Blog » Tesorería » ¿Cómo analizar el estado financiero de una empresa?

¿Cómo analizar el estado financiero de una empresa?

Conocer en todo momento los estados financieros de una empresa te dará una visión global y realista de en qué estado se encuentra tu compañía. Esto, a lo que también se conoce como estados contables y que puede parecer algo no tan urgente, en realidad resulta determinante de cara a la toma de decisiones, pues son los documentos que recogen la situación real de una organización en un determinado periodo de tiempo.

El análisis exhaustivo de los estados financieros es lo único que garantiza si puede o no darse un paso a nivel empresarial con todas las garantías. Además, también muestran muy a las claras si hay algún aspecto económico por el que tendrías que empezar a preocuparte o, por el contrario, por el que haría bien empezando a sacar pecho. Por todo eso, hoy venimos a contarte todo lo que debes saber sobre ellos.

En el artículo de hoy aprenderás:

Qué son los estados financieros

Los estados financieros anuales de una empresa son unos documentos que, estando perfectamente  actualizados, reflejan a la perfección el momento económico que atraviesa una compañía.

Son, por lo tanto, un perfecto resumen tanto del estado presente de una organización como de la trayectoria que ésta ha tenido a lo largo del tiempo. Dicho de otro modo, la conjunción de los cuatro tipos de estados financieros muestra la evolución de una empresa a lo largo del tiempo, pudiendo centrarse incluso en un determinado espacio de tiempo concreto para poder analizarlo con mayor detenimiento aún.

Conocer cómo afectaron ciertas decisiones a tu empresa no solo en el momento de tomarlas, sino un tiempo después, y ver cómo ha llegado a la situación actual, es de vital importancia para seguir una línea ascendente en todo momento y evitar cualquier posible paso atrás.

escanea tus facturas automáticamente con el lector ocr

Para qué sirven los estados financieros: ventajas

Los estados financieros son documentos tremendamente ventajosos que hay que trabajar con ahínco. Lo normal en el mundo empresarial es que siempre queramos mirar hacia adelante, pero en los negocios, como en la vida, hay que saber mirar atrás para ver cómo se ha llegado a la situación actual. Conocer la trayectoria de una compañía a través de los estados financieros anuales de una empresa es la única forma de saber a ciencia cierta si los pasos que se han dado han sido firmes, han estado bien fundamentados y, más importante aún, de conocer la solidez de dicha organización.

Es por eso que, entre otras cosas, los estados financieros de una empresa son indispensables a la hora de conseguir un préstamo. Demostrar que la trayectoria de tu actividad comercial es sólida es una garantía de que puede seguir siéndolo en un futuro, mucho más sólida aún que un plan de empresa.

Pero no solo eso, también resultan indispensables a nivel interno. No se puede predecir el futuro, claro está, pero los estados financieros sí que pueden darte pistas de qué pasos puedes dar y para qué otros deberías esperar un poco.

Aquí te dejamos algunas de las principales ventajas de cuidar la elaboración de los estados financieros de una empresa:

  • Agilizan los cierres mensuales ahorrando tiempo y, sobre todo, trabajo.
  • Aportan información de calidad sobre la que fundamentar futuras decisiones estratégicas.
  • Suponen un ejercicio impagable de transparencia y fiabilidad tanto a nivel interno como externo.

Ahora bien, igual que nos encanta enumerar las ventajas de los estados financieros anuales de una empresa, también queremos dejar clara una cosa: estos beneficios solo son realmente viables si dichos estados financieros están perfectamente actualizados. 

Al fin y al cabo, los datos económicos de una compañía varían a diario, en tiempo real, así que presentar estos documentos en perfecto estado de revista requiere de un esfuerzo que, por otra parte, queda totalmente recompensado.

Así pues, se puede decir que el estado financiero que muestra la situación financiera de una empresa es vital tanto a la hora de conseguir financiación externa, ya sea mediante inversores o mediante concesiones de créditos, como a la hora de elaborar una previsión de tesorería o un plan de inversiones de cara al futuro. 

QUIPU TIP: Sabemos que hablar de temas de contabilidad cuando no se está relacionado con este mundo puede resultar una odisea. Por eso hemos preparado para ti una completa guía de contabilidad para principiantes. Déjanos mostrarte cómo desenvolverte en estos primeros pasos y comprobarás lo ventajoso que resulta estar al día en los aspectos económicos.

