Blog » IVA » El funcionamiento del IVA en las importaciones

El funcionamiento del IVA en las importaciones

Reducción de costes, adquirir productos exclusivos, mejorar la base de proveedores…son muchas las ventajas que pueden llevar a una empresa o autónomo a importar productos o servicios desde otros países. Los negocios que se lancen a esta aventura deben conocer todos los detalles sobre el IVA de las importaciones, un aspecto esencial para la contabilidad (y rentabilidad) de los emprendedores que traen mercancías extranjeras.

IVA e importaciones son dos conceptos que muchas veces van de la mano, pero todavía hoy existen muchas dudas sobre cómo combinarlos adecuadamente.

En este artículo aprenderás:

¿Qué se considera una importación en materia de IVA?

Cuando hablamos de importación hablamos del transporte legítimo de bienes y servicios que salen de un país (el exportador) para entrar en otro (el importador). Es decir, la importación consiste en traer mercancías o servicios desde otro país (no comunitario). Este último detalle es importante, porque las transacciones entre países comunitarios (que pertenecen a la Unión Europea) no se consideran importaciones. Para movimientos de mercancías y servicios entre países de la UE, tenemos que seguir las normas del IVA intracomunitario.

Con esto claro, toca decir que el IVA de las importaciones es el IVA que debe ser liquidado después de realizar una importación de mercancías o servicios, siempre y cuando provengan de un país extranjero fuera de la UE. Esto es así tanto para empresarios, autónomos o particulares.

¿Qué Ley recoge el tratamiento del IVA en las importaciones?

La legislación sobre IVA, importaciones y su correcto funcionamiento consta de distintos documentos a tener en cuenta. Como empresa o profesional autónomo en España tenemos que fijarnos, en primer lugar, en la “Ley del IVA”, es decir, la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, donde se regulan todos los aspectos del IVA, incluyendo el funcionamiento del IVA en las importaciones.

Por otro lado, tenemos la normativa que regula estos aspectos a nivel europeo, hablamos de la Directiva Europea 2006/112/CE del Consejo, sobre el sistema común del IVA de la UE. Aunque ya hemos comentado que estos movimientos no son importaciones como tal, es una normativa importante a tener en cuenta.

¿Quién tiene que pagar el IVA en las importaciones?

Los responsables de liquidar el IVA en las importaciones siempre son los sujetos que actúen como el importador de las mercancías. El importador será aquella empresa, profesional autónomo o particular que adquiere el producto o mercancía en sí y, por tanto, debe hacer el trámite necesario para pagar y liquidar el IVA correspondiente a esa compra.

El importador será considerado como tal cada vez que traiga una mercancía o servicio desde un país no comunitario, independientemente de las condiciones del destinatario final (empresa o particular) así como del destino último de la mercancía o servicio. En resumen: seas quien seas, tendrás que pagar el IVA de las importaciones que lleves a cabo.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre cómo funciona el IVA en las exportaciones te recomendamos que leas nuestro artículo específico.

Exenciones del IVA de las importaciones

Existen multitud de bienes y mercancías exentos del IVA de las importaciones, para que te hagas una idea, las exenciones del impuesto en las importaciones ocupan 40 artículos distintos de la Ley del IVA (artículos 27 – 47). Algunas exenciones se deben al uso de la mercancía en sí (medicina, laboratorios, etc) y otras dependen de las condiciones del importador como tal.

En este listado te mostramos algunas de las exenciones del IVA en las importaciones más comunes y que debes conocer:

  • Bienes personales que se trasladan por una segunda vivienda, por razón de matrimonio, herencia o como estudiante en el territorio de importación. 
  • Bienes del equipaje personal de personas en régimen de viajeros. Aquí se aplican algunas restricciones como la cantidad permitida de productos como alcohol y tabaco.
  • Pequeños envíos que no tengan carácter comercial que se envíen de forma gratuita y con un valor menor de 45 euros. 
  • Objetos de colección o de arte, siempre que no estén destinados a la venta.
  • Carburantes y lubricantes.
  • Objetos destinados a la pesca.
  • Importaciones de bienes con fines de promoción comercial, esto pueden ser muestras gratuitas o material impreso como catálogos o folletos. Aquí aplican varias restricciones y se recomienda leer la Ley del IVA (artículo 48).
  • Movimiento de bienes debido al traslado de la sede oficial de una empresa o actividad económica. 
  • Mercancías destinadas a fines de caridad, ayuda a personas con minusvalía o víctimas de catástrofes.
  • Sangre, plasma sanguíneo, fluidos, tejidos y otros elementos del cuerpo humano destinados a fines médicos o de investigación.
  • Mercancías obtenidas de una explotación agrícola o ganadera en el extranjero.
  • Semillas, abonos y productos para el tratamiento del suelo y de los vegetales.
  • Animales de laboratorio y otros materiales de investigación científica.

Para una información más precisa sobre la tipología de productos, restricciones y excepciones, recomendamos encarecidamente leer la mencionada Ley del IVA antes de iniciar ningún tipo de trámite de importación.

¿Cuándo hay que pagar el IVA de las importaciones?

El IVA de las importaciones se paga en el momento en el que comienza la importación en sí, es decir, cuando la mercancía entra en el país al que va a ser importada a través de la aduana. De esta forma, el IVA de las importaciones se paga en el mismo momento en el que se abonan los aranceles en la aduana correspondiente.

¿Cómo se calcula el IVA de las importaciones?

El IVA en importaciones se calcula como en cualquier otra operación, pero sí existen unos detalles a tener en cuenta. En primer lugar, es probable que te interese leer este post sobre cómo se calcula el IVA en una factura. Si ya lo tienes claro, entonces debes saber que para calcular el IVA de las importaciones tenemos que partir desde la base imponible, que es el importe con el que se calculan los impuestos y retenciones. La base imponible de las importaciones será una suma del precio de la mercancía adquirida así como de los gastos del proceso, como puede ser la contratación de un seguro o el pago del flete, aranceles y otros gastos de aduanas.

La liquidación del IVA en importaciones se hace a través del modelo 301, un documento que debe expedir la aduana y debe cumplimentarse correctamente, especialmente si eres empresa o autónomo y quieres deducir el IVA de las importaciones que has tenido que hacer en relación con tu actividad económica. El documento que se debe presentar a las autoridades aduaneras en las operaciones de importación es el conocido como DUA, acrónimo de “Documento Único Administrativo”. Para conocer los detalles sobre este tema, te recomendamos leer nuestro artículo sobre cómo deducir impuestos de aduanas en España.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre cómo funciona el IVA en las operaciones triangulares te recomendamos que leas nuestro artículo específico.

¿La entrada de bienes de Canarias, Ceuta y Melilla también se considera importación?

Así es, si un bien tiene su origen en Canarias, Ceuta o Melilla será considerado como una importación en el momento en el que se dispone a entrar en la Península o Islas Baleares. Aunque sean provincias españolas y, por tanto, también de la Unión Europa, el tratamiento a los productos que vengan de esos territorios será siempre de importación porque no forman parte del territorio aduanero de la Unión Europea.