Tal vez te has planteado hacer un contrato mercantil, pero ¿qué características tiene y cómo se hace un contrato mercantil? ¡Empecemos por el principio!

¿Qué es un contrato mercantil?

Un contrato mercantil es un documento que establece la relación mercantil entre una empresa y un trabajador autónomo. Mediante este tipo de contrato, la entidad contrata los servicios del trabajador por cuenta propia, sin que éste último forme parte de la empresa.

Como se trata de un trabajador por cuenta propia que no forma parte de la empresa, él mismo tiene que estar inscrito en el RETA y hacerse cargo de su Seguridad Social, ya que la empresa está exenta de cotizar por él así como de hacerse cargo de su baja laboral, vacaciones, indemnización o, en el caso de cese del contrato por despido, de pagar el finiquito.

Generalmente, este tipo de contrato se establece con trabajadores comerciales, asesores, transportistas u otros perfiles que trabajan a comisión.

Características del contrato mercantil

El contrato mercantil contempla unas condiciones particulares que lo diferencian del contrato laboral o de otros tipos de contrato.

En primer lugar, no existen las nóminas. El trabajador no está contratado por la empresa, ergo, no recibe una nómina a final de mes. En su caso, recibe facturas a cambio de los servicios prestados y, por lo tanto, no recibe un salario fijo. Además, a veces, puede ir a comisión, si así se acuerda entre empresa y trabajador.

Al no tener nómina, la empresa no cotiza por el trabajador. Es decir, el empresario no se encarga de cotizar para el paro del trabajador ni se ocupa de pagarle la Seguridad Social.

El trabajador tiene que estar dado de alta como autónomo. Es decir, trabajará con sus propios medios, podrá prestar sus servicios a diferentes empresas y recibirá una retribución variable por parte de la empresa. Además, no tiene horarios, por lo que el trabajador autónomo puede organizarse el trabajo como quiera así como definir su periodo de vacaciones.

¿Cómo hacer un contrato mercantil?

Para poder hacer un contrato mercantil entre una empresa y un trabajador, el trabajador tendrá que darse de alta en el régimen de trabajadores autónomos. Para hacer efectiva su alta, tiene que presentar el modelo 036 o el modelo 037, en función del régimen al que se inscriba.

Una vez inicie su actividad y empiece a cobrar por los servicios que realiza, deberá cumplir todas las obligaciones de un trabajador autónomo como, por ejemplo, llevar al día los libros de registro o presentar los modelos tributarios, entre otras. Antes que el trabajador haga efectivo el contrato mercantil, es recomendable considerar las implicaciones que tiene ser un trabajador autónomo para poder trabajar en una empresa.

A continuación, debe establecerse las bases del contrato mercantil. En este, definiremos los datos obligatorios, que describiremos a continuación, el período de tiempo por el que será vigente el contrato así como la comisión que se llevará el trabajador autónomo, en el que caso de que exista alguna y así se acuerde entre ambas partes.

Modelo contrato mercantil de un autónomo

Para hacer efectivo un contrato mercantil, es necesario que ambas partes estén acordes, lo cual mostraremos en la firma del contrato mercantil. Para que sea efectivo el contrato, tenemos que redactar el contrato mercantil incluyendo una serie de información obligatoria, que definiremos a continuación.

Datos obligatorios del contrato mercantil

En primer lugar, tienen que identificarse las dos partes, autónomo y empresa. Entre los datos identificativos se encuentran los siguientes:

  • Nombre comercial
  • Razón social
  • NIF
  • Domicilio

En segundo lugar, debe aparecer descritos los servicios prestados. Así como el tiempo de duración por el cual será vigente el contrato, la retribución que recibirá el trabajador autónomo así como las comisiones, en el caso que haya, y la forma de pago.

Finalmente, se tiene que establecer las obligaciones contempladas en el Código Civil y los derechos que deben cumplir ambas partes así como los anexos requeridos.

controla gestion facturacion empresa

Diferencias entre contrato mercantil y contrato laboral

La principal diferencia entre un contrato mercantil y un contrato laboral es que el primero implica independencia de las partes y el segundo dependencia.

Por un lado, en el contrato mercantil el empresario contrata por los servicios y, por lo tanto, factura al autónomo. En este caso, la empresa no se encarga de cotizar por este trabajador, ya que no pertenece a la entidad y el trabajador, por su parte, puede tomar decisiones acerca de su organización así como puede trabajar para diferentes entidades.

Es importante destacar que el trabajador autónomo no depende únicamente del empresario, ya que esto sería lo que se conoce como un TRADE (trabajador autónomo dependiente) e incluso se podría llegar a definir como un falso autónomo si cumpliera las características.

Del contrario, un contrato laboral implica que el trabajador se encuentra subordinado al empresario, de quien depende única y exclusivamente. Es la propia empresa quien se encarga de cotizar por el empleado, cubriendo su Seguridad Social así como las prestaciones en situación de desempleo. Por último, en caso de cese de contrato, la empresa deberá encargarse de su indemnización.

Si has hecho tu primer contrato mercantil es hora de empezar a controlar tu negocio. Es importante gestionar tu facturación así como conocer el estado de tus cuentas para que no se te pase nada, ¡y esto es precisamente en lo que te ayuda Quipu! Prueba Quipu gratis, empieza a cobrar antes tus facturas, procesa tus gastos más rápidamente y obtén una visión de tu negocio de forma actualizada 🙂

Judith de Quipu
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos. Actualmente estudiando un Máster en buscadores.