Blog » Tesorería » La previsión de escenarios en la tesorería

La previsión de escenarios en la tesorería

Actualizado:

La previsión de escenarios en la tesorería es una práctica fundamental dentro de la gestión financiera de cualquier empresa, con independencia de su tamaño o sector. Esta estrategia implica el análisis y la planificación de posibles futuros financieros con el objetivo de prepararse para lo inesperado, maximizar la eficiencia del capital y asegurar la estabilidad financiera a largo plazo.

A continuación, explicaremos en qué consisten los escenarios de tesorería, cuáles son y cuáles son los errores más importantes al hacer este análisis.

En este artículo aprenderás:

¿Qué son los escenarios de tesorería?

La tesorería es el corazón financiero de una empresa, ya que se encarga de gestionar el efectivo y los equivalentes de efectivo de una compañía, asegurando que haya suficientes recursos disponibles para cubrir las operaciones diarias, mientras se planifica para el futuro.

Sin embargo, uno de los principales desafíos para la correcta gestión de los flujos de caja es anticipar el futuro de la forma más precisa posible. Y aquí es donde la previsión de escenarios de tesorería tiene una gran importancia, convirtiéndose en una herramienta fundamental en este proceso, ya que permite a los tesoreros y financieros anticipar una variedad de condiciones de mercado y operacionales, para así preparar respuestas adecuadas.

Estos escenarios se basan en prever los diferentes factores que pueden influir en la gestión del efectivo. Entre ellos se pueden incluir factores políticos, monetarios, económicos e incluso ambientales.

Controla tu tesorería de forma automática

Descubre la solución para gestionar y anticipar el flujo de caja de tu empresa con datos en tiempo real

¿Por qué son importantes los escenarios de tesorería?

Como hemos anticipado, los escenarios de tesorería son elementos fundamentales para la gestión financiera estratégica de cualquier empresa. Su importancia radica en la capacidad de preparar a las organizaciones para enfrentar tanto las oportunidades como los desafíos futuros con mayor eficacia y confianza, teniendo en cuenta los diferentes factores que pueden afectar al manejo de efectivo.

Entre otras cosas, ayuda a las empresas a:

  • Mejora de la planificación financiera: los escenarios de tesorería permiten a las empresas anticipar posibles fluctuaciones en sus flujos de caja, ayudándoles a planificar sus necesidades de liquidez, inversiones y financiación, de la forma más precisa posible. Esto es fundamental para mantener la liquidez y asegurar la continuidad operativa bajo diversas condiciones del mercado.
  • Identificar posibles riesgos y oportunidades: al considerar múltiples futuros posibles, las empresas pueden identificar y evaluar riesgos específicos que podrían impactar de manera negativa a su posición financiera. Esto les permite implementar estrategias de mitigación antes de que los riesgos se materialicen, reduciendo la vulnerabilidad a shocks externos y volatilidades del mercado.
  • Mejorar la toma de decisiones: los escenarios de tesorería ofrecen una base sólida para la toma de decisiones estratégicas. Al entender cómo diferentes variables y situaciones podrían afectar a la tesorería, los líderes empresariales pueden tomar decisiones más informadas sobre inversiones, expansión, reducción de costos, y otras iniciativas estratégicas.
  • Preparación para el futuro: permiten a las empresas anticiparse a posibles crisis o cambios en el entorno de negocios, para así desarrollar planes de contingencia y estrategias de respuesta rápida que pueden ser cruciales para la supervivencia y el éxito a largo plazo.
  • Fortalecer la resiliencia financiera: prepararse para múltiples escenarios ayuda a las empresas a desarrollar planes de contingencia, asegurando una mayor estabilidad financiera frente a la incertidumbre.

Métodos de previsión de escenarios de tesorería

Existen numerosos métodos para realizar previsiones de escenarios de tesorería. Algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Análisis PESTEL (acrónimo de Político, Económico, Social, Tecnológico, Ecológico y Legal): este análisis ayuda a identificar factores externos que podrían impactar las finanzas de la empresa.
  • Modelos financieros: el uso de modelos financieros permite simular diferentes situaciones basadas en una variedad de supuestos, incluyendo cambios en las tasas de interés, fluctuaciones en los tipos de cambio, y variaciones en la demanda de productos o servicios.
  • Técnicas de simulación: métodos como la simulación de Monte Carlo permiten a las empresas evaluar el impacto de la incertidumbre y la variabilidad en sus previsiones financieras.

¿Cómo se realiza la previsión de escenarios de tesorería?

Para implementar efectivamente la previsión de escenarios en la tesorería, las empresas deben seguir un enfoque estructurado:

  • Definición de objetivos: el primer paso es aclarar qué se desea lograr con la previsión de escenarios.
  • Recolección de datos: recopilar datos históricos y actuales relevantes para la modelización de escenarios. Para ello, se puede utilizar la información histórica, disponible en los modernos ERPs o software de tesorería.
  • Desarrollo de escenarios: crear un conjunto de escenarios plausibles, incluyendo un escenario base, uno optimista y uno pesimista. Muchos software de tesorería, como el de Quipu, permiten crear varios escenarios de previsión en paralelo para simular tus hipótesis sobre el flujo de caja y tomar las mejores decisiones para tu empresa.

