Blog » Facturas » Diferencia entre el bruto y el neto en una factura

Diferencia entre el bruto y el neto en una factura

Es importante que toda persona que emite una factura tenga claro desde el principio que no todo el dinero que cobrará es para ella. Cuando hablamos sobre las partes y elementos de una factura, diferenciamos entre la base imponible y el importe total, lo que ya nos deja entrever que hay dos importes muy diferentes dentro de una factura.

Dichos importes se corresponden con el bruto y el neto de una factura, ¿pero qué significan estos conceptos? Hoy venimos a contarte todo lo que necesitas saber sobre la diferencia entre el bruto y el neto en una factura, ¡y sobre cómo te afectan!

En este artículo aprenderás:

¿Qué es el importe bruto de una factura?

El importe bruto de una factura es el precio que la empresa elije para ofrecer sus productos o servicios. El precio bruto de un producto o servicio, por lo tanto, debe cubrir los gastos en materias primas, de producción y de mano de obra de la compañía, y proporcionar además un beneficio para que la actividad laboral resulte rentable.

Pongamos que una compañía ofrece sus servicios y el total de la factura emitida es de 121€ (importe neto). ¿Cómo calcular el importe bruto de esa factura? En este caso, en el que no hay IRPF de por medio, hallar el importe bruto de la factura sería muy sencillo, tan solo habría que dividir los 121 euros de importe neto entre 1,21 y obtendríamos que el importe bruto, el dinero que realmente es de la compañía, es de 100 euros.

Total de la factura121 €
IVA (21%)21 €
Importe bruto / base imponible100 €

¿Y si el IVA fuese del 10%? En ese caso tendríamos que dividir el importe neto entre 1,10. En realidad, esta cuantía la obtenemos dividiendo el tipo impositivo entre 100, así de fácil.

Importancia del importe bruto de una factura

La gran mayoría de las transacciones económicas que se realizan en España conllevan unas tributaciones a Hacienda, por lo que saber cómo calcular el bruto de una factura, así como la diferencia entre el total bruto y neto de una factura es indispensable si no queremos que dicho tributo salga de nuestro propio bolsillo.

Si nos limitamos a cobrar nuestros productos y servicios por su importe bruto, sin añadir su correspondiente IVA, sin retenciones de IRPF y sin indicar pertinentemente los descuentos que se hayan aplicado, lo más probable es que nos resulte insostenible mantener nuestra actividad comercial.

El importe bruto de una factura es el dinero real que manejará el vendedor una vez realizada la venta, el dinero con el que deberá reponer lo invertido, sufragar sus costes y seguir adelante.

¿Qué es el importe neto de una factura?

El importe neto de una factura es el precio final que tendrá que pagar el cliente por el producto o servicio que esté adquiriendo. Esto incluye el precio que la empresa decide poner a sus productos o servicios (importe bruto), así como los diferentes impuestos, retenciones y descuentos que hacen que el importe bruto varíe bastante del dinero que finalmente recibirá la compañía.

📹 Vídeo explicativo: Si quieres aprender a calcular el IVA e IRPF de cada factura de forma sencilla te recomendamos nuestro vídeo específico de la Quipupedia:


👉 Puedes probar Quipu gratuitamente durante 15 días y empezar a facturar desde el primer día de forma correcta ✓

Por ejemplo, si una empresa ofrece sus servicios con un precio de 100 euros (importe bruto), ¿Cómo podemos calcular el importe neto de esa factura? En este caso, la empresa prestadora del servicio lo había tasado en 100 euros, que sería su importe bruto y lo que sería la base imponible de esta factura.

Lo siguiente será calcular la cantidad de IVA correspondiente y sumarlo al total del importe bruto importe bruto. En este caso el tipo de IVA aplicable es del 21%, es decir 21 euros. Esa cantidad debemos de sumarla a la base imponible.

Ahora tendremos que calcular la retención de IRPF correspondiente que en este caso es del 15%, es decir, 15 euros. Este cantidad de IRPF se debe de restar de la base imponible.

Por lo tanto, para calcular el importe neto de esa factura tendríamos que hacer la siguiente operación:

Base imponible100 €
IVA 21% (+)21 €
IRPF 15% (-)15 €
Importe neto106 €

¿Y qué ocurre en el caso de aplicar un descuento sobre el precio del servicio? ¿Cómo calcular el neto de una factura en esos casos? Dicho descuento se aplica sobre la base imponible, no sobre el neto de una factura. Pongamos, por ejemplo, que en el ejemplo anterior también se aplica un 10% de descuento sobre esos 100 euros, la cosa quedaría del siguiente modo:

Base imponible – Descuento90 €
IVA 21% (+)18,90 €
IRPF 15% (-)13,50 €
Importe neto95,40 €

En este último caso la empresa prestadora del servicio recibirá 95,40€ en vez de 106€, de los cuáles únicamente 90€ serán el importe bruto de la factura, mientras que el resto, hasta completar el importe neto total, serán impuestos a devolver mediante el modelo 303 de IVA y el modelo 111 de IRPF.

Importancia del importe neto de una factura

Saber cómo calcular el neto de una factura de forma correcta es muy importante para evitar posibles errores en nuestra facturación. Si nos equivocamos a la hora de realizar el cálculo del IVA o IRPF que hay que incorporar a la factura, el importe neto siempre será erróneo y la factura estará mal emitida.

Por eso es muy recomendable tener digitalizada la facturación ya que los programas de facturación realizan de forma automatizada todos los cálculos del importe neto de las facturas. Solamente hacen falta unos pocos clicks y a la factura estará creada y lista para enviar a tu cliente!

Principales diferencias entre el bruto y neto de una factura

Ya hemos visto cómo calcular el bruto y cómo calcular el neto de una factura, pero resumiendo, ¿Cuál es la principal diferencia entre bruto y neto en una factura? Pues que el importe bruto es el que el vendedor o prestador de servicio marca para lo que vende, mientras que el importe neto es la cantidad total que paga el consumidor después de aplicar impuestos, retenciones, descuentos y otros importes.

En el ejemplo anterior, vemos cómo un mismo servicio o producto de 100€ de importe bruto termina teniendo diferentes importes netos en función de las circunstancias: 

  • 121€ al sumar el IVA.
  • 106€ si hay que aplicar una retención de IRPF.
  • 95,40€ si además se le aplica un descuento del 10%.

En una factura siempre deben aparecer el importe bruto y neto de lo que se vende, así como los distintos cargos y descuentos adicionales que terminan derivando en el neto de la factura. De este modo tendremos plena conciencia de que la factura tiene validez legal, nos aseguraremos de poder cumplir con las obligaciones fiscales al cierre de cada trimestre y el cliente sabrá perfectamente a qué se debe cada cargo en dicho documento. O dicho de otro modo, por qué está pagando lo que está pagando.

Programa de facturación: descubre cómo realizar facturas perfectas con Quipu

📹 Vídeo demostración: En el siguiente vídeo te mostramos lo fácil y sencillo que es crear y gestionar facturas en Quipu. Y es que no queremos que simplemente te lo creas, queremos que lo veas 👇