Blog » Impuesto Sociedades » ¿Cómo calcular el Impuesto de Sociedades?

¿Cómo calcular el Impuesto de Sociedades?

Actualizado:

Las personas jurídicas, e incluso las entidades sin personalidad jurídica, también tienen la consideración de obligados tributario. En consecuencia, han pagar impuestos por las rentas que obtengan a través de la actividad que llevan a cabo. En su caso, esto lo hacen a través del Impuesto de Sociedades. Por eso, para ellas es importante saber cómo calcular el Impuesto de Sociedades.

Conocer los fundamentos básicos del cálculo de este impuesto resulta esencial para declararlo correctamente y para ahorrar.

En este artículo aprenderás:

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

La Constitución reconoce muchos derechos a los ciudadanos y, a cambio, establece un número notablemente menor de obligaciones. Sin embargo, nos impone una tan esencial como el deber de contribuir al sostenimiento del gasto público, y todos cumplimos con esta obligación a través del pago de tributos.

Las personas jurídicas y ciertas entidades sin personalidad jurídica no se libran de esta obligación. Si llevan a cabo una actividad que implica la obtención de rentas, deben tributar por ellas.

De esta forma, definimos el Impuesto de Sociedades (IS) como el tributo que grava la obtención de rentas por parte de las personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica.

Luego veremos qué, cuando se trata de cómo calcular el Impuesto de Sociedades, no se paga en base a todo lo ganado durante el ejercicio fiscal, sino que se pueden aplicar deducciones que hacen disminuir la cuantía a ingresar en la Agencia Tributaria.

Consultoría gratuita para ahorrar en tu Impuesto de Sociedades

Solicita una sesión de consultoría individual con un asesor fiscal especializado y descubre las 7 claves que pueden ayudarte a ahorrar en el impuesto sobre sociedades.

Tipos del Impuesto de Sociedades

El gravamen que se aplica sobre la base imponible depende de factores como el tipo de sociedad que tenga la consideración de obligada tributaria y de la cifra de ventas que haya obtenido durante el ejercicio fiscal.

Puedes verlo más claro en la siguiente tabla:

Tipo de sociedadCifra de ventas (€)Base Imponible (€)Tipo de gravamen
GeneralHasta 1.000.00023%
GeneralMás de 1.000.00025%
Emergentes (startups)Indiferente15%
Nueva creaciónIndiferente0 a 300.000015%
Nueva creaciónIndiferenteMás de 300.00020%
PatrimonialIndiferente25%
Cooperativas fiscalmente protegidasIndiferente20%
Entidades sin fines lucrativosIndiferente10%
Sociedades y fondos de inversión y fondos de activos bancariosIndiferente1%
Entidades de créditoIndiferente30%

Pasos para calcular el Impuesto de Sociedades

Para llevar a cabo el cálculo primero debemos conocer el resultado contable de la sociedad, a fin de determinar la base imponible sobre la que luego aplicaremos el tipo de gravamen.

1. Cálculo de la base imponible

Según la Ley del Impuesto de Sociedades (LIS) la base imponible se compone del importe de la renta obtenida por el obligado tributario en el período impositivo en cuestión minorada por la compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores.

Es decir, que si en el ejercicio anterior la empresa tuvo pérdidas y no pudo deducirse todas ellas, puede hacerlo en el siguiente ejercicio.

Para determinar la base imponible se pueden aplicar tres sistemas:

  • Estimación directa: se calcula la base corrigiendo el resultado contable determinado conforme a la normativa mercantil, a través de los criterios establecidos en la propia LIS.
  • Estimación objetiva: solo puede aplicarse cuando lo determine expresamente la Ley. En este caso, se calcula la base imponible atendiendo a signos, índices o módulos aplicables al sector de actividad de que se trate.
  • Estimación indirecta: tiene carácter subsidiario y solo se aplica cuando no sea posible determinar la base imponible por los métodos anteriores.

Además, para terminar de ajustar la base imponible, tenemos que corregir el resultado contable mediante las diferencias temporales o permanentes. Lo que hacemos es amoldar el resultado contable a la normativa del impuesto. Esto es necesario porque no todos los gastos que se pueden descontar en materia contable se pueden desgravar en el plano fiscal. E incluso aquellos que se pueden desgravar, quizá no puedan desgravarse dentro del mismo período. De ahí la aplicación de diferencias temporales y permanentes.

Aunque esto parece complejo, en la práctica nos basta con seguir esta sencilla fórmula:

Al resultado contable de la empresa le sumamos o restamos (según corresponda) las diferencias permanentes y las diferencias temporales. Después, si procede, aplicamos la compensación de bases imponibles negativas que hayan quedado pendientes en ejercicios anteriores. Lo que obtenemos a cambio es la base imponible que vamos a emplear para calcular sobre ella el importe del IS.

2. Tipo de gravamen

Determinada la base imponible, aplicamos sobre la misma el tipo impositivo que corresponda en cada caso.

Para saber qué tipo hay que aplicar, hay que prestar atención al tipo de entidad que tiene la condición de obligada tributaria, a su cifra de ventas y a la base imponible.

Como hemos visto en la tabla anterior, el gravamen de este impuesto puede llegar a ser de hasta el 30%.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre el tipo reducido en el Impuesto de Sociedades te recomendamos que leas nuestro artículo específico.

3. Cuota íntegra

Al aplicar a la base imponible el tipo de gravamen, obtenemos lo que se conoce como cuota íntegra. Pero esto no es lo que hay que pagar, porque todavía hay que hacer algunos ajustes más.

4. Cuota líquida

Determinada la base imponible, aplicamos sobre la misma el tipo impositivo que corresponda en cada caso.

Para saber qué tipo hay que aplicar, hay que prestar atención al tipo de entidad que tiene la condición de obligada tributaria, a su cifra de ventas y a la base imponible.

Como hemos visto en la tabla anterior, el gravamen de este impuesto puede llegar a ser de hasta el 30%.

5. Cuota diferencial

De la cota líquida deducimos las retenciones y pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades que ya ha realizado el obligado tributario, y el resultado es lo que le corresponde pagar por este tributo.

No obstante, el resultado puede ser a devolver, si el importe de las retenciones soportadas y de los pagos a cuenta realizados supera el importe de la cuota líquida.

Este esquema puede ayudarte a entender los pasos básicos para el cálculo del Impuesto de Sociedades:

BASE IMPONIBLE
x tipo de gravamen
=
CUOTA ÍNTEGRA
(-) Deducciones
(-) Bonificaciones
=
CUOTA LÍQUIDA
(-) Retenciones por rendimientos del capital mobiliario
(-) Pagos fraccionados
=
Cantidad a ingresar o a devolver

💡 Descubre una nueva forma de gestionar tu negocio

Con el programa de facturación de Quipu conseguirás:

✅ Tener tus ingresos y gastos al día: Tus facturas emitidas y recibidas estarán siempre actualizadas con la información de los cobros y pagos que hayas realizado.

✅ Deducir todos tus gastos: Escanea tus tickets y facturas con solo una foto y Quipu los digitalizará y procesará para que puedas ahorrar en tus impuestos.

✅ Solucionar problemas de liquidez: Controla el estado de tus facturas y anticipa los cobros y pagos futuros para evitar problemas de caja e impagos.

📹 Descúbrelo en solo 3 minutos

Ejemplo de cálculo del Impuesto de Sociedades

La entidad mercantil AAAA es una startup que inició su actividad en 2022 y cerró su ejercicio de 2023 con un beneficio contable de 200.000 euros.

Tributa por el IS a través del método de estimación directa, por lo que corrige su resultado contable siguiendo los criterios de la LIS, de lo que resulta un resultado contable ajustado de 220.000 euros que constituyen su base imponible.

Sobre ella aplicamos el tipo de gravamen. Tratándose de una startup este es un 15%, por lo que la cuota íntegra de esta entidad para este ejercicio del IS asciende a 33.000 euros.

A esta le puede aplicar deducciones y bonificaciones por valor de 17.000 euros, lo que lleva su cuota líquida a un total de 16.000 euros. Además, esta entidad ha abonado ya 7.000 euros en concepto de pagos a cuenta del IS. Descontando esa cifra de la cuota líquida obtenemos la cuota diferencial, que asciende a 9.000 euros. Es decir, que lo que le corresponde pagar a esta startup en la declaración anual de su Impuesto de Sociedades son 9.000 euros.

Esperamos que este artículo y nuestro ejemplo te hayan ayudado a entender mejor cómo calcular el Impuesto de Sociedades.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre las tablas de amortización del IS te recomendamos que leas nuestro artículo específico.


Foto del autor

VALIDADO POR

Roger Dobaño - CEO Quipu

Roger es CEO y Fundador de Quipu, un software en la nube que lleva +10 años ayudando a autónomos, pymes y asesorías a digitalizar su operativa precontable. A raíz de una mala experiencia como autónomo, Roger se propuso crear un programa que acompañara a los empresarios a lidiar con la administración.

¿Te gustaría trabajar con un asesor/a que entienda cómo funciona tu negocio y responda a tus necesidades?

Despreocúpate con la tecnología de Quipu y nuestra comunidad de asesores certificados.

Ver más