¿Sabes cual es el estado de rentabilidad de tu empresa?  En este post te explicaremos dos ratios que te ayudarán a medir la eficiencia de tu empresa en la utilización de activos, en relación con los gastos.

Un gestor certificado de Quipu te ayuda a calcular el ROA y el ROE
Calcular

¿Qué es el ROA?

Es una ratio que nos indica la rentabilidad sobre los activos (Return On Assets), también llamado ROI (rentabilidad sobre las inversiones). Este indicador, es fundamental, porque calcula la rentabilidad total de los activos de la empresa, es decir, es una ratio de rendimiento. Generalmente, para poder valorar una empresa como “rentable”, el ROA debe superar el 5%.

Otro punto muy importante de esta ratio, es el valor que le dan los bancos. Las entidades financieras, utilizan el ROA para determinar la viabilidad de la empresa y, de esta forma, decidir si les conceden un préstamo. Básicamente utilizan la siguiente formula:

ROA >Tipo de interés

Por tanto, el ROA valora la competencia de los activos de una empresa, para producir renta por ellos mismos.  

¿Cómo se calcula el ROA?

El ROA, se calcula  dividiendo los ingresos (obtenidos en un determinado periodo de tiempo) entre los activos totales y multiplicado por 100. El beneficio que se utiliza para calcular el ROI (Return On Assets), debe ser el obtenido antes de incluir los gastos financieros y fiscales. Es decir, el EBITDA.

Una de las razones por las que se suele valorar más esta ratio respecto al ROE, es porque, no tiene en cuenta la forma en que se financian los activos (por cuenta propia o a través de terceros). De esta forma obtenemos el valor de la rentabilidad de la empresa, sin tener en cuenta factores que nos pueden confundir.

Ejemplo: en el año 2014, la compañía MC Enterprise S.A, tiene un activo total de 10 millones de euros. Durante ese año, consigue 2 millones de beneficio. Por tanto, el ROA será:

ROA (2016)= 2 .000. 000€ / 10.000. 000€ x 100 = 20% 

¿Qué es el ROE?

Es una ratio que mide la rentabilidad de la compañía sobre sus fondos propios, es decir, mide la relación entre el beneficio neto de la empresa y su cifra de fondos propios.

Esta ratio es de gran importancia, ya que, da una información fundamental para los inversores. El calculo del ROE de una compañía, nos indica la capacidad de esa empresa para generar beneficio para sus accionistas. Es decir, es el indicador que mide el rendimiento que logra el inversor, del capital que ha invertido en una determinada empresa. De esta forma, el inversor puede tener toda la información para analizar la viabilidad de su inversión en esa empresa, y por consiguiente, incluso aumentar su inversión.

Para poder indicar que una empresa esta en un nivel optimo, basándonos en esta ratio, el ROE debe ser superior a la rentabilidad mínima que exige el accionista.

Por tanto, el ROE, se podría decir, que es un indicador que mide la eficiencia de una sociedad. Es decir, la cantidad de beneficio que puede ofrecer con los recursos que dispone. Es bastante útil, también, para comprar empresas del mismo sector, y poder elegir la más rentable para invertir.

¿Cómo se calcula el ROE?

Ésta ratio, que calcula la rentabilidad financiera, se calcula dividiendo los beneficios netos entre los fondos propios medios.

Ejemplo: en el año 2014, la empresa MC Enterprise S.A, tiene unos fondos propios medios de 500.000 euros. Ese mismo año, obtiene un beneficio neto de 100.000 euros. Por tanto, su ROE será: 

ROE (2014)= 100.000€ / 500.000€ = x 100= 20%  

Es importante tener en cuenta, que si al siguiente año aumentan los beneficios (150.000€) y, se realiza una ampliación de capital (1.000.000€), el ROE se verá modificado: 

ROE (2015)= 150.000€ / 1.000.000€ x 100= 15% 

Como podemos observar, en este caso, el ROE tiene un porcentaje menor, aunque es debido a dos situaciones beneficiosas para la empresa. Por tanto, hay que tener cuidado a la hora de valorar este indicador.

Con Quipu tendrás los datos de tu negocio en tiempo real
Probar

¿ROE o ROA?

Es una pregunta habitual a la hora de poder medir la rentabilidad de una empresa. Ya que las dos ratios destacan por su importancia. Pero sin duda, a la hora de mirar de forma general que indicador nos aporta más valor sobre este ámbito, el mejor posicionado es el ROA.

El ROE, tiene una gran déficit ya que pasa por alto el ratio de endeudamiento. Mientras que el ROA, se centra en la rentabilidad de los activos de la empresa, que nos muestran una visión general de la empresa, ya que no tiene en cuenta las fuentes de financiamiento.

La realidad es que, lo ideal, es calcular las dos ratios ya que se suelen comparar para poder ver la situación real de rentabilidad de la empresa. La comparación de los dos indicadores, nos determinará la estructura financiera ideal para el crecimiento de la empresa. La diferencia entre las dos ratios se le llama “efecto apalancamiento”; que puede ser:

  • Positivo: cuando el ROE es superior al ROA. Es decir, que parte del activo se ha financiado con deuda y, de esta forma, ha crecido la rentabilidad financiera.
  • Nulo: cuando las dos ratios coinciden. Es el estado ideal, ya que no existe deuda en la empresa; todos los activos se financian con fondos propios.
  • Negativo: cuando el ROE es inferior al ROA. Esto indica que, el coste medio de la deuda es superior a la rentabilidad económica.

 

Jesús Galvan
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos.