¿Qué prestaciones de la Seguridad Social tiene un trabajador autónomo?

Nuestro tema de hoy tiene que ver con las prestaciones públicas que puede percibir un autónomo si se encuentra en una situación de baja, su cobertura sanitaria, entre otras prestaciones posibles.

En definitiva, las coberturas que tiene todo trabajador por cotizar y que, en caso de tratarse de trabajador por cuenta ajena (empleado de empresa), gozará con normalidad. El caso de los autónomos siempre es relativamente diferente, así que a continuación explicaremos paso a paso cuáles son las prestaciones que puede disfrutar un autónomo.

Leyendo el siguiente artículo podrás conocer en detalle:

  • Requisitos para tener cobertura de la Seguridad Social.
  • Cuales son las coberturas posibles para un autónomo.
  • Una a una todas las prestaciones para autónomos.
  • Meses de cotización y duración de las prestaciones.

Patricio Diedrichs

En Quipu somos especialistas en materia fiscal contable y tributaria y buscamos explicar estos temas con un lenguaje más cercano y apetecible. Ademas, desarrollamos soluciones de tecnología creando un software de gestión administrativa para pymes y autónomos que te hace la vida más simple.


Requisitos para tener cobertura de la Seguridad Social

En primer lugar, los trabajadores por cuenta propia han de estar dados de alta en el Régimen de Trabajadores Autónomos (RETA). Por otro lado, también es necesario estar al corriente de pago de las cuotas de autónomos.

Las cotizaciones de los autónomos a la Seguridad Social marcan las cuantías que percibirán estos en cualquiera de las situaciones por las que se puede percibir una prestación. Dicho de otra forma, a diferencia de los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos deciden cuál será su base de cotización y, por ende, cuáles serán sus coberturas.

Para disfrutar de todas las coberturas que veremos a continuación –cada una con un tipo de cotización diferente-, el autónomo debe abonar un mínimo del 30% de la base de cotización. En 2021, la base de cotización mínima es de 944,40 euros, lo que supone unas cuotas mensuales de 286 euros al mes.

💡  Puedes saber más sobre las bases de cotización en este artículo. Además, debes saber que, a partir del año 2023, las bases de cotización serán por ingresos reales y no por tramos de cotización como hasta ahora.

¿Cuáles son las prestaciones de la Seguridad Social para un autónomo?

Por lo tanto, en función de su cotización mensual, un trabajador dado de alta como autónomo tendrá derecho a percibir las siguientes prestaciones, que responden a circunstancias concretas:

  1. Asistencia sanitaria para autónomos
  2. Prestación por cese de actividad para autónomos
  3. Prestación por incapacidad temporal
  4. Prestación por incapacidad permanente
  5. Prestación por maternidad o paternidad
  6. Prestación por riesgo durante el embarazo o la lactancia
  7. Prestación por lesiones permanentes no invalidantes
  8. Prestación por jubilación o pensión de jubilación
  9. Prestaciones de muerte y supervivencia, y prestaciones familiares
  10. Prestaciones de seguro escolar

Gestionamos tu alta de autónomo por 59€.

Descubre una nueva forma de ser autónomo y tener tu facturación e impuestos solucionado.

  Darme de Alta 

Asistencia sanitaria para autónomos

Los trabajadores autónomos reciben asistencia sanitaria de igual forma que un trabajador por cuenta ajena puede disfrutar de los servicios asistenciales del Servicio Nacional de Salud (SNS) tanto en su cartera común básica como en la suplementaria y los servicios accesorios. Esto supone aquellos servicios cubiertos en su totalidad por financiación pública y aquellos en los que el usuario debe añadir una aportación personal económica.

Para disfrutar de esta asistencia sanitaria, el autónomo debe estar afiliado a la Seguridad Social y en situación de alta en el RETA (como comentamos anteriormente). También es el caso de los trabajadores autónomos que ya se encuentren en condición de pensionista o en el caso de otras prestaciones periódicas, como puede ser la de cese de actividad (subsidio por desempleo).

Prestación por cese de actividad

Esta prestación por cese de actividad es la cobertura de la Seguridad Social para el autónomo que se equipara a la prestación por desempleo en los trabajadores por cuenta ajena. Por eso también se conoce como el “paro del autónomo”.

Esta prestación por desempleo para el trabajador por cuenta propia es de obligada cotización desde el 1 de enero de 2019, ya que antes era opcional con matices. Está incluida en la cuota que el trabajador paga cada mes, con un tipo de cotización del 0,70 % de la base de cotización elegida.

❗️ DATO CLAVE:  Para optar a esta prestación, el autónomo debe haber cotizado al menos 12 meses y debe justificar los motivos por los que debe cesar su actividad. El periodo que le corresponde al autónomo para disfrutar de la prestación se calcula en función de los periodos que ha cotizado.

Duración del paro según los meses cotizados.

MESES COTIZADOS        DURACIÓN DE LA PRESTACIÓN

De 12 a 17 meses      >       4 meses

De 18 a 23 meses      >      6 meses

De 24 a 29 meses      >      8 meses

De 30 a 35 meses      >      10 meses

De 36 a 42 meses     >       12 meses

De 43 a 47 meses     >       16 meses

Con 48 meses           >        24 meses

Prestación por incapacidad temporal

Aquí hablamos de un subsidio que está destinado a cubrir las pérdidas originadas por una enfermedad o accidente que le impiden trabajar, temporalmente, al autónomo. Ese cese de actividad para el trabajador, que requiere asistencia sanitaria de la Seguridad Social, generará una prestación por incapacidad temporal que varía en cuantía en función de la situación:

  • Si hablamos de enfermedades comunes y accidentes no laborales, la cuantía a percibir será del 60 % de la base reguladora desde el cuarto día de la baja hasta el vigésimo, inclusive, y del 75 % desde vigésimo primer día, en adelante.
  • En el caso de una enfermedad profesional o accidente del trabajo, la prestación por incapacidad temporal será del 75 % de la base reguladora desde el siguiente día al de la baja.

Prestación por incapacidad permanente

De la misma forma, nos encontramos ante el caso de que el trabajador autónomo haya sufrido una enfermedad o accidente que le impiden trabajar, de forma permanente. Esta pensión puede llegar a ser vitalicia y existen cuatro tipos: permanente parcial, permanente total, gran invalidez y permanente absoluta. La pensión recibida por el autónomo variará también en función de tres factores: si tiene un cónyuge al cargo, si no tiene cónyuge o si el cónyuge no está al cargo.

Prestación por maternidad o paternidad

Igual que avisamos al principio, la mayoría de prestaciones de las que disfrutar un trabajador por cuenta ajena las puede disfrutar un autónomo. Y el requisito básico es estar dado de alta en el RETA y estar al corriente de los pagos. Este es el caso también de la prestación por maternidad o paternidad.

Pese a que en los años anteriores se diferenciaba entre el permiso de maternidad y el de paternidad, ahora están equiparados: en 2021, tanto los padres como las madres pueden gozar de 16 semanas, o 112 días, de prestación y baja por maternidad o paternidad.

La baja da comienzo para ambos en el mismo día de la hospitalización de la madre y debe ser notificado el nacimiento a la administración en un plazo máximo de 15 días después del nacimiento del bebé.

La prestación por maternidad o paternidad para el autónomo es del 100 % de la base reguladora y, para calcularlo, se tienen en cuenta los seis meses previos al día que se cursa la baja.

Prestación por riesgo durante el embarazo o la lactancia

En el caso de que una mujer autónoma embarazada sufra una situación en la que su actividad por cuenta propia pueda influir negativamente en su salud o en la del feto, puede optar a una baja y una cobertura por riesgo durante el embarazo o lactancia. Esta, como su nombre indica, también puede extenderse al periodo de la lactancia.

De nuevo hablamos de una prestación para la trabajadora autónoma del 100 % de la base reguladora, determinada por la base de cotización. Además, estará bonificada al 100 % también la cuota de autónomos, de la que la trabajadora estará exenta de su pago en el plazo que dure esta baja.

Prestación por lesiones permanentes no invalidantes

También están contempladas por la Seguridad Social las situaciones en las que el autónomo sufra una lesión, mutilación o deformidad, causadas por enfermedades laborales o accidentes de trabajo. Esta prestación por lesiones permanentes no invalidantes, en su propio nombre indica que cualquiera de estas afecciones sufridas por el autónomo son de carácter permanente, pero no le impiden trabajar, seguir desarrollando su actividad profesional.

La cuantía varía según si el autónomo pertenece al Régimen General o a Regímenes Especiales, así como por la disminución física que le suponga al autónomo (recogidas en el baremo a tal efecto, como señala la Seguridad Social). La cuantía de la indemnización por esta prestación por lesiones permanentes no invalidantes se concede una sola vez.

Prestación por jubilación o pensión de jubilación

Esta prestación tiene por objetivo cubrir la pérdida de ingresos que sufre un trabajador llegada la edad de jubilación, poniendo fin a su vida laboral. Puedes conocer toda la información al respecto en nuestro guía sobre la jubilación del autónomo.

Prestaciones de muerte y supervivencia, y prestaciones familiares

Las prestaciones por muerte y supervivencia están destinadas a compensar la situación de necesidad económica que produce, para determinadas personas, el fallecimiento de otras. Hablamos, por ejemplo, de pensiones de viudedad, auxilios por defunción o pensiones en favor de familiares. Puedes saber más en la página de la Seguridad Social destinada a este caso.

Las prestaciones familiares están destinadas a cubrir la situación de necesidad económica o de exceso de gastos que produce, para determinadas personas, la existencia de responsabilidades familiares y el nacimiento o adopción de hijos en determinados casos. Más información aquí.

Prestaciones de seguro escolar

Es un seguro que protege a los estudiantes, menores de 28 años, que cursen estudios oficiales desde 3º de Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.), hasta el final del tercer ciclo universitario, mediante prestaciones sanitarias y económicas, en caso de enfermedad, accidente escolar e infortunio familiar (fallecimiento del cabeza de familia o ruina familiar).

Esperamos que este artículo les haya sido de utilidad. Cualquier duda o consulta sobre prestaciones para autónomos podéis asesorarte con nuestros expertos en fiscalidad.


Redactado por David Fernandez Day

Deja un comentario

facturacion autonomos

You have Successfully Subscribed!