Blog » IVA » Autoconsumo en el IVA: qué es y en qué consiste

Autoconsumo en el IVA: qué es y en qué consiste

Uno de los aspectos que más dificultad puede entrañar a la hora de hablar de la fiscalidad de una empresa es el autoconsumo del IVA. Y si has llegado hasta aquí es porque te han surgido dudas, pero tranquilo porque nosotros las resolvemos.

En este artículo aprenderás:

¿Qué es el autoconsumo de IVA?

Con el autoconsumo de IVA lo que se persigue es que el sujeto pasivo repercuta y pague el IVA de la prestación de servicios o uso de bienes realizados a título gratuito. Es decir, que después de adquirir ese bien o servicio (deduciéndose ese IVA) lo ha destinado a fines personales.

Como la definición puede quedar un tanto compleja, vamos a explicar un ejemplo para que se entienda de mejor forma. Supongamos que tenemos una tienda de ropa y hacemos un uso particular de algunos de los vestido que, en principio, habíamos comprado como mercancía para vender en nuestra tienda. Como en la compra de esos vestidos ya nos habíamos deducido el IVA soportado, ahora al hacer un uso particular tendremos que repercutir ese IVA.

¿Qué dice la Ley sobre el autoconsumo de IVA?

En España, la regulación sobre el autoconsumo del IVA aparece reflejada en la Ley 37/1992, de 28 de Diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, concretamente en los artículos 9 y 12.

Según la Ley, el autoconsumo de bienes y servicios está sujeto al IVA cuando el IVA soportado en la adquisición de este producto o servicio se pueda deducir, al menos de forma parcial, y siempre que los bienes o servicios se encuentren dentro del patrimonio empresarial del sujeto pasivo. Así, legalmente se busca la neutralidad del impuesto, y que, al menos, se repercuta las cuotas previamente soportadas.

Ahora bien, ¿qué se considera legalmente como autoconsumo de bienes y autoconsumo de servicios? Lo vemos a continuación.

¿Qué se consideran autoconsumo de bienes?

En el artículo 9 de la Ley del IVA encontramos un listado de las acciones que se consideran autoconsumo de bienes. En este caso, se habla de autoconsumo de bienes siempre y cuando el sujeto pasivo transfiera de forma gratuita:

  • Bienes del patrimonio empresarial al personal o se consuman de forman particular por el sujeto pasivo. 
  • El poder de disposición de los bienes corporales que integren el patrimonio empresarial del sujeto pasivo. 
  • Cambio de afectación de un bien corporal de un sector a otro diferenciado de su actividad profesional. No se considerará autoconsumo cuando ese cambio sea por modificación de una normativa en la que una actividad económica pase a ser parte de otro sector. 

¿Qué se consideran autoconsumo de servicios?

El artículo 12 de la Ley del IVA es el encargado de estipular cuando se considera autoconsumo de servicios a efectos de IVA. En este caso, si el sujeto pasivo realiza alguna de estas operaciones sin contraprestación:

  • Transferencia de derechos de patrimonio empresarial o profesional al patrimonio personal del sujeto pasivo. 
  • Utilización de los medios profesionales y empresariales para fines personales ajenos a la actividad empresarial. 
  • Prestación de servicios gratuitos a terceros.

🔗 Ampliar información: Si quieres saber más sobre qué operaciones no están sujetas a IVA te recomendamos que leas nuestro artículo específico.

Tipos de autoconsumo del IVA

Como hemos visto, el objetivo del autoconsumo es evitar que se realicen consumos privilegiados por parte del sujeto pasivo sin que se repercuta el IVA correspondiente.

De esta forma, se pueden distinguir dos tipos de autoconsumo del IVA: el autoconsumo interno y el externo. A continuación, detallamos en qué consiste cada uno de ellos.

Autoconsumo interno

El autoconsumo interno no transciende al exterior de la unidad económica, es decir, se trata del consumo de bienes o servicios dentro del propio proceso productivo de la empresa. Está situación se da cuando:

  • Los bienes usados en una actividad empresarial pasan a usarse en otra actividad del mismo sujeto pasivo, pero que constituyen sectores diferenciados.
  • Cuando se usan existencias o bienes de activo corriente de la empresa como bienes de inversión de la misma. 

Ejemplo de autoconsumo interno

Un caso de autoconsumo interno sería si un sujeto pasivo que tiene una empresa que se dedica a la comercialización de vehículos, utilizará esos mismos vehículos que tiene puestos a la venta para realizar otro tipo de actividad, por ejemplo, labores comerciales.

En este caso se está utilizando de manera gratuita los bienes de la propia empresa para favorecer otra actividad empresarial de esta.

Autoconsumo externo

En el caso del autoconsumo externo, este se produce cuando los bienes o servicios salen del patrimonio de la empresa de forma gratuita y el sujeto pasivo o terceros lo disfrutan de forma particular y privada.

Este tipo de operaciones se gravan cuando la adquisición de esos bienes soportaron IVA y se ha atribuido el derecho a su deducción total o parcial.

Ejemplo de autoconsumo externo

Un ejemplo de autoconsumo externo sería si el dueño de una empresa de informática utilizara alguno de los ordenadores que tiene a la venta, de forma gratuita para su propio disfrute personal.

Como el dueño ya se había deducido el IVA soportado de la compra de esos ordenadores se consideraría un autoconsumo de IVA externo