Vamos a entender en qué casos se pueden amortizar los bienes de inversión y cómo beneficiarme de las ventajas fiscales existentes.

Amortizar los bienes de inversión de una empresa o de un autónomo puede ser complicado si no se entiende bien dicho concepto de amortización contable. Por ello, vamos a explicar de forma sencilla en qué casos podemos encontrarnos cuando queremos amortizar una inversión de nuestro negocio.

¿Qué es un bien de amortización?

Un bien de amortización es todo aquél bien corporal, mueble o inmueble que va a ser usado como instrumento de trabajo por un periodo de tiempo superior a un año. Por tanto, se trata de una inversión que hace la empresa de un bien, y a medida que pasa el tiempo, va perdiendo valor, es decir, se deprecia.

La amortización de un bien tiene un efecto directo en la rentabilidad de tu negocio, así como en el pago del IRPF en el caso de autónomos y del impuesto de sociedades en el caso de las empresas.

¿Qué es y qué no es un bien de inversión?

No todo lo que compremos para ser utilizado en la empresa puede considerarse un bien de inversión. En muchos casos, se trata únicamente de un gasto para la empresa.

Para que sea un bien de inversión y, por tanto, podamos activarlo, deberemos considerar tres factores:

  • Identificar la naturaleza del bien y definir su uso dentro de la empresa.
  • Definir un tiempo de uso superior a 1 año.
  • Que el importe del bien que se pretende amortizar sea superior a 3.005,06€ a efectos de IVA. 

Es decir, se debe tener en cuenta que la cifra de 3.005,06€ se aplica a cada uno de los bienes adquiridos. Por ejemplo, si compramos cuatro sillas para la oficina y una mesa y nos los queremos deducir. El importe total que hemos gastado es de 7.000€. El precio de cada silla es de 875€ y el precio de la mesa es de 3.500€. Únicamente podremos deducirnos la mesa a efectos de IVA, es decir, identificarlo en el modelo 303 de IVA como bien de inversión, ya que supera el importe mínimo. Las sillas, por el contrario, no las podremos declarar como bienes de inversión a efectos de IVA, ya que no llegan al importe mínimo.

Por lo contrario, Hacienda sí permite que se considere un bien de inversión en el balance de cuentas, siempre que el bien supere la cifra de 300€ (antes del año 2015 el importe mínimo era de 600€ pero en la actualidad la cifra mínima es de 300€). Por ello, sí incluiríamos las sillas como bien de inversión a nivel contable, en el balance de cuentas.

Además, para que no quepa duda, Hacienda define un listado de bienes que NO se consideran bienes de inversión:

  • Piezas de recambio que se compran para reparar algún bien de inversión.
  • Ejecuciones de obra para reparar un bien de inversión, ya sea mueble o inmueble.
  • Envases o embalajes, a pesar que los puedas reutilizar.
  • Ropa que utilices para el trabajo.

Libro de registro de bienes de inversión

Los bienes de inversión deben declararse de forma diferente a un bien normal, ya que tienen particularidades fiscales que afectan tanto al IVA como al IRPF.

En el Libro de Registro de bienes de inversión tienes que incorporar:

  • Bienes de inversión debidamente individualizados
  • Documentos para las facturas y documentos de aduanas de cada bien
  • Fecha de comienzo de utilización, prorrata anual definitiva, regularización anual

iva irp liquidar

Deducción del IVA de un bien de inversión

Por un lado, nos vamos a deducir el IVA en el mismo trimestre que hayamos adquirido el bien, siempre y cuando el importe del bien de inversión supere los 3.005,06€ (sin tener en cuenta el IVA).

De este modo, tienes que indicar en la casilla correspondiente para el modelo 303, y así recuperarás el importe en el mismo ejercicio que lo has comprado. Para los que tenéis Quipu, únicamente tendréis que indicar que el gasto es un activo y lo rellenaremos automáticamente.

Bienes de inversión e IRPF

En cuanto al IRPF, la cosa se complica un poco más. Una vez hemos definido un bien como bien de inversión, debemos especificar el tipo de amortización según las tablas de amortización, que puedes consultar en el siguiente enlace: tablas de amortización 2017.

Ver ejemplo de cómo se amortiza un bien de inversión aquí.

¿Qué es la amortización parcial?

Para todos aquellos bienes que no sean de uso exclusivo para la empresa Hacienda reserva una categoría especial, los bienes de amortización parcial. Se trata de bienes que usamos tanto para nuestra oficina como de forma privada y un claro ejemplo de bienes de inversión es la amortización de equipos informáticos.

¿Qué pasa cuando pierdo un bien de inversión?

En caso de pérdida o inutilización definitiva de un bien de inversión por causas ajenas al sujeto pasivo, siempre y cuando estén debidamente justificadas, no podremos efectuar ninguna regularización durante los años posteriores a la inutilización del bien.

¿Quieres simplificar la gestión de tu facturación y ganar más tiempo para dedicar a tu negocio? Puedes empezar por probar Quipu gratis y empieza a llevar al dia tu facturación, conoce el estado de tu negocio dónde y cuándo quieras, cobra antes tus facturas… ¡Descúbre tú mismo todo lo que puedes hacer con el programa de facturación de Quipu!

Saber más

Judith de Quipu
Responsable de contenido. Al día de todas las novedades para poder ayudar a empresas y autónomos. Actualmente estudiando un Máster en buscadores.