¿Estas a la espera de una notificación fiscal? ¿Eres susceptible de recibir alguna sanción? En este post te explicamos la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Valencia, que cambia el panorama de las entregas de sanciones.

Quipu soluciona todos tus problemas contables y de facturación
Pedir Demostración

¿Como se informa una sanción?

Para entender el cambio, lo primero que debemos de saber es como es el proceso de “notificar una sanción”. Este proceso tiene dos opciones:

  • Notificaciones en el lugar de la infracción: es el supuesto ideal, ya que se recibe la multa en el momento y, para el infractor, es más fácil contar los plazos para pagar con descuento.
  • Notificaciones posteriores (en el domicilio): este supuesto, en según que sanciones, es más habitual de lo que parece. En estos casos, es cuando suelen surgir los errores para contar la fecha límite que tenemos para pagar la multa.

El segundo supuesto, que es el que genera más problemática, hasta ahora tenía una regulación, que sufre una pequeña-gran variación en las entregas de las sanciones.

El cambio de la Sentencia del TSJ de Valencia

¿Como se notificaban hasta ahora?

Hasta ahora, todos los organismos que quisieran hacer llegar una sanción al infractor en su domicilio, debían de probar dos veces, antes de publicar la multa en el boletín oficial correspondiente. De esta forma, se daba al infractor una segunda oportunidad para recibirla, y no caer en posibles recargos u otras multas. Ya que, aunque pueda parecer mentira, estar de vacaciones no es excusa para no tener conocimiento de una multa, como explicamos en este post .

Por supuesto, las notificaciones se realizaban por carta certificada, ya que de esta forma queda constancia de la entrega o el intento de entrega.

También la ley contempla la figura del apoderamiento, precisamente para evitar la desprotección del infractor, y así que tenga total garantías de recibir la sanción en su momento.

¿Qué modifica esta sentencia de TSJ de Valencia?

Esta sentencia, surge a raíz del recurso que interpuso un contribuyente contra la multa de hacienda (de 112,5 euros), por una infracción tributaria grave. Ya que, tenía una deuda pendiente de la declaración de IRPF del 2013. En este caso, la sanción fue recogida por el conserje, y es aquí donde surge la problemática. 

Si bien, la Ley General Tributaría en su artículo 11, ya contempla la posibilidad de no encontrar al infractor y, por esta razón, indica que “podrá hacerse cargo de la misma cualquier persona que se encuentre en el domicilio y pueda hacer constar su identidad”. Esto, por si queda alguna duda, también incluye a “los empleados de la comunidad de vecinos” donde el sancionado haya indicado la entrega de éstas.

Por tanto, los porteros ya estaban legitimados para poder coger las notificaciones fiscales o sanciones, lo que cambia es que antes la prioridad era entregarla directamente al infractor.

Lo que indica la sentencia del TSJ de Valencia es que:

  • Ya no existe la prioridad de buscar y entregar la sanción al infractor (las dos oportunidades que hemos indicado antes).
  • El portero queda legitimado para recibir estas notificaciones.
Con Quipu tendrás los datos de tu negocio en tiempo real
Conocenos

Consecuencias de esta sentencia

Esta sentencia modifica un aspecto fundamental de las sanciones, como es el plazo de entrega. No olvidemos que el contribuyente tiene un plazo de un mes, desde el día siguiente de la entrega de la sanción, para recurrir la multa. Por tanto, al poder ser entregada al portero, es más sencillo, que por desconocimiento, se pueda caer en infracciones graves.

Si tienes dudas de como actuar cuando se pasa el plazo, consulta este post.

Jesús Galván
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos.