Blog » Autónomos » ¿Qué gastos fijos tiene un autónomo?

¿Qué gastos fijos tiene un autónomo?

Aunque ya cuesta un poco la idea de hacerse autónomo y abandonar la seguridad de trabajar por cuenta ajena, lo cierto es que cada vez son más los emprendedores que están dando el paso para convertirse en sus propios jefes. Eso sí, se trata de una decisión que no puede tomarse a la ligera, por ejemplo, no conociendo la gran cantidad de gastos fijos que tienen los autónomos.

No pasa nada, todos los trabajadores por cuenta propia tienen que hacerles frente y aún así salen adelante, pero teniendo esto que te contamos en cuenta podrás hacerte una idea mucho más clara de lo que necesitas para empezar, ¿no te parece? ¡Toma buena nota y lánzate a la aventura!

En este artículo aprenderás:

¿Qué gastos fiscales tienen los autónomos?

Cuando hablamos de los gastos fijos para los autónomos, lo primero que se nos vienen a la mente son la cuota de autónomos o el alquiler, pero en realidad hay otra serie de gastos, que son ineludibles y a la vez determinantes, que marcarán el devenir de cualquier tipo de aventura empresarial: los gastos fiscales.

¿Y por qué son tan importantes como para que empecemos por ellos? Pues porque nunca hay que olvidar que todo el dinero que gana un autónomo no es suyo. Antes incluso que tener que hacer frente a gastos como los salarios o los suministros, hay que tener claro que existen una serie detributos que disminuyen los beneficios obtenidos, por lo que conviene conocerlos:

IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas)

El IRPF es el famoso impuesto con el que todos los españoles contribuímos a la creación de hospitales, a la reparación de carreteras y demás gasto público que hace que España sea un gran país. Esto quiere decir que, como autónomos, estamos obligados a retener un porcentaje de nuestros ingresos que oscila entre el 7 y el 20% (lo normal es un 15%) para liquidarlo trimestralmente mediante el modelo 130 del IRPF.

IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido)

Otro de los gastos fijos recurrentes de los autónomos es el IVA, que grava todas las ventas de productos o servicios llevadas a cabo por profesionales a excepción de aquellas actividades que la legislación considere que están exentas.

En el caso del IVA, el autónomo no es más que un recaudador, que recibe un porcentaje extra sobre la base imponible de su venta (suele situarse en un 21%, aunque puede ser del 10 o del 4%) y después lo liquida trimestralmente a través de la presentación del modelo 303 del IVA.

Otros tributos habituales para los autónomos

Aunque el IRPF y el IVA son los principales impuestos a los que deberá enfrentarse un trabajador por cuenta propia de forma habitual, también existen otros relacionados con el día a día de su actividad.

  • Por ejemplo, de necesitar un vehículo, será necesario abonar el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, un tributo local.
  • En caso de necesitar una sede física, habrá que afrontar el pago anual del IBI, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

¿Cuáles son los principales gastos de un autónomo?

Una vez claros los gastos fiscales más habituales de los autónomos, toca hablar de otros más ‘terrenales’, pagos mensuales a los que se puede tener que hacer frente en un momento dado y que deben marcar, entre otras cosas, a qué precio se deben vender los productos o servicios para poder llegar a todo obteniendo además beneficios.

1. Cuota de la Seguridad Social

La también conocida como cuota de autónomos es uno de los gastos mensuales ineludibles de todo trabajador por cuenta propia, ya que representa su cotización a la Seguridad Social.

2. Gestoría y/o programa de facturación

Salvo que el autónomo esté muy puesto en temas burocráticos y además disponga de mucho tiempo libre, algo que no abunda en este tipo de actividad, contar con la ayuda de una gestoría es indispensable para tenerlo todo en perfecto estado de revista

Además, usar un software como Quipu ayuda muchísimo a automatizar procesos y reducir tiempos en este tipo de actividades.

3. Nóminas

Sin duda alguna, uno de los gastos más importantes para sacar adelante un negocio. Junto con los impuestos y los proveedores, el cumplimiento de los pagos a los trabajadores es determinante para poder contar con la mejor plantilla de profesionales a nuestro cargo.

4. Alquiler o hipoteca

De ser necesaria una sede física para la actividad, hay que optar bien por un alquiler o bien por la compra de un local. Esto, como ya hemos comentado anteriormente, acarrea el pago del IBI, para empezar, pero también habrá que hacer frente a pagos mensuales de sus cuotas.

5. Suministros

Además del alquiler o la hipoteca, gastos mensuales como la factura eléctrica, la del gas, la telefónica (incluyendo internet) o la del agua son igualmente inevitables. Se trata de servicios de los que no se puede prescindir.

6. Comisiones bancarias

Parecen gastos mensuales invisibles, pero están ahí. Cobrar con tarjeta, ya sea en un comercio físico o en uno online, conlleva de forma automática el pago de un pequeño porcentaje a la entidad bancaria que nos proporcione el sistema de cobro.

7. Gastos de transporte y dietas de manutención

Es normal que una actividad económica por cuenta propia conlleve numerosos viajes, incluso a distintas ciudades. Es por ello que habrá que afrontar gastos como comer fuera, o incluso pernoctar, así como el gasto en combustible y en mantener el vehículo a punto.

8. Seguro de protección civil

Los autónomos que prestan servicios a terceros hacen bien en contar con una protección extra. Eso sí, un seguro hay que pagarlo, por lo que entra directamente a la cuenta de gastos mensuales de los autónomos (aunque se pague en una sola cuota anual).

9. Dominio web, alojamiento y marketing online

Pensamos que en internet todo es gratis, pero lo cierto es que para estar, y para destacar, hay que pasar por caja. Conseguir una buena dirección web y un alojamiento estable para nuestra página online cuesta dinero, y si a esto le sumamos una estrategia de marketing digital mejor que mejor porque ganamos en visibilidad, pero también aumentan nuestros pagos mensuales.

Comparativa: Autónomos con y sin descuentos

Es normal que con tanto gasto fijo para autónomos cueste un poco dar el paso, pero en realidad, si nos paramos a pensarlo, en España hay millones de personas que trabajan por cuenta propia y que salen adelante a las mil maravillas.

Además, existen ciertos descuentos para nuevos emprendedores que allanan bastante el camino durante los primeros años de actividad, como por ejemplo los siguientes:

  • Tarifa plana para autónomos: Esta iniciativa permite pagar mucho menos por la cuota de autónomos durante los dos primeros años, incluso durante un año más si se cumplen ciertas condiciones. En lugar de hacer frente a los 293,94€ de la base mínima, el emprendedor que se acoge a dicha tarifa plana solo paga 60 euros (más IVA) durante el primer año y luego va adaptándose gradualmente a la cuota normal.
  • En cuanto al IRPF, los nuevos autónomos pueden acogerse a un tributo del 7% en lugar del 15% habitual.

Estos dos descuentos significan miles de euros de ahorro para los nuevos emprendedores que permiten hacer frente a los gastos fijos de los autónomos y sentar unas bases sobre las que cimentar un futuro brillante, ¡así que lo mejor es aprovecharlos!