en realidad, tiene su truco.

Inconvenientes de aplicar una retención reducida

Tal y como ya hemos mencionado unas líneas más arriba, el IRPF reducido del 7% para nuevos autónomos no es una bonificación, lo que significa que hay que abonar sí o sí el 8% restante. En vez de hacerlo trimestralmente, eso sí, se hace de forma anual, regularizando dicha cantidad en la declaración de la renta.

Dicho de otro modo, en la declaración de la renta tocará pagar más de lo debido, puesto que habrá que hacer frente a todo el IRPF que no se ha ido adelantando hasta el 15% durante el ejercicio.

Para que nos entendamos, la reducción del IRPF al 7% es una oportunidad, ya que permite al profesional disponer de más dinero con el que poder arrancar la actividad, pero esta reducción al 7% de IRPF también es un riesgo, porque si no se gestiona bien generará una deuda con Hacienda que, dependiendo de las cantidades, puede llegar a convertirse en insalvable en tiempo y forma.

Ejemplo de factura con retención del 7%

De forma muy simplificada, vamos a ver un ejemplo de factura con una retención del 7% de IRPF y cómo sería esa misma factura si la afrontase un autónomo con más de 3 años de actividad y, por tanto, obligado a incluir una retenciones del 15% en sus facturas.

Nos centraremos en los datos económicos más básicos, pero conviene recordar que este tipo de documentos siempre deben incluir unas partes identificativas obligatorias para que la factura tenga total validez legal.

Factura con retención del 7% de IRPF

Base imponible10.000€
21% IVA2.100€
7% IRPF (-)-700€
Total11.400€

Misma factura, pero con retención del 15% de IRPF

Base imponible10.000€
21% IVA2.100€
15% IRPF (-)-1.500€
Total10.600€

Como vemos, a pesar de tener la misma base imponible y el mismo tipo de IVA, la diferencia en el IRPF retenido afecta de manera directa al total de la factura. Esto significa que, por un mismo trabajo, un nuevo autónomo obtendrá mayor liquidez, en este caso 800 euros más.

¿Significa esto que un nuevo autónomo estará ganando más dinero que un autónomo con más de tres años de experiencia por el mismo trabajo? No, significa que no tendrá que adelantar tanto dinero como este último y, por tanto, que podrá disponer de él para dar sus primeros pasos de forma más holgada. Sin embargo, a la hora de hacer la declaración de la renta, el nuevo autónomo tendrá que abonar una mayor cantidad de dinero para compensar todo lo que no ha ido adelantando mediante el modelo 130.

En este sentido, la deducción del IRPF supone una gran ayuda para impulsar la actividad de los nuevos emprendedores, pero si tu negocio tiene éxito no será necesario ni recomendable efectuar dicha reducción.

¿Sigues teniendo dudas sobre qué es lo que tienes que retener en tus facturas? En Quipu te contamos todo lo que necesitas saber sobre qué retención deben aplicar los autónomos en sus facturas.