¿Qué es la caja de tu empresa?

Es la que tiene que ver con la totalidad de dinero disponible que tiene tu empresa para hacer frente a todos los pago. Cuando hablamos de caja, no solo nos referimos al dinero en efectivo, también estarían incluidas las cuentas bancarias, las tarjetas de crédito y las pólizas de crédito, ya que es dinero que tiene disponible la empresa. 

¿Llevas un correcto control de tu tesorería? ¿Sabes cómo mantener tu caja con buena salud? 

En este post te explicaremos la importancia de tener controlada tu caja y algunos trucos para conseguir que siempre tenga buena salud. 

Con Quipu podrás controlar el estado de tu caja desde un mismo lugar
Conocer Quipu

¿Por qué controlar tu caja?

Es importante tener en cuenta que el flujo de caja no tiene porque ir unido a los beneficios de una empresa. Por ejemplo, tu empresa puede tener grandes ventas, pero si no puedes pagar a tus proveedores con los beneficios que tienes, tu caja tiene problemas. 

El flujo de caja sirve para ver si tu negocio es solvente y tiene capacidad para mantenerse en el tiempo. Por eso es tan importante que la salud de tu caja siempre sea algo prioritario en tu empresa. 

¿Cómo mantener tu caja con buena salud?

Es importante para la salud de tu caja hacer una correcta Previsión de Tesorería, ya que te permitirá tomar las mejores decisiones para tu negocio. Pero hay otras actividades importantes que necesitas tener controladas para conseguir tener siempre una buena salud en tu caja:

Controlar los pagos realizados

Hacer un correcto seguimiento de las facturas que ya has pagado te ayudará saber exactamente con el dinero que cuentas. Para poder controlar esto, es tan sencillo como hacer tu mismo la conciliación bancaria de tus documentos. Al tener justificadas tus facturas, fácilmente podrás tener actualizado el dinero del que dispones. 

En este sentido en Quipu hemos desarrollado una herramienta que te ayuda a realizar tu conciliación casi de forma automática. Visita este post sobre nuestra herramienta de conciliación para que conozcas cómo puede ayudar a tu negocio.  

No perder de vista los pagos comprometidos y planificados

Es decir, saber los pagos que ya tienes apalabrados o que has adquirido, por ejemplo presupuestos que vas aceptar o pagos con la tarjeta de crédito. En este caso es un dinero, que aunque tienes en tu caja, ya no puedes contar con él, por tanto tu disponible es menos del que refleja. 

Para este caso, en Quipu puedes ver en nuestro resumen financiero tu saldo real de caja. Así siempre sabrás el dinero que posees y tener controlados todos los pagos que tengas. 

Analiza todos tus pagos para intentar conseguir acuerdos mejores

Por muy buen precio o plazos de pago que tengas, siempre se pueden mejorar. Por ejemplo, puedes negociar con tus proveedores descuentos por pronto pago o por compras de mayor volumen.

Revisa tus precios fijados

Es habitual que de miedo aumentar los precios de los productos, pero hay muchas veces que tus proveedores aumentan el precio de sus servicios. Cuando pasa esto, automáticamente pierdes margen de beneficios. Por esta razón es importante que hagas revisiones periódicas de tus precios para ver que sigues teniendo un margen adecuado de beneficios para hacer frente a tu pagos. 

En Quipu conseguirás tener un resumen financiero de tu negocio siempre disponible
Conocer Quipu

No seas muy permisivos con los plazos de cobro a los clientes

Es importante que fijes con tus clientes, previamente, unos plazos de cobro. Con los softwares de gestión administrativa que hay en el mercado te será muy fácil controlar en qué fecha debes recibir los pagos e incluso si hay retrasos. 

En Quipu, puedes ver rápidamente los plazos de pago de todos tus clientes, sus vencimientos y los retrasos que están teniendo. Gracias a esto, conseguirás sincronizar tus pagos y cobros fácilmente. 

Es importante tener bien controlado este punto porque te puede crear desajustes en tu empresa. Estos desajustes te provocarán que tengas que recurrir a las tarjetas de crédito o a tu póliza de crédito para salvar alguna situación. Con lo que perderás dinero, ya que estas soluciones tienen comisiones. 

El stock de tu empresa

El último punto que queremos que tengas en cuenta, y que no suele ser habitual que se relacione con la caja, es el tema del stock. Gestionar bien el stock te servirá para tener exactamente lo que necesitas. De esta forma no tendrás dinero bloqueado, con exceso de productos parados en el almacén, y sabrás exactamente la cantidad de productos que necesitas pedir. 

Si quieres saber más sobre la importancia de la rotación de activos, tenemos un post donde explicamos cómo calcularlo y en que te ayuda.

 

Con estos trucos que te hemos mostrado puedes conseguir mejorar y mantener una buena salud de tu caja. Por supuesto también puedes pedir créditos bancarios y otras opciones de financiación, pero queríamos que pudieras ver otras formas de mantener en buen estado tu caja, sin recurrir a estos soluciones. 

Recuerda que la mejor forma de controlar tu caja es tener un software que te ayude a gestionar todas estas tareas y a conseguir llevar todo al día. Si quieres saber más sobre las funciones de un software así, visita https://getquipu.com/es/producto

Jesús Galván
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos.