¿Todas las operaciones deben tener IVA? ¿Sabes que tratamiento fiscal tienen las que no están sujetas? 

En este post te explicamos las operaciones que no están sujetas a IVA y cómo tratarlas fiscalmente.

Un gestor certificado de Quipu te ayuda a presentar tus impuestos
Conocer Quipu

¿Qué es el IVA? 

El IVA es un tributo indirecto con el que todas las empresas deben estar familiarizadas. Este impuesto es algo complicado de entender, ya que puede afectar de diferentes formas a las actividades de tu negocio.

Por eso, es muy importante saber que tipo de IVA le toca a la actividad económica que hace nuestra empresa, para poder cumplir con las obligaciones fiscales correctamente. Si quieres tener más información sobre este impuesto, puedes encontrarla en este post

Aunque lo habitual es que todas las actividades económicas de las empresas lleven incluido el IVA, existen dos grupos de que tienen un tratamiento especial: 

  • Las exentas de IVA: que son aquellas actividades que acostumbran a llevar el impuesto, pero que si cumplen unas condiciones especiales quedan liberadas.  
  • Las no sujetas a IVA: que son las que vamos a explicaremos en este post.

Es importante tener clara esta diferencia, ya que es fácil tener errores con estos dos grupos. Por eso, vamos a ver las actividades específicas que no están sujetas a IVA.  

¿Qué son las operaciones no sujetas a IVA?

Este tipo de operaciones tienen la gran ventaja de que nunca se les aplica el IVA. Es importante conocerlas por el tratamiento fiscal que hay que darles y sobre todo por los errores habituales que se suelen cometer.

Las actividades que no están sujetas a IVA están indicadas en el artículo 7 de la Ley del IVA. Vamos a explicarlas y a ver algún ejemplo de cada una:

  • La transmisión de un conjunto de elementos de la empresa  que por sí solos pueden tener una unidad económica independiente, con la que se puede realizar una actividad profesional o empresarial. Este supuesto se refiere, a cuando una empresa decide vender, por ejemplo, uno de los negocios a los que se dedica. Imaginemos que una empresa vende camisetas, pantalones, camisas. Y decide vender la fábrica que sólo se dedica hacer camisetas. Este acto no llevaría IVA, ya que cumple las condiciones que dice este supuesto: elemento de la empresa, que pueda tener una unidad económica independiente para una actividad profesional.  
  • Las entregas gratuitas de muestras con fines promocionales. Por ejemplo: las muestras de colonias que se incluyen en las revistas. En este caso se está cediendo un producto (la colonia) a otra empresa (la revista) pero es algo que no tiene valor comercial, y simplemente, es para que se pueda promocionar.  
  • Los servicios que se hacen de forma gratuita para promocionar las actividades de la empresa. Por ejemplo: un sitio de spa que regala vales de 15 minutos de masaje en su centro. Estaríamos ante el mismo supuesto que con los productos pero en este caso con los servicios. 
  • Cuando se entregan objetos o documentos sin dar ninguna contraprestación, y con fines publicitarios. Por ejemplo: cuando se regalan boligrafos con el logo de la empresa. En este caso hay que tener cuidado con el valor del objeto, ya que la Ley nos dice que no puede ser superior a 90 euros.
  • Un supuesto muy básico, pero que también indica la Ley, es del trabajador de una empresa que presta servicios en la misma. Su nómina, como bien sabemos, tampoco tendrá incluido el IVA. 
  • Los servicios que se realizan en las cooperativas de trabajos tampoco estarán sujetos al IVA. En este supuesto, tampoco tendrán IVA las actividades que haga una cooperativa en otra cooperativa. 
  • Determinadas operaciones de autoconsumo. Por ejemplo: una tienda de ropa que le da a su empleado camisetas y pantalones para vestir en la tienda.  
  • Los productos y servicios que recibimos directamente de un ente público. En este caso hay que revisar la Ley porque hay una serie de actividades que las realizan empresas privadas o semipúblicas y por tanto sí que tiene IVA. Un ejemplo de esta actividad sería la que prestan los basureros en la recogida de basuras, ya que esta actividad se paga a través de los tributos. 
  • Las operaciones que realizan las comunidades de regantes. Por ejemplo la actividad que tiene que ver con el aprovechamiento de las aguas. 
  • El último supuesto se refiere a cuando damos dinero a título de contraprestación o pago. Un buen ejemplo sería cuando sacamos dinero de un banco o pagamos un préstamo. Estas dos acciones nunca llevarían IVA. 

Ahora que ya sabemos las operaciones que no están sujetas al IVA, vamos a ver cuál es su tratamiento fiscal. 

Con Quipu tendrás el estado financiero de tu negocio siempre actualizado
Conocenos

¿Tratamiento fiscal de las actividades no sujetas a IVA?

Hay que tener en cuenta que todas estas actividades deben llevar una factura asociada. Aunque esta factura tendrá un contenido especial, ya que incluirá un apartado que indique “operación no sujeta a IVA”. Es importante este apartado para tener bien ordenada y marcada tu contabilidad como indica la ley. 

Las facturas de estas actividades no se tendrán que incluir en el modelo 303, ya que en este modelo recoge la liquidación trimestral del IVA, y no tendría sentido incluir estas operaciones que no llevan este impuesto. Si quieres saber cómo rellenar correctamente este modelo, visita este post .

Donde sí habrá que incluirlo es en el modelo 347. Este es uno de los modelos habituales que deben presentar todos los empresarios, siempre que hagan actividades con terceros que superen los 3 mil euros durante todo el ejercicio. Independientemente del tema del IVA. 

Jesús Galván
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos.