Blog » Autónomos » ¿Puedo añadir la cuota de autónomos como gasto?

¿Puedo añadir la cuota de autónomos como gasto?

Una de las preguntas más frecuentes que nos hacemos en nuestra constante búsqueda de rentabilidad y ahorro es si podemos ‘guardarnos’ la cuota de autónomos como gasto en nuestra actividad.

En otras ocasiones hemos hablado del hecho de desgravar diferentes cosas que van relacionadas con nuestra actividad económica. De hecho, aquí tienes un artículo que lo explica detalladamente y aquí otro por si trabajas desde casa. Pero, yendo al quid de la cuestión, ¿es posible deducir la cuota de autónomos o no? ¡Te lo contamos!

En este artículo aprenderás:

¿Qué es la tarifa de autónomos?

Toda persona que opta por llevar a cabo una actividad como trabajador por cuenta propia, sin estar sujeta a un contrato laboral con una compañía, debe afrontar una serie de gastos fijos para poder desarrollar dicha actividad. Uno de ellos es la cuota de autónomos, una tarifa fija para todo emprendedor que, si bien puede abaratarse con la llamada tarifa plana para autónomos, pronto cambiará para ajustarse a diversos tramos en función del nivel de beneficios de cada empresario individual.

De momento, la tarifa de autónomos es un porcentaje que se calcula sobre la base de cotización que creemos que llegaremos a tener al desarrollar nuestro negocio. En teoría nos la asignamos nosotros mismos en base al sueldo que creemos que llegaremos a tener, con unos máximos o mínimos que establece el Gobierno.

Dicho de otro modo, la tarifa de autónomos es la cuota que pagamos a la Seguridad Social tras darnos de alta en el RETA y por la cual tendremos derecho a algunas prestaciones. Dependiendo de esta cuantía – es decir, de la tarifa que paguemos – tendremos unas prestaciones u otras, puedes consultarlas en este otro artículo.

¿Puedo deducirme la cuota de autónomo?

Tenemos una gran noticia para ti: sí, la tarifa de autónomos es deducible. Tendemos a pensar que no, que al ser una cantidad que abonamos directamente a la Seguridad Social no hay deducción posible, pero no solo puedes deducírtela, sino que además el proceso es muy sencillo de realizar.

Tan solo necesitas un extracto bancario en el que se refleje el pago de la cuota de autónomos, por lo que no tendrás que andar lidiando con facturas.

Piensa que para ti es un gasto que tienes a la hora de poder desarrollar tu negocio, y que por tanto es ineludible y obligatorio, ¿qué menos que tener una pequeña ayuda con la que facilitar un poco tu camino? Cada trimestre, según la cuota que tengas, te supone un gasto considerable, que lo será más aún en un futuro próximo. 

¿Qué otros gastos me puedo deducir como autónomo?

Igual que con la cuota de autónomo ocurre que con el resto de tiquets que para ti suponen un gasto, como ir a comer con un cliente, la gasolina de tus desplazamientos…

Nos conviene tener controlado todo gasto que pueda ser deducible, ya que todo lo que podamos ahorrar en tributación lo ganaremos en un mayor margen de rentabilidad para nuestro negocio y una mayor liquidez.

Aquí te dejamos un breve listado con los principales ejemplos de gastos que podrás deducirte como autónomo:

  • Los pagos a otros autónomos por sus servicios se consideran gastos deducibles.
  • De igual modo, se pueden deducir las cotizaciones tanto del trabajador por cuenta propia como de los trabajadores por cuenta ajena a su cargo, así como los pagos de salarios o las indemnizaciones a estos últimos.
  • El pago de alquileres, tanto de centros de trabajo como de vehículos y otros activos no amortizables. Aquí también se incluye la asistencia técnica.
  • También son deducibles los gastos en productos financieros como ciertos seguros o planes de pensiones, así como la inversión en formación.
  • Gastos exteriores como el combustible, el mantenimiento y la compra de vehículos, las facturas telefónicas o la inversión en publicidad, aunque deben estar directamente relacionados con la actividad económica.
  • Pueden deducirse también los consumos de explotación, así como impuestos como el de actividades económicas o bienes inmuebles.
  • Los costes derivados por la depreciación de bienes materiales o intangibles también entrarían dentro de esta selección de gastos deducibles para un autónomo.

Como ves, más allá de poder deducirte la tarifa de autónomos, existen toda una serie de beneficios de los que puedes aprovecharte si tu actividad económica implica ciertos gastos.

Cómo registrar el gasto de la cuota de autónomo

Tal y como ya te hemos dicho, deducir la tarifa de autónomos resulta tan sencillo que ni siquiera necesitas registrar factura para hacerlo. Esto se debe a que no incluye IVA, por lo que lo único que necesitas es un recibo de tu banco que justifique que la has abonado en tiempo y forma y, por tanto, que todo está en orden con ella.

Ahora bien, ya sabes que para poder deducir un gasto este debe estar correctamente registrado en tus cuentas. 

  • Para ello debes generar un nuevo gasto en tu programa de facturación y añadir como proveedor a la Tesorería General de la Seguridad Social.
  • Es necesario poner como fecha la del recibo, y debe figurar un concepto claro.
  • Como base imponible pondremos la totalidad de nuestra cuota de autónomo, ajustada al céntimo, y en la parte de la tributación pondremos un 0% de IVA.
  • Ya solo faltará añadir el tipo de gasto que es, ¡y listo!