Vamos a cuáles son las diferencias entre autónomo y SL para definir qué es mejor ser autónomo o SL para tu actividad. También te damos las claves para que puedas conocer cuándo es el momento para pasar de autónomo a sociedad limitada y cómo crear una SL en pocos pasos.

Autónomo o sociedad

Tanto si estás pensando en emprender, como si eres autónomo y te preguntas cuándo es el mejor momento para pasar a Sociedad y crear una SL, te contamos cómo proceder.

Si estás pensando en emprender, debes saber que existen múltiples tipos de sociedad para iniciar tu actividad, además de la posibilidad de darte de alta como autónomo y empezar tu actividad siendo tu propio jefe, estando tranquilo con todos tus documentos e información, de eso se encarga un gestor de Quipu, sólo tienes que probarlo 😉

En el caso que ya hayas empezado tu actividad como autónomo y piensas que es el momento de crear una SL, te damos las claves para que puedas iniciar tu sociedad, emprendiendo sólo o bien con un socio, y puedas administrar tu negocio de la mejor forma posible.

Sociedad limitada o autónomo

Principalmente, podemos definir tres grandes ámbitos por los que se distinguen la sociedad limitada y el autónomo: Proceso de constitución, asignación de la responsabilidad, obligaciones tributarias y contables. Vamos a ver las diferencias para que puedas definir qué te interesa más si sociedad limitada o autónomo.

La información de tu negocio supervisada por un gestor en Quipu
Pruébalo ahora

Proceso de constitución

El proceso de constitución es más complejo en una sociedad limitada que para los autónomos. Aún así, te invitamos a conocer las 15 cuestiones legales que debes tener en cuenta antes de darte de alta como autónomo, para poder tener toda la información a tu alcance.

Para iniciar la actividad como autónomo, tienes que darte de alta en el régimen de autónomos, alta en el IAE y en la Seguridad Social, una serie de pasos obligatorios para hacer efectivo el alta como autónomo. Este proceso puede alargarse entre 2 y 3 días y no conlleva ningún tipo de gasto extra, ya que se trata de un trámite que puedes realizar tú mismo de forma telemática. De hecho, un gestor hace este proceso por tí, de forma que puedes asegurarte que se realiza de forma correcta y efectiva, sin que tengas que invertir más tiempo en la administración de tu negocio.

En cambio, para formar una Sociedad Limitada, los costes de constitución son mucho más elevados y el proceso es un poco más largo. Más adelante veremos cómo crear una SL.

Responsabilidad

En cuanto a responsabilidad, también varía entre autónomo y empresa. El autónomo responde a las posibles deudas que tenga de su actividad con su patrimonio personal. En cambio, la Sociedad Limitada, como su nombre indica, tiene responsabilidad limitada y ante una posible deuda responde con el patrimonio de la empresa, sin implicar el patrimonio personal.

Existe la figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada, que se asimila más a la figura del autónomo y, por ello, responde ante una deuda con su patrimonio personal a excepción de su vivienda.

Obligaciones tributarias y contables

Tanto el autónomo como la Sociedad Limitada debe pasar cuentas con la Agencia Tributaria de forma trimestral y anual. El gestor presenta los modelos tributarios que los autónomos deben presentar a lo largo del año así como aquellos modelos que tienen que presentar una Sociedad Limitada.

Descubre una nueva forma de cerrar el trimestre con un gestor de Quipu
Pruébalo ahora

La principal característica que determina las diferencias entre autónomo y empresa en cuanto a las obligaciones tributarias es que el autónomo debe tributar por IRPF y, en cambio, la sociedad debe pagar el Impuesto de Sociedades.

Además, llevar la contabilidad de tu actividad al día es importante, tanto si eres una empresa como si estás dado de alta como autónomo, ya que te ofrece información sobre el estado del negocio. Existe una serie de libros contables que sirven para informar y mantener al día la Administración sobre el estado de tu empresa. Los libros que debes presentar de forma obligatoria varía en función de si estás dado de alta como autónomo o bien estás constituido como empresa.