Interfaz del software de tesorería de Quipu

  • Análisis y planificación: evaluar el impacto potencial de cada escenario y desarrollar planes de acción específicos en función de las necesidades del negocio.
  • Control y revisión continua: revisar de manera regular los escenarios y ajustarlos según sea necesario en función de cambios en el entorno de mercado o en la situación financiera de la empresa.

Diferentes escenarios de la tesorería

La tesorería es una disciplina que se basa en las predicciones futuras sobre las entradas y salidas de efectivo dentro de una determinada empresa. Esta máxima exige que se realicen correctas previsiones sobre estos flujos de caja.

Sin embargo, es una tarea compleja que exige valorar diferentes escenarios. En general, se suelen diferenciar entre tres: optimista, realista y pesimista.

Escenario optimista

Este escenario asume que el negocio no solo alcanza sus objetivos de ventas, sino que los supera de manera significativa. Y, además, que la salida de efectivo se reduce de manera importante. Este escenario puede ser el resultado de una demanda inesperadamente alta de productos o servicios, la entrada a un nuevo mercado, una campaña de marketing exitosa o una reducción de tipos de interés por parte del Banco Central que reduciría el coste de la financiación.

En este escenario, se debe planificar el uso eficiente del excedente de efectivo, considerando reinversiones en el negocio, expansión, aumento de inventario, o mejora de infraestructura. También es prudente establecer un fondo de reserva para futuras contingencias.

Escenario realista

Este escenario se basa en proyecciones conservadoras, teniendo en cuenta el desempeño histórico del negocio y las condiciones del mercado actual. Supone un crecimiento moderado, sin grandes sorpresas tanto positivas como negativas.

En realidad, el escenario realista es, en cierto modo, conservador. Se basa en mantener un equilibrio entre la inversión en crecimiento y la conservación de un colchón financiero para absorber variaciones inesperadas. Se prioriza la gestión eficiente del working capital y la optimización de los flujos de efectivo.

Escenario pesimista

Este escenario contempla una disminución drástica de las ventas, un aumento importante de las salidas de efectivo e incluso la incapacidad de operar normalmente. Puede estar condicionado por diferentes factores, como eventos geopolíticos, cambios en la legislación, o fluctuaciones en los mercados financieros.

En este caso, los responsables deben enfocarse en la creación de un fondo de emergencia para soportar la falta de ingresos durante el periodo de inactividad, así como en el establecimiento de planes de contingencia para la rápida recuperación del inventario y la operatividad.

💡 Controla la tesorería de tu negocio de forma automática

Con la solución Quipu Cashflow conseguirás:

  • Consolidar todas tus cuentas bancarias: Visualiza tu flujo de caja en tiempo real y entiende cuál es la salud financiera actual y futura de tu empresa.
  • Anticiparte a problemas financieros: Haz previsiones a 3, 6 y 12 meses para ver tus obligaciones de pago a futuro y garantizar la estabilidad de tu negocio.
  • Tomar las decisiones correctas para crecer: Simula diferentes escenarios y mide el impacto exacto de tus acciones para entender como afectarán a tu liquidez.

📹 Descubre Quipu Cashflow en 1 minuto

Prueba gratuita de 15 días. Sin permanencia. Sin introducir tu tarjeta.

Errores al realizar previsiones de tesorería

Aunque es un proceso fundamental, la previsión de tesorería puede ser complicada y está sujeto a errores humanos si no se realiza con sumo cuidado. A continuación, se describen algunos de los errores más comunes al hacer previsiones de tesorería y cómo evitarlos.

  • Falta de precisión en los datos históricos: un error común es basar las previsiones en datos históricos que no son precisos o están incompletos. La calidad de cualquier previsión depende de la calidad de los datos de entrada. Es fundamental asegurarse de que los datos históricos sean exactos, relevantes y actualizados.
  • No considerar los factores externos: como cambios en el mercado, tendencias económicas, o eventos globales, puede llevar a previsiones inexactas. El entorno externo puede tener un impacto significativo en la operación y las finanzas de la empresa.
  • Uso excesivo de escenarios optimistas: ser demasiado optimista al hacer suposiciones sobre el futuro puede llevar a previsiones poco realistas. Esto puede resultar en una planificación financiera inadecuada y decisiones de inversión riesgosas.
  • No actualizar las previsiones: las condiciones del mercado y los factores internos de la empresa cambian constantemente, por lo que las previsiones no pueden ser estáticas. No actualizarlas de forma adecuada para reflejar estos cambios puede resultar en una desconexión entre las expectativas y la realidad.
  • Falta de flexibilidad en los modelos: utilizar modelos financieros rígidos que no pueden adaptarse a cambios inesperados o a la variabilidad en los datos puede limitar la utilidad de las previsiones.

Foto del autor

VALIDADO POR

Roger Dobaño - CEO Quipu

Roger es CEO y Fundador de Quipu, un software en la nube que lleva +10 años ayudando a autónomos, pymes y asesorías a digitalizar su operativa precontable. A raíz de una mala experiencia como autónomo, Roger se propuso crear un programa que acompañara a los empresarios a lidiar con la administración.

¿Te gustaría trabajar con un asesor/a que entienda cómo funciona tu negocio y responda a tus necesidades?

Despreocúpate con la tecnología de Quipu y nuestra comunidad de asesores certificados.

Ver más