Blog » Contabilidad » ¿Cómo amortizo los bienes de inversión?

¿Cómo amortizo los bienes de inversión?

Amortizar bienes de inversión o activos es muchas veces un quebradero de cabeza: ¿tengo que amortizar? ¿Cómo afecta al IVA a deducir y el modelo 303? ¿Es un gasto? ¿Cómo tengo que amortizar el gasto? ¿Tablas de amortización?

En este artículo aprenderás:

¿Qué es la amortización de bienes?

Cuando compras algo que durará más de un año (inversión), éste gasto lo puedes “activar”.
Significa que lo puedes amortizar, es decir, que el gasto no lo computas de golpe, sino que lo haces a lo largo de un tiempo.

Puedes hacerlo para aquellos bienes de inversión de más de 300€. La forma de amortizar lo puedes consultar en esta tabla.

Tabla de amortización simplificada
Estimación Directa (IRPF)
Coef.
Màx (%)
Max Años
Edificios y otras construcciones368
Instalaciones, mobiliario, enseres y resto del inmovilizado material1020
Maquinaria1218
Elementos de transporte1614
Equipos tratamiento información, sistemas y programas informáticos2610
Útiles y herramientas308
Ganado vacuno, porcino, ovino y caprino1414
Ganado equino y frutales no cítricos825
Frutales cítricos y viñedos450
Olivar210
Nota: Amortizas contablemente los activos porque estos pierden valor, se deprecian.

IVA a deducir

El IVA de la compra de un bien de inversión lo debes deducir de golpe en el trimestre que has hecho la compra. A efectos de IVA, el importe mínimo que se debe considerar para poder identificar como bien de inversión en el modelo debe ser superior a 3.005,06€. A nivel contable, bastará con que el importe supere los 300€, es decir, podremos incluir en el balance de cuentas dicho bien cuando supere los 300€.

Así pues, lo indicarás en las casillas correspondientes del modelo 303.

Amortización del activo

El gasto en cambio lo puedes amortizar. Esto implica que poco a poco vas “apuntando” el gasto que representa.

Piensa que una cosa es la tesorería (me he gastado 1.000€ en un ordenador) y otra la contabilidad (cada mes imputo como gasto una parte del total) que son los gastos que derivan en un resultado contable (beneficios o pérdidas de la empresa)

Un ejemplo:

Me acabo de comprar un ordenador que vale 725€ (+ 152,25€ de IVA) y estamos a julio.

Para empezar me olvido de los 152,25€ de IVA: los deduzco este trimestre y ya!

El gasto lo “activo” y según las tablas, lo amortizo en 4 años.
725 / 4 = 181,25€ que cada año amortizaré (lo imputaré como gasto).
Como estamos a julio solo imputaré a final de año la mitad, es decir:  181,25 / 2 = 90,625€.
El año siguiente sí que contaré el total de 181,25€ y así hasta el fin de los 4 años.

Lo más lógico es amortizarlo mes a mes, ya que ayuda a no ver picos de gasto que no son reales. Así en el ejemplo, cada mes imputaría como gasto 15,10€ de amortización.