Ventajas sociedad limitada frente autónomo

Si quieres empezar tu actividad, lo mejor es que lo hagas acompañado de un experto, para asegurarte que haces todos los trámites de forma adecuada. Por un lado, si tu idea es empezar inmediatamente, opta por darte de alta como autónomo, ya que el proceso es mucho más sencillo y breve que la constitución de la SL. Al fin y al cabo, el número de trámites para constituir una Sociedad Limitada es mucho más extenso.

Por otro lado, siendo autónomo no tendrás que aportar ningún capital social inicial, cosa que no ocurre si quieres constituirte como SL, ya que deberás aportar un capital inicial de 3.000,06€.

Siendo autónomo tendrás que pagar cada mes la cuota de autónomos así como el IRPF, que será proporcional a tu volumen de facturación. En cambio, si estás constituido como SL, tendrás que pagar el Impuesto de Sociedades y tendrás un mayor acceso a créditos bancarios.

Puedes estar tranquilo, Quipu te ayudará en ambos casos, tanto si eres autónomo como si has formado una SL, para que puedas presentar tus impuestos así como llevar tus cuentas y la facturación al día. ¿Aún no lo conoces? Pruébalo aquí

En cambio, estando constituido como sociedad, tendrás una mayor facilidad por acceder a financiación bancaria lo cual permite actuar con una mayor seguridad y confianza, lo cual no se produce en el caso de ser autónomo. Además, siendo una empresa ofreces una imagen más seria frente a las otras empresas y clientes, por lo que puedes llegar a ellos con mayor facilidad.

Autónomo o sociedad limitada unipersonal (SLU)

Si quieres emprender en solitario, puedes elegir entre iniciar tu trayectoria como autónomo, siendo tu propio jefe o bien crear una Sociedad Limitada Unipersonal (más conocida por sus siglas como SLU).

Una SLU es un tipo de sociedad limitada en la que la responsabilidad recae únicamente sobre una persona y, por ello, normalmente está formada por una única persona. El proceso de constitución de una SLU es más complejo que darse de alta como autónomo, ya que se parece más al proceso de constitución de una sociedad, el cual veremos más adelante.

Autónomo o SL para tienda online

Para iniciar una tienda online, puedes estar dado de alta como autónomo o como empresa, no hay un tipo específico que se requiera. Al fin y al cabo, todo dependerá de tu situación, el tipo de productos o servicios que comercialices y el volumen de facturación que tengas en tu Ecommerce.

Si quieres formar una Sociedad para llevar tu Ecommerce, no tendrás que preocuparte por tu volumen de facturación, ya que no supondrá un coste administrativo extra siempre y cuando uses Quipu.

Por ejemplo, si tienes una tienda online con la plataforma Prestashop o estás pensando en crear una, puedes conectar tu tienda online con Quipu para poder automatizar la creación de facturas. De este modo, por cada venta que se produzca en tu Ecommerce, se generará una factura de forma automática en Quipu, que se contabilizará para así como para hacer tus libros contables, ¡sin que tú debas hacer nada! 🙂 Prueba Quipu y verás qué fácil es gestionar la facturación de tu tienda online.

Automatiza la facturación de tu tienda online con Quipu
Pruébalo ahora

Pasar de autónomo a sociedad limitada

Hay que tener en cuenta que el IRPF es un impuesto progresivo y, por ello, cuánta más facturación tengas como autónomo más IRPF deberás pagar. Puede que éste sea el punto al que hayas llegado y que te salga más a cuenta pasar de autónomo a sociedad limitada. Vamos a ver qué trámites debes llevar a cabo y cómo formar una SL de forma fácil.

Trámites para pasar de autónomo a SL

Para poder pasar de autónomo a sociedad limitada, en primer lugar, deberás darte de baja como autónomo o dejar que un gestor lo haga por tí. Esto significa darte de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y de la Seguridad Social a través del modelo y los documentos correspondientes.

