¿Qué es y por qué tener un buen asesor fiscal contable?

Tener un negocio conlleva no sólo el desarrollo de tu actividad, sino la gestión económica, tributaria y legal de todo tu proyecto. Una de las figuras clave en tu empresa, y también es válido si trabajas como autónomo, es la del asesor fiscal contable. El desempeño de sus funciones es clave para la seguridad económica y jurídica de tu negocio.

¿Qué es la asesoría fiscal y contable?

Aunque hayas escuchado constantemente estos términos, vamos a definir exactamente qué es la asesoría fiscal y contable y qué papel juega en tu negocio. Para ello, vamos a desglosarlo en asesoría fiscal y asesoría contable.

La asesoría fiscal es un servicio profesional que gestiona el cumplimiento de las obligaciones tributarias ante la administración tributaria, tanto para personas físicas (gestoría fiscal para autónomos) como para personas jurídicas (asesoría fiscal para pymes y grandes empresas).

La asesoría contable es el servicio profesional encargado de la gestión económica de la empresa, que se encarga tanto de la gestión de facturas como de los balances contables de la empresa. Su función, además, es monitorizar y analizar la situación económica del negocio, con el objetivo de optimizar su gestión. Su actividad es básica para poder trazar futuras estrategias económicas y resolver problemas contables.

Así pues, la función de un buen asesor fiscal y contable engloba ambos servicios, orientados tanto a resolver las obligaciones legales de la empresa como a ordenar su gestión económica y ayudar así en la toma de decisiones.

¿Cuáles son las funciones del asesor fiscal?

No cumplir con las obligaciones fiscales de tu negocio conlleva consecuencias legales. Es por eso, que un buen asesor fiscal es mucho más que un gestor de impuestos que sirve de enlace entre tu empresa y Hacienda. No solo es una ayuda para la gestión tributaria de tu negocio, sino también una figura esencial para tu tranquilidad.

Sus tareas principales son:

  • Conocer todas las novedades y modificaciones de leyes para asegurar que la empresa cumple con las obligaciones legales pertinentes.
  • Estudio de la contabilidad de la empresa y su resultado contable para poder estudiar el factor oportunidad en la Ley vigente, con el objetivo de que la empresa tenga el menor impacto tributario posible, siempre dentro del cumplimiento de la normativa legal.
  • Estudio, asesoramiento y planificación fiscal.
  • Estudio y asesoramiento en la creación de nuevas empresas y estructuras societarias.
  • Elaboración de declaraciones censales e Impuesto de Actividades Económicas.
  • Liquidación trimestral del IVA, IRPF e IGIC.
  • Declaración y presentación de los impuestos de sociedades.
  • Declaración y presentación del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).
  • Declaración y presentación de declaraciones informativas.
  • Gestión de pagos fraccionados y retenciones.
  • Asistencia y representación del autónomo o empresa ante los servicios de Inspección Tributaria.
  • Intervención ante los órganos oficiales de Gestión de la Administración Tributaria.
  • Gestión de requerimientos por parte de la Agencia Tributaria y comunicaciones con Hacienda, así como solicitud de aplazamientos.
  • Defensa fiscal del autónomo o empresario, revisiones fiscales, recursos por parte de Hacienda y reclamaciones.
  • Presentación y gestión de recursos administrativos, económico-administrativos y contenciosos.
  • Gestión de apoderamientos.

¿Cuáles son las funciones de la asesoría contable?

Todo aquello que tenga que ver con los balances contables y económicos de tu negocio quedan bajo el paraguas de la asesoría contable. Su finalidad máxima es que las cuentas cuadren y sean correctas.