Los 4 estados financieros: todo lo que debes saber

Llevamos un buen rato hablando de los estados financieros de una empresa, pero aún no te habíamos contado que hablamos de ellos en plural porque son un total de cuatro.

  1. Balance general
  2. Estado de resultados
  3. Estado de flujo de efectivo
  4. Estado de cambios en el patrimonio neto

A continuación profundizaremos un poco en ellos para que tengas claro no solo qué tipo de información deben presentar, sino cómo elaborarlos. Ahora bien, es importantísimo que tengas en cuenta que todos los estados financieros de una empresa deben presentar dicha información de manera clara y concisa, de forma que el lector, ya sea un posible inversor o un accionista, pueda localizar de forma fácil aquella información que le interesa.

1. Balance general

A este documento también se le conoce como balance de situación o ‘evaluación de la situación financiera’, y lo cierto es que su objetivo es muy fácil de comprender. Es el informe que recoge tanto la situación de los activos como de los pasivos y el capital de una compañía. O en otras palabras: el importe, en euros, de lo que una organización tiene, de lo que debe y de en qué invierte su dinero para seguir creciendo.

Activos

El apartado de activos engloba todos los bienes que posee una compañía. Estos pueden ser tanto tangibles (bienes inmuebles, vehículos, inventario, maquinaria…) como intangibles (reputación de marca, seguidores en redes sociales…), y constituyen siempre una oportunidad de negocio.

Pasivos

Hablamos de pasivos cuando nos referimos a cualquier tipo de deuda que arrastra la empresa. Esto, además, también debe incluir todas las obligaciones a futuro contraídas por la compañía.

Capital

Este concepto, que también es conocido como ‘patrimonio neto’, se refiere al dinero que le quedaría a la empresa en caso de vender todos sus activos y hacer frente a todos sus pasivos.

El balance general de una empresa es, por lo tanto, un resumen ideal del estado de la misma en un periodo de tiempo determinado. Conocerlo permite saber el tipo de evolución de una compañía y tomar decisiones conociendo de antemano cómo podrían afectar estas al desarrollo económico.

2. Estado de resultados

El segundo de los estados financieros de una empresa es el estado de resultados. Este documento recoge los movimientos registrados en la compañía durante un periodo de tiempo que bien puede ser todo un ejercicio o parte de él, y es el que determina la cuantía de las ganancias, si las hubiera, o de las pérdidas, siempre en neto.

De este modo, el estado de resultados consta de tres partes:

  • Apartado de ingresos
  • Apartado de gastos
  • Resultado de ganancias o pérdidas netas

Las ganancias (utilidad neta) o pérdidas afectan directamente a la cantidad de capital de la empresa, por lo que aumentan o disminuyen su poder adquisitivo. También afecta al valor de las ganancias por acción, el dinero que recibirían los accionistas si la organización decidiese repartir todas sus ganancias netas entre ellos.

3. Estado de flujo de efectivo

En este caso, la labor del estado de flujo de efectivo es determinar la liquidez real de un negocio. Para ello, este documento cuantifica tanto las entradas como las salidas de efectivo, del dinero contante y sonante con el que cuenta la empresa para llevar a cabo sus operaciones. Esto es necesario porque una compañía no puede operar únicamente con sus activos, ya que antes debería venderlos para conseguir efectivo con el que poder funcionar.

La estructura del estado de flujo de efectivo es sencilla, ya que únicamente tiene en cuenta, como su propio nombre indica, cómo ha ido desarrollándose el intercambio de efectivo en un tiempo previamente determinado. Así, si el estado de resultados arrojaba información sobre  ganancias o pérdidas, esta pieza del engranaje de los estados financieros de una empresa se limita únicamente a mostrar, de una forma muy directa, si se ha generado o no efectivo y qué cantidad.

4. Estado de cambios en el patrimonio neto

En este caso, este documento es importante sobre todo en empresas de cierto tamaño que cotizan en bolsa y, por tanto, que reparten dividendos entre sus accionistas. El motivo es que a mayor número de accionistas, mayores cambios de valor en el capital pueden darse, lo que afectaría directamente a dicho reparto.

De ahí que convenga registrar cada alteración en el patrimonio neto para poder dar las justificaciones pertinentes llegado el momento. Este apartado, en los estados financieros de una empresa de transporte de carga de pequeño o mediano tamaño, no tendría la importancia que sí puede tener en una gran multinacional.

Aunque podría parecer que los cuatro documentos que integran los estados financieros de una empresa no tienen mucho que ver entre sí, en realidad todos ellos están interconectados, se complementan y funcionan con la fiabilidad de un reloj suizo. 

