Blog » Facturas » ¿Se pueden emitir facturas de importe cero?

¿Se pueden emitir facturas de importe cero?

La factura de importe cero es un tema que suscita dudas a muchos profesionales que se preguntan si es legal y válido hacer este tipo de facturas. Por norma general, Hacienda no considera correcto contabilizar facturas con importe cero. Sin embargo, existen algunas excepciones que es preciso conocer.

Quédate leyendo este artículo y aprenderás qué dice la ley sobre este tipo de facturas, en qué casos se pueden emitir facturas con importe cero, cómo contabilizarlas correctamente con el IVA e IRPF y los errores que debes evitar.

En este artículo aprenderás:

¿Qué dice la Ley sobre las facturas con importe cero?

Existen muchas situaciones en las que empresas y autónomos podrían plantear una operación comercial sin añadir un importe. Por ejemplo, con la compraventa de dos productos o servicios del mismo valor. Sin embargo, la ley a este respecto es clara: todos los productos y servicios tienen un valor económico que debe ser añadido a la factura, pues esta es la única forma en la que pueden contabilizarse correctamente y, por tanto, liquidar los impuestos correspondientes. Sin embargo, existen situaciones en las que una factura con importe cero puede ser correcta.

Para saber si emitir facturas con importe cero es legal debemos acudir a la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido. Esta normativa sobre el IVA recoge en su artículo 80 lo relativo a las “Modificaciones de la base imponible”, es decir, nos dice cuándo se puede modificar la base imponible de una factura y, por lo tanto, su importe. Este punto deja claro que, siempre que se cumplan los requisitos, la base imponible de una factura puede ser modificada sin limitaciones (hasta el importe cero).

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre los datos obligatorios que debe de tener una factura te recomendamos que leas nuestro artículo

Casos en los que es posible emitir facturas con importe cero

Ya sabemos que emitir facturas con importe cero es legal. Pero, ¿sabes si puedes aplicarlas en tu negocio?. El tipo de operaciones en las que los profesionales pueden emitir una factura con importe cero no son, precisamente, comunes para la mayoría de los mortales. Sin embargo, como en la mayoría de aspectos legales, todo es posible si está justificado.

Atendiendo a la mencionada Ley del IVA, una factura de importe cero puede emitirse de forma legal y válida en las siguientes operaciones:

  • Operaciones con descuentos o bonificaciones del 100%: aunque muchos desearíamos este tipo de descuento, realmente no es muy común, pero sí es posible añadirlo si está debidamente justificado y cumplimentado. 
  • Operaciones de devolución de mercancías: cuando se realiza la devolución de una mercancía, el importe de la devolución debe restarse en la siguiente factura para hacerse efectivo. Si a esta próxima factura le restas el importe de la devolución y, además, éste importe coincide con su importe total (ej: una compra del mismo valor), obtenemos una factura con importe cero.

Es importante tener en cuenta que cuando una factura tiene un importe cero, esto no significa que el servicio que se presta sea gratuito. Simplemente significa que el cliente no tiene que pagar nada de su bolsillo en el momento del servicio.

¿Se deben de contabilizar las facturas con importe cero?

Aunque este tipo de facturas no suponen un cambio en el balance de nuestra facturación, la realidad es que sí, las facturas con importe cero deben contabilizarse, al igual que cualquier otra factura.

No contabilizar facturas es una de las tantas sanciones por errores en la facturación que debes conocer si no quieres ser víctima de una de ellas.

Eso sí, puedes ahorrarte la fecha de vencimiento, ya que no existe importe a pagar.

El IVA y el IRPF en las facturas con importe cero

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) son dos cosas que hay que tener en cuenta a la hora de emitir cualquier factura, también a la hora de contabilizar facturas con importe cero.

Si el importe de la base imponible es cero, entonces el IVA también será cero (sea del tipo que sea). Lo mismo ocurre con el IRPF, si una factura tiene un importe cero, entonces no hay IRPF que retener al cliente. Pero no olvides una cosa: aunque el importe sea cero, siempre hay que añadir el importe.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre cómo calcular el IVA y el IRPF en una factura te recomendamos que leas nuestro artículo.

Principales errores en las facturas con importe cero

Ahora que conoces las excepciones que permiten este tipo de facturas y cómo contabilizarlas, es importante no caer en algunos errores comunes que se cometen con las facturas de importe cero.

En primer lugar, como comentábamos al comienzo de este artículo, cualquier bien o servicio prestado tiene que ser valorado con un precio e incluir sus impuestos correspondientes. Por lo tanto, no hay que confundir los intercambios de prestaciones con el mismo valor con la emisión de facturas de importe cero. En estos casos, hay que emitir una factura habitual con el importe correspondiente y, siendo que existe un ingreso y un gasto con la misma cantidad, el balance de contabilidad se quedará en cero, pero hay que pagar los impuestos correspondientes.

Por otro lado, otro de los errores principales que se cometen al emitir facturas de importe cero es no incluir toda la información necesaria. Aunque no haya una transacción monetaria, todas las demás secciones de la factura deben completarse como de costumbre. Esto incluye elementos como la fecha, la información del cliente, el número de referencia, etc.

📹 Vídeo demostración: En el siguiente vídeo te mostramos lo fácil y sencillo que es crear y gestionar facturas en Quipu. Y es que no queremos que simplemente te lo creas, queremos que lo veas 👇