Blog » Tesorería » ¿Cómo domiciliar un pago? paso a paso

¿Cómo domiciliar un pago? paso a paso

¿Quieres domiciliar algún pago o factura, pero tienes dudas de cómo hacerlo? ¡No te preocupes! Acabas de llegar al lugar indicado porque en esta entrada de nuestro blog te vamos a indicar paso a paso cómo domiciliar tus facturas

En otras palabras, si sigues leyendo este artículo aprenderás:

¿Qué se entiende por domiciliación de un pago? 

Antes de explicar cómo realizar la domiciliación de pagos, vamos a definir en qué consiste este proceso:

La domiciliación de un pago consiste en autorizar a tu banco el cargo automático de cierta cantidad económica a tu tarjeta de crédito, de débito o cuenta de cheques de manera periódica y recurrente de los servicios que utilizas, por ejemplo: el agua, la luz, el gas, el teléfono móvil, etc.

Se trata de un servicio muy práctico, puesto que, al realizarse el cobro de manera automática, el usuario no tiene que intervenir en las transacciones, lo que supone una verdadera despreocupación. 

¿Cómo domiciliar el pago de tus facturas?

Para domiciliar el pago de tus facturas tienes dos opciones:

  1. Acudir al banco. Si eliges esta vía, tendrás que cumplimentar un documento llamado “Formato para solicitar la Domiciliación”. Una vez entregado, tu banco ya podrá avisar a la empresa o institución que remitirá el cobro. Ten en cuenta que el banco únicamente permitirá realizar este trámite al titular de la cuenta. 
  2. Solicitar la domiciliación de recibos a tu prestador de servicios, es decir, a la compañía que emite el pago. En este caso también tendrás que rellenar y entregar el documento mencionado en el punto anterior y será la empresa la que deberá solicitar el cobro a tu banco

Las dos opciones anteriores sirven para los casos en los que se desea realizar un pago domiciliado. Sin embargo, si lo que te interesa es domiciliar el cobro de tus servicios a un cliente, tendrás que: 

  1. Solicitar el mandato SEPA a tu cliente (en nuestro artículo: ¿Qué es y cómo se hace la domiciliación bancaria? te explicamos con todo detalle de qué se trata).
  2. Enviar el mandato al banco del cliente para que pueda realizar los pagos.
  3. Empezar a recibir los pagos de tus clientes según la cantidad, la fecha y la periodicidad acordados.

❗️DATO CLAVE: El documento que se necesita para realizar este trámite se conoce como orden de domiciliación bancaria.

¿Qué se necesita para domiciliar un pago?

Como es lógico, para poder domiciliar un pago es necesario que dispongas de una cuenta bancaria, de cheques o de una tarjeta de crédito o de débito en un banco. 

Además, tendrás que indicar:

  • El NIF (o CIF) del titular del pago, es decir, del titular de la cuenta bancaria en la que deseas domiciliar las facturas, y también sus datos personales: nombre, apellidos y dirección.
  • El IBAN, acrónimo de International Bank Account Number, lo que en español traduciríamos como número de cuenta bancaria internacional. Se trata de un código bancario formado por 4 caracteres iniciales (el código del país y el código de control) que sirve para identificar la cuenta corriente
  • Si el pago se quiere llevar a cabo fuera de la Unión Europea, con el IBAN no será suficiente; también necesitarás el BIC, esto es, un código internacional alfanumérico de 8 caracteres que se utiliza para identificar el banco.

Ahora bien, si eres tú quién va a realizar la orden de domiciliación como acreedor, es decir, la persona que recibirá el dinero, tendrás que asegurarte de que el mandato SEPA contenga la siguiente información:

  • Nombre, identificación y dirección del acreedor.
  • Nombre y dirección del cliente.
  • IBAN de la cuenta del cliente.
  • Código de la entidad.
  • Tipo de pago (recurrente o único).
  • Lugar y fecha.
  • Firma.

Cuando lo tengas listo, tendrás que enviárselo al banco de tu cliente para poder empezar a recibir los pagos. 

🔗 Ampliar información: Si quieres saber qué es y cómo hacer un pago periódico consulta el siguiente artículo sobre el pago recurrente SEPA.

Ventajas de la domiciliación de facturas 

Las ventajas de la domiciliación de facturas son múltiples, aquí te dejamos las más importantes:

  • Se trata de un servicio totalmente gratuito, para ambas partes. 
  • Puedes despreocuparte por completo de tus pagos (o de tus cobros si eres tú el prestador de servicios), ya que te ofrece la tranquilidad de saber que siempre pagarás (o cobrarás) de manera automática y puntualmente.
  • Te evita el desplazamiento al banco y las posteriores colas.
  • Te proporciona un control total sobre los pagos (o cobros) que realizas, puesto que todas las operaciones se verán reflejadas en tu cuenta.
  • Te ofrece seguridad, ya que con este sistema siempre queda constancia de quién es el pagador de la factura. 

En definitiva, la domiciliación bancaria es un servicio muy cómodo y práctico que te hará ahorrar tiempo y te evitará muchos quebraderos de cabeza