Un cambio en los activos o pasivos de una compañía afecta a sus ingresos, a sus gastos, a su flujo de efectivo y, por supuesto, a sus ganancias o pérdidas. Por eso es tan importante mantener actualizados los estados financieros y no obviar ninguno de ellos, ya que la información estaría incompleta y, por lo tanto, resultaría poco fiable.

automatiza procesos administrativos diarios

Importancia en el análisis de los estados financieros

No existen decisiones empresariales fáciles o difíciles, sino viables o inviables a nivel económico. Es decir, a la hora de tomar una decisión de calado, lo que realmente importa es el momento del mercado y tu posición en el mismo a la hora de emprender una determinada acción.

De cuál sea el estado real de tu compañía dependerá no solo el éxito de la decisión, sino la supervivencia misma de la organización. Por eso es tan importante que los estados financieros anuales de una empresa reflejen siempre la verdad sobre la misma y, más importante aún, la verdad referente al espacio de tiempo que nos interesa en cada momento.

De nada sirve contar con unos estados financieros de hace dos años si los únicos que podrían permitirnos decidir con garantías lo que hacer son los del año siguiente, o los del mes pasado.

Una buena forma de comparar la información de los distintos documentos que dan forma a estos estados financieros es llevando a cabo un análisis de estados financieros en Excel. Eso sí, la forma más sencilla de estar al día es utilizar una herramienta como Quipu, completamente automatizada y con todo lo que necesitas para no tener que preocuparte más que por leer los datos más fiables sobre tu empresa, del resto nos encargamos nosotros.

DATO CLAVE: El análisis de los estados financieros de una empresa te facilitará enormemente la vida. Asegúrate de encontrar una forma fiable de mantenerlo al día y no tendrás que volver a preocuparte por hacer más cábalas de la cuenta. Siempre actuarás siguiendo información fiable que te permitirá dar en el clavo cuando más lo necesites.

Plan financiero: detalles que debes saber sí o sí

Profundizaremos más sobre esto en otro post dedicado a ello, pero no queremos que te vayas de aquí sin tener una idea clara de qué es un plan financiero y qué información debe incluir un documento de este tipo.

¿Qué es un plan financiero?

El plan financiero de una empresa es un documento vital para saber hacia dónde se dirige esta. Se trata de un plan en el que determinar los objetivos tanto a corto como a medio y largo plazo, además de las necesidades a cubrir para poder llevar a cabo las acciones que tenemos pensadas para conseguirlo.

Por supuesto, en un plan financiero debe quedar bien clara la rentabilidad de la compañía, o lo que es lo mismo: de dónde obtiene sus beneficios, cuáles son sus niveles de ingresos y ganancias y a cuánto ascienden sus posibles deudas.

Debes tener claro que un plan de negocio no solo marca la hora de ruta para tu empresa, sino que además es el mejor vehículo para, por ejemplo:

  • Encontrar inversores que confíen en tu actividad.
  • Gestionar tus recursos de forma ágil y resolutiva.
  • Comprobar cómo de conveniente sería endeudarse en un momento determinado con el objetivo de dar un salto de calidad.

¿Y cómo se elabora un buen plan de negocio? Pues con paciencia, desde luego, pero también no olvidando incluir nada lo que te contamos a continuación.

Elementos indispensables en un plan financiero

Todo plan de negocio que busque ser una herramienta realmente útil debe incluir los puntos básicos de los estados financieros de la empresa. Esto es, debe presentar tanto el balance como el estado de resultados y el estado de flujo de efectivo de la compañía para la que ha sido elaborado.

Además, también debe incluir un plan exhaustivo de tesorería e inversiones, así como distintos análisis como por ejemplo el de punto de equilibrio, con el que podrás determinar a partir de qué punto es rentable tu negocio y, por lo tanto, saber cuándo podrás permitirte comenzar a invertir más capital en su crecimiento.

De todos modos conviene desarrollar mucho más estos puntos para conseguir un plan financiero realmente atractivo no solo para inversores, accionistas o posibles socios. Hay que tener en cuenta que este documento es determinante para conseguir el apoyo de inversores o entidades prestamistas.

Recuerda, en Quipu estamos para proporcionarte toda la información y la asistencia que necesitas para no tener que preocuparte más que por vender más y mejor. Prueba Quipu gratis durante 15 días, ¡déjanos hacerte la vida más fácil!