En definitiva, las principales funciones de la asesoría contable son las siguientes:

  • Asesoramiento contable al empresario o autónomo en base al balance económico de la empresa. Sus conocimientos en materia de contabilidad y legalidad, deben ayudar al empresario a tomar decisiones correctas para el beneficio de su negocio.
  • Gestión y clasificación de los documentos contables, como las facturas emitidas y recibidas, el cómputo de gastos, los libros contables obligatorios para la empresa o el libro mayor de contabilidad.
  • Elaboración de los asientos contables, que son las anotaciones y enmiendas en los libros de cuentas, y que reflejan los movimientos económicos en las cuentas de la misma.
  • Cumplimiento de la normativa vigente en materia de contabilidad.
  • Confección de las actas de las Juntas Generales de los socios de la empresa.
  • Certificación de la aprobación de las Cuentas Anuales.
  • Confección, revisión y presentación de los libros de cuentas en el Registro Mercantil.
  • Envío y legalización de las cuentas anuales de la empresa en el Registro Mercantil.
  • Asesoramiento en la gestión de los bienes y patrimonio del negocio, si los hubiera, actuando siempre en beneficio de la misma y procurando que se tomen las medidas de seguridad y conservación pertinentes.
  • Controlar el cumplimiento del Plan General de Contabilidad. Este plan es imprescindible para poder gestionar correcta y adecuadamente la empresa.
  • Realización de los informes de gestión trimestral sobre el estado de las cuentas de la empresa.
BONUS: ¿Quieres automatizar la facturación de tu negocio y  contar con un gestor que te aconseje con tu negocio?  Haz click aquí para conocer nuestra solución: Quipu + Gestoría

¿Y qué hace un consultor fiscal?

¿Has oído hablar de la consultoría fiscal? Es un término que también conviene que conozcas ahora que vas a empezar un negocio que necesita gestión contable.

Mientras que el asesor fiscal contable es un profesional que presta sus servicios de manera continuada, al consultor se recurre en momentos puntuales, como por ejemplo cuando se detecta una incidencia en la empresa que requiere un análisis profundo.

La principal diferencia entre asesoría y consultoría para empresa y la relación que tienen con ella, es que el asesor fiscal contable acompaña al negocio y conoce su trayectoria, su manera de trabajar y su situación actual y pasada. Analiza las cuentas generales y evalúa el rendimiento del negocio, a parte de resolver las cuestiones y dudas que el empresario o autónomo pueda tener.

El consultor fiscal y contable, en cambio, analiza la contabilidad de la empresa en un momento concreto y analiza únicamente la situación actual para revisarla y dar las indicaciones necesarias para solventar el problema que exista.

Asesoría fiscal para pyme y autónomos

Presentar impuestos es obligatorio para cualquier actividad económica que puedas desempeñar, independientemente de la facturación que tengas. Con todo lo expuesto, seguro que ya no te preguntas ¿Por qué necesitas una asesoría para tu tienda online?, sino cómo puedes incorporar una asesoría fiscal para pyme o un gestor de impuestos a tu proyecto.

Hemos visto que las tareas y funciones con las que cumple la asesoría fiscal contable son numerosas y de gran responsabilidad, pero, ¿es necesario tener a una figura interna en la empresa? Por supuesto que no está de más que internamente se lleve un control de la contabilidad, esto es algo que puedes hacer en una hoja de cálculo. Pero si te planteas contratar a alguien en exclusiva, debes saber que el sueldo medio de un asesor fiscal contable con 5 años de experiencia se sitúa en una horquilla de entre 1800 y 3900€ mensuales. No en vano, recuerda que la asesoría fiscal para pyme te debe aportar seguridad y tranquilidad, pues si todo está correcto, te evitará errores y problemas con la Agencia Tributaria.