Una vez hayas hecho efectiva la baja, deberás empezar el proceso para crear una SL, ya sea con un socio o de forma única, en función de cómo quieras emprender la sociedad.

Crear una SL

Hay una serie de pasos que debes realizar para poder crear una SL, tanto si has decidido emprender tu sólo o bien emprender con socios. Vamos a ver, a grandes rasgos, cómo formar una SL y empezar con tu actividad empresarial.

Cómo formar una SL

En primer lugar, tienes que decidir y registrar un nombre en el registro mercantil que, obviamente, no puede coincidir con ningún otro nombre que ya exista de forma previa. Se trata de un trámite que puedes hacer online, desde la misma web del Registro Mercantil Central.

A continuación, tienes que abrir una cuenta en el banco con el nombre de la empresa y añadir el capital inicial necesario para formar una SL, los 3.000,06€.

En tercer lugar, redactar los Estatutos Sociales, en el que se incluirá la denominación social y el domicilio social, la finalidad de la empresa, las participaciones y el sistema de administración de la Sociedad Limitada.

Seguidamente, se debe firmar la escritura pública ante notario. En el caso que hayas formado una SL con socios, todos los socios deberán firmar dicha escritura de la empresa ante notaría.

En este punto, tendrás que empezar los trámites con Hacienda. Deberás pedir el NIF provisional (puedes conocer las diferencias entre CIF y NIF), el alta en el listado de epígrafes IAE y hacer la declaración censal que indique el alta de la actividad de la Sociedad. Finalmente, tendrás que darte de alta en el Registro Mercantil con tus datos fiscales de empresa.

Conocer el estado de tu negocio es clave para poder hacer previsiones que aseguren el bienestar de la empresa y  mejoren la eficiencia. Por ello, Quipu te muestra datos de tu negocio en tiempo real y un gestor de Quipu te acompaña para que puedas tomar mejores decisiones para la empresa.

Toma mejores decisiones para la empresa con un gestor de Quipu
Prueba Quipu

Sociedad limitada profesional

Una Sociedad Limitada Profesional es un tipo de sociedad formada por un profesional técnico que normalmente está colegiado, como un abogado o cualquier tipo de ingeniero por ejemplo.

Al igual que el resto de sociedades, formar una sociedad limitada profesional conlleva más trámites que darse de alta como autónomo, ya que los trámites son más sencillos. Sin embargo, alcanzado un cierto volumen de facturación o si quieres ofrecer una imagen más seria, te saldrá a cuenta formar una sociedad. Además, en el caso de querer pedir financiación bancaria, es mucho más sencillo que puedas acceder a ella a través de la sociedad limitada profesional y no por tu condición de autónomo.

Qué es mejor ser autónomo o SL

En definitiva, la pregunta del millón: ¿Qué es mejor ser autónomo o formar una SL? La verdad es que no existe una respuesta a esta pregunta que aplique a todo el mundo. El tener la razón social de autónomo o crear una SL depende de la condición de cada uno: del número de clientes que tengas, de los recursos que tienes que invertir, si alquilas un espacio de trabajo…

Generalmente, el paso de autónomo a SL se debe a la voluntad de reducir la carga fiscal. Al fin y al cabo, el autónomo tributa por IRPF, que es un impuesto progresivo y, por ello, aumenta conforme aumenta el volumen de facturación. Por ello, si tienes un volumen de facturación elevado, puedes plantearte hacer el paso a SL, y presentar el Impuesto de Sociedades.

Hay muchos condicionantes que pueden hacer que te decidas por una condición u otra, así que lo mejor es que consultes con un gestor qué es lo que más te conviene. En Quipu contamos con gestores que pueden ver, en función de tu caso, qué es mejor para ti. Puedes probarlo aquí y solicitar un gestor de Quipu.

Judith de Quipu
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos. Actualmente estudiando un Máster en buscadores.