El EBITDA (del inglés, Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization), a pesar de no ser parte intrínseca de los resultados de una empresa, es uno de los indicadores más importantes a la hora de analizar la capacidad de generar beneficios de esta.

Es crucial, precisamente, porque representa el beneficio obtenido a partir de su actividad productiva y antes de restar los gastos financieros, que son, como el propio nombre del concepto indica, los intereses de deuda, los impuestos, las amortizaciones y las deprecaciones.

Es decir, expresa el beneficio bruto de explotación, cuya cifra es útil, principalmente, para determinar si un proyecto puede llegar a ser rentable o no.

¿Cómo indica el EBITDA si un proyecto es o no rentable? Cuando el resultado de su cálculo es positivo, el proyecto es, en principio, rentable (aunque solo en la teoría, ya que la gestión del mismo será la que realmente determine su viabilidad). Sin embargo, si el EBITDA de un proyecto es negativo, no habrá nada más que hablar: no debería realizarse por la salud económica de la empresa.

Dicho en pocas palabras, el EBITDA muestra cuánto puede generar un proyecto, pero el hecho de que sea verdaderamente rentable dependerá de cómo lo financie la empresa y otras consideraciones como la fiscalidad, la depreciación y amortización.  

Un gestor certificado de Quipu presenta los estados financieros de tu empresa
Ver mis estados financieros

¿Por qué se calcula el EBITDA?

El EBITDA no asegura completamente que un proyecto vaya a ser verdaderamente rentable, solamente indica si puede llegar a serlo o no. Entonces, ¿por qué es útil para las empresas?

No cuenta con la subjetividad de la dotación de provisiones

Al no depender de los gastos financieros, el EBITDA muestra si el motor de una empresa funciona más allá de cómo se financie.

Anula el impacto de los impuestos

Según el sector en el que se encuentre la empresa y el país desde el que realice sus operaciones, los impuestos pueden ser unos u otros. El poder adaptarse a la regulación fiscal es una consideración más importante para la financiación de una empresa que para la operación de esta.

Descubre los informes de pérdidas y ganancias que te brinda Quipu
Ver mis informes

Proporciona un análisis objetivo

El EBITDA permite a una empresa saber cuál es el flujo de dinero del que dispone. Es decir, indica la solvencia de la empresa y la cantidad de dinero que le queda para pagar sus deudas. Proporciona una imagen más fiel de lo que la empresa gana o pierde a partir de la mera actividad, y esto supone una mejor aproximación a la viabilidad de cualquier proyecto y, además, de la propia empresa.

También permite comparar su resultado con la deuda pendiente, para saber si se podrá hacer frente a ella.

Te permite comparar tu empresa con otras

Si despojamos de toda la aleatoriedad de los gastos financieros el resultado de una empresa, estamos mostrando la capacidad de generar beneficios más objetiva. Sin depender del contexto, es mucho más fácil comparar una empresa con otra; sus datos históricos, su salud y su vitalidad. ¿Por qué? Porque el resultado del EBITDA no está afectado por todo aquello que diferencia a unas empresas de otras (los impuestos de cada país, los costes de amortización, etc.).

Eso sí, esto sería un simple análisis superfluo (para comparar bien dos o más empresas y tener una idea más fidedigna de estas hay que fijarse en la calidad de las ganancias).

¿Para qué no sirve el EBITDA?

Lo mejor del EBITDA es lo sencillo que es su cálculo, y lo bien que representa la capacidad de producción de cada empresa. Sin embargo, no puede hacerse una mala interpretación de sus resultados, ya que el éxito o fracaso de una empresa depende de muchos otros factores. Dicho esto, ¿qué es lo que el EBITDA no puede hacer?

Medir la liquidez de la empresa

Uno de los mayores consejos a tener en cuenta cuando se interprete el EBITDA es el de no sustituirlo por el flujo de caja. Al excluir los gastos financieros, no es una “cifra real” de liquidez, ya que la liquidez final dependerá de las circunstancias de cada empresa (que es, precisamente, con lo que no cuenta el EBITDA). Es decir, que es un mero indicador de solvencia que debe interpretarse siendo conscientes de que no se han contado algunos gastos y salidas de tesorería que se van a tener que realizar.

¿Quieres saber cual es tu EBITDA?
Pedir informe

Tener en cuenta todas las variables

Cuando se eliminan las amortizaciones se deja de tener en cuenta cualquier inversión que la empresa haya realizado, y al no tener en cuenta el endeudamiento de la empresa se corre el riesgo de obtener un resultado del EBITDA positivo meramente por el grado elevado de apalancamiento. Si esto ocurre, puede que el EBITDA indique una capacidad de obtener beneficios que no es real. Tampoco considera los intereses de la deuda, de manera que no puede medir la calidad de las entradas y salidas de tesorería.

En resumen, el cálculo del EBITDA es una idea simple de lo que podría llegar a generar un proyecto, pero para determinar su viabilidad real y factible, deben tenerse en consideración otros aspectos que afectan a la empresa y a su liquidez al final de cada ejercicio.

Aprende a calcular el EBITDA

Para saber calcular el EBITDA debemos conocer el EBIT. El EBIT (del inglés, Earning Before Interest and Taxes) es el beneficio bruto antes de intereses e impuestos. Entonces, para conocer el EBITDA de una empresa hay que empezar a calcular el EBIT de esta manera:

EBIT= Ventas – Costes – Gastos de operación

Una vez tengamos el cálculo del EBIT, deberemos coger su resultado y hacer la fórmula del EBITDA:

EBITDA= EBIT + Gastos de depreciación + Gastos de amortización

En definitiva, el EBITDA es el resultado más puro de la empresa, y aquello que indica su capacidad de generar beneficios a partir de su actividad productiva y sin tener en cuenta sus circunstancias. Por este motivo, hay que tener cuidado de no confundir este indicador con la situación financiera real de una empresa; es una mera interpretación de la posibilidad de un proyecto de generar liquidez, nada más. Lo más sabio es, entonces, comparar este indicador con otros (las ventas o el valor de la empresa).

Un gestor certificado de Quipu presenta los estados financieros de tu empresa
Pedir gestor
Judith de Quipu
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos. Actualmente estudiando un Máster en buscadores.