Por contra, externalizar este servicio en una asesoría fiscal contable tiene numerosas ventajas, entre las que podemos destacar:

  1. Conocimiento de las últimas modificaciones legales. A veces, la legislación tributaria sufre cambios que, de no conocerlos, podrían suponer sanciones o penalizaciones en tu empresa por parte de la Agencia Tributaria. Las asesorías especializadas están siempre al día de las novedades en materia tributaria.
  2. Alto grado de especialización. ¿Verdad que cuando más haces una tarea, más experto te vuelves en ella? Con la contabilidad y la presentación de impuestos pasa lo mismo. Hay tantos formularios, tantas normativas y tantas opciones en la web de la Agencia Tributaria, que si no es algo que hagas a diario, destinarás demasiado tiempo, con el riesgo de que se te pasen por alto aspectos importantes.
  3. Resolución de dudas. Imagina que tu negocio consiste en ofrecer servicios, y un día, recibes una solicitud desde alguien en otro país. ¿Puedes trabajar para él? ¿Cómo tributan impuestos como el IVA o el IRPF? ¿Cómo debes elaborar la factura? Para resolver éstas y otras dudas fiscales que puedan aparecer en tu día a día, puedes recurrir a tu asesor fiscal contable, que detallará la respuesta exacta a tu situación.
  4. Evitan sanciones. ¿Sabías que por más buena voluntad que pongas, la presentación de un informe o una declaración tributaria incorrecta puede conllevar una sanción? Entre las sanciones más comunes en los autónomos, destacan no elaborar correctamente las facturas, no realizar los libros contables obligatorios para la empresa o no realizar el pago correcto del resultado de los balances contables a la hora de presentar impuestos al cierre trimestral. Un buen asesor fiscal contable vela para que no te veas inmerso en esta desagradable situación.
  5. Tranquilidad. Delegar es importante para que sean especialistas quienes desarrollen determinadas funciones, como la elaboración de informes, la presentación de impuestos o las respuestas a posibles requerimientos por parte de la Agencia Tributaria. Delegar la contabilidad en un gestor fiscal y contable te dará la seguridad de que las cuentas y los tributos de tu negocio están en manos de expertos.
  6. Te ayudará a ahorrar dinero. La asesoría fiscal contable está especializada en tratar con la Agencia Tributaria y conocer toda la normativa en cuanto a deducciones se refiere. Es por ello que tienen el conocimiento necesario para aplicar todas las deducciones fiscales a las que puedas tener derecho y tal vez desconozcas. Su función es velar porque pagues lo menos posible, siempre dentro de la legalidad.
  7. Más tiempo para tu negocio. Si delegas la contabilidad de empresa y la presentación de impuestos, estás ganando tiempo para destinar al desarrollo de tu negocio. Precisamente, esa debe ser tu tarea, la que mejor dominas.

¿Es obligatorio contar con una asesoría fiscal contable?

Tal vez te preguntes si la contratación de un asesor fiscal contable es obligatorio en tu empresa, y no, no lo es. Pero si quieres ser tu propio gestor tributario, deberás estar en disposición de dedicar una o varias jornadas laborables a ello al final de cada mes o trimestre.

Y esto es válido para cualquier actividad económica que lleves a cabo.

Dicen que la especialización es la clave del éxito en muchos negocios, y sabemos que eres experto en el tuyo. Por eso, lo mejor para él es que destines tus conocimientos y trabajo a impulsarlo, y delegues en especialistas tareas como la actualización del libro mayor de contabilidad o como hacer el cierre contable de una empresa.

No es necesario que busques dónde puedes encontrar un asesor fiscal en Madrid o cuál es el mejor asesor fiscal en Barcelona. Estamos en 2020, ¡puedes trabajar con tu asesoría fiscal online!

Ventajas de la asesoría fiscal online

¿Es posible disponer de una asesoría fiscal online? La respuesta es SÍ. Y tiene muchísimas ventajas.

Existen numerosos programas de facturación y contabilidad con los que trabajar en remoto. Además, la actual situación sanitaria ha forzado a muchas empresas a acelerar sus procesos de digitalización, por lo que acumular tickets y facturas en una carpeta para, en cada cierre trimestral, ir a llevárselo al gestor tributario, es algo que poco a poco está quedando atrás.

Por ejemplo, el software de facturación de Quipu te permite, más allá de crear facturas y gestionar los gastos e ingresos de tu negocio, acceder a gráficos que te muestran el estado de las cuentas de una forma más visual y sencilla. Además, la asesoría fiscal online revisa los documentos que incorpores al sistema, verifica que se aplican correctamente los tributos y facilita la posterior tarea de hacer balances de empresa y presentar impuestos al final del trimestre y en el cierre contable de empresa a final de año.

Toda esta gestión online y en tiempo real, te permite ganar tiempo para que puedas destinarlo a desarrollar e impulsar tu negocio.

En conclusión, la asesoría fiscal online elimina la necesidad de desplazarse cada tres meses a la oficina de tu gestor de impuestos a entregarle toda la documentación para que la organice, ordene, tenga que hacer balances de empresa y presentar impuestos.

Además, la asesoría online para autónomos y pymes facilita la comunicación y el traspaso de información entre la empresa y el asesor contable, de modo que se pueden detectar y corregir fallos y debilidades, y enmendarlos antes de que arrastren o comprometan la economía de la empresa. De igual modo, se gana en la agilidad de encontrar oportunidades de mejora que mejoren el cierre contable de la empresa al final del trimestre.

BONUS: ¿Quieres descubrir cómo digitalizar tus tickets y facturas de gastos? Olvídate de guardar papeles en tu cartera. Haz click aquí para descubrir el programa que te facilitará la vida. Además puedes conectarlo con un gestor fiscal certificado.

La importancia de la contabilidad de tu empresa

Saber cuánto dinero gastas y cuánto dinero ingresas parece sencillo, pero no solo se trata del cómputo de facturas. Es importante también saber analizar los datos y aplicar medidas que sirvan para que tu negocio sea próspero y solvente.

Cada vez tenemos más asumido por qué es importante llevar la contabilidad en una empresa. ¡Llevar la contabilidad al día tiene numerosos beneficios!

Es innegable que si llegamos al final del mes o al cierre trimestral con los deberes hechos, ahorraremos tiempo y estrés. Por eso, disponer de un software de gestión de facturas que permita elaborarlas y a la vez incorporarlas al cómputo contable, elimina la duplicidad de procesos y adelanta el trabajo.

Además, permite ver en tiempo real la situación contable del negocio y tomar decisiones de manera ágil para que la empresa prospere.

Cómo elegir un buen asesor

Como ves, las responsabilidades de un buen asesor fiscal contable van mucho más allá de la organización de facturas y presentación de impuestos. ¿Has pensado cuántas horas te llevaría a ti cumplir con todas estas funciones? Sin duda, una de las mejores decisiones que puedes tomar para olvidarte de tecnicismos legales y poderte dedicar al desarrollo de tu negocio, es contar con los servicios de un asesor fiscal contable. ¿Cómo elegir un buen asesor fiscal contable? ¿Cómo elegir una asesoría de empresas? ¿O cómo elegir un buen asesor si vas a iniciar tu negocio como autónomo?

Lo primero que debes tener en cuenta es que una asesoría fiscal contable debe ahorrarte trabajo y ayudarte a mejorar tu gestión. Por eso, es ideal que cuenten con un software que te permita introducir facturas, gastos y demás documentación con la que puedas gestionar tu contabilidad sin tener que duplicar procesos. En este sentido, una asesoría fiscal online está especialmente preparada para trabajar en remoto en cualquier momento del día, sin horarios y adaptándose a tu ritmo.

El segundo factor que suele valorarse es el precio que supone la asesoría fiscal contable. Siempre se dice que lo barato sale caro, pero lo cierto es que con todas las responsabilidades que asume un gestor de impuestos y los beneficios que te reporta, no es algo que debas ver como un gasto, sino como una inversión. Las consecuencias de no contar con un buen asesor pueden resultar bastante más caras.

Deja un comentario

Webinar Gratuito de Impuestos

Te contaremos en detalle qué impuestos tienes que presentar este trimestre y responderemos a tus dudas.

You have Successfully Subscribed!