Gastos deducibles y no deducibles en el Impuesto de Sociedades

Tanto si llevas toda tu vida laboral quemándo tu cabeza a la hora de encarar las deducciones de tu sociedad en el Impuesto de Sociedades como si es la primera vez que afrontas este trámite, esta pequeña guía que hemos elaborado para ti te vendrá de maravilla.

A no ser que te hayas especializado en ello, los aspectos fiscales de una compañía no suelen resultar nada intuitivos. Es por eso que, por puro desconocimiento, o por no perder largas horas que necesitas dedicarle a tu trabajo, estés dejando pasar beneficios o  bonificaciones que puedan ayudarte bastante a cuadrar tus números.

Leyendo el siguiente artículo podrás conocer en detalle:

Patricio Diedrichs

En Quipu somos expertos en materia fiscal contable y buscamos explicar estas temáticas con un lenguaje más cercano y apetecible. Ademas, desarrollamos soluciones de tecnología creando un software de gestión administrativa para empresas que te simplificará el día a día.


Qué es el Impuesto de Sociedades

El impuesto de sociedades es un tributo al que deben hacer frente todas las personas jurídicas que operan en territorio español, excepto aquellas que quedan amparadas por el artículo 9.1 y 9.2 de La Ley del Impuesto de Sociedades. Es decir, una cantidad de dinero a la que las sociedades deben hacer frente, ya que grava su renta y declara la capacidad económica de las mismas.

❗️Esto, aunque se aplica tanto a la península como a los archipiélagos canario y balear y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, se aplica de forma diferente en el País Vasco y Navarra, zonas que tienen el privilegio de operar bajo una normativa algo distinta.

Dicha normativa, tanto la nacional como las regionales ya citadas, son las que marcan cómo se calcula dicho impuesto, en el que entran variables como:

  • Los ingresos obtenidos en el periodo fiscal inmediatamente anterior.
  • El total de base imponible por el que se tributará.
  • Los gastos deducibles.

Hoy venimos a aclarar todo lo que debes saber acerca de estos últimos, ya que siempre hay confusión entre qué tipo de gastos se pueden deducir y cuáles no se pueden deducir por mucho que se quiera. Ahora bien, antes hablaremos de otra cosa tan interesante o más, ¿qué tipo de empresas están obligadas a hacer frente al impuesto de sociedades?

Tipos de compañías que deben abonar el impuesto de sociedades sin excusa

Lo primero que hay que tener en cuenta con un impuesto es si se está obligado o no a hacerle frente, porque si es que sí… ¡más vale no saltarse ni una sola cuota! En este caso, las sociedades mercantiles, sean del tipo de que sean, no podrán eludir el pago del impuesto de sociedades, aunque también tendrán que hacerlo las sociedades civiles con objeto mercantil.

Otras formas jurídicas que están obligadas a afrontar el impuesto de sociedades son las cooperativas, así como las sociedades agrarias de transformación o las agrupaciones de interés económico (más conocidas por sus siglas, AIE). Asimismo, fundaciones y asociaciones tendrán que hacer lo propio en caso de tratarse de ONGs o, por ejemplo, colegios profesionales.

Si a esto le sumamos también las comunidades de titulares de montes vecinales y los fondos de pensiones, diríamos que no nos hemos dejado nada en el tintero.

💡Sea cual sea la situación económica de la empresa, ya haya pasado por un periodo de inactividad o incluso se encuentre en concurso, habrá que presentar los modelos correspondientes al impuesto de sociedades. De no hacerlo, lo más probable es que no puedas escapar de las sanciones económicas y los consiguientes recargos e intereses de demora.

Eso sí, no te preocupes, porque desde Quipu te facilitaremos todo este trabajo, ¡estamos para ayudarte en todo lo posible!

¿Cuáles son los gastos deducibles? ¿Qué tipo de gastos se pueden deducir?

Aunque ya hemos hablado en otras ocasiones de los gastos deducibles para personas físicas, los gastos deducibles en el Impuesto de Sociedades pueden no quedar tan claros. Por eso hemos decidido agruparlos para que no quede lugar a dudas y tu sociedad pueda aprovechar esto para soportar la menor carga fiscal que sea posible. Al final, tocará afrontar más o menos en el Impuesto de Sociedades en función de que seamos capaces de aprovecharnos mejor o peor de estas deducciones, ¡así que conviene tener muy claro qué puede deducirse y qué no!

  • El primer gran ejemplo de gastos deducibles en el impuesto de sociedades son los que derivan de la formación profesional. Toda compañía está obligada a ofrecer esto a sus empleados, pero en muchos casos suele estar bonificada en el IS.
  • Existen deducciones por incentivos a la inversión, pero también puedes aprovecharte de este tipo de deducción si contribuyes a editar libros, a producir filmes o a fomentar bienes de Interés Cultural.
  • Muchas iniciativas llevadas a cabo para la conservación del medioambiente están también subvencionadas en el Impuesto de Sociedades, así que infórmate. Este tipo de actividades, además, repercuten muy positivamente en la imagen de marca de tu empresa, por lo que el beneficio es aún mayor.
  • La I+D+I no pasa por buenos momentos en los últimos tiempos. Es por esto que en busca de incentivarlo, se ha llevado a convertir las inversiones en el campo de la investigación, el desarrollo y la innovación a ser deducibles gracias al valor añadido que suponen.
  • Además, existen deducciones para las iniciativas de generación de empleo, también para ciertas minorías o empleados con algún tipo de discapacidad.

Estar al día de este tipo de deducciones y saber cuándo se tiene derecho a ellas y cuándo no, puede no resultar sencillo. ¡Por suerte, con la ayuda de Quipu y de nuestro equipo no se te escapará ni una!

Requisitos para la deducción de gastos en el Impuesto sobre Sociedades

Si has pasado de autónomo a sociedad limitada y pensabas que podrías deducirte las mismas cosas, sentimos decirte que eso no es así para nada. Sin embargo, sí que te gustará saber que los requisitos para la deducción de gastos en el Impuesto de Sociedades son idénticos. Es decir, si ya te los sabes… ¡solo tendrás que refrescar un poco la memoria! Y si no, no te preocupes, porque te los dejamos aquí mismo:

  1. Lo primero que debes tener en cuenta es que todos los gastos que pretendas deducir deben estar plenamente justificados con sus correspondientes facturas. En estas deben aparecer tanto la fecha de la transacción como los datos fiscales de la sociedad en cuestión. Sin eso, no podrás deducir dichos cargos del Impuesto de Sociedades.
  2. Ahora bien, que haya factura no significa que se convierta automáticamente en un gasto deducible. Para ello, debe estar relacionado directamente con la actividad económica de la compañía.
  3. Si cumple con los dos pasos anteriores, esto es, hay factura y el gasto se corresponde con la actividad económica de la sociedad, para ser deducible debe quedar perfectamente registrado en los libros de cuentas de la entidad. Tiene que aparecer entre las pérdidas y ganancias de la compañía para que sea computable de cara al IS.
  4. Por último, dichos gastos deducibles deben estar dentro del periodo impositivo en el que se produjeron.

Teniendo en cuenta tanto estos requisitos como todo lo que te hemos contado en el apartado anterior, ya irás haciéndote una idea sobre qué tipo de gastos de tu sociedad son deducibles en el Impuesto de Sociedades, ¿verdad? Ahora solo falta dejar claro cuáles no lo son bajo ningún concepto.

Qué gastos no son deducibles en el impuesto de sociedades

Además de cualquier tipo de gasto que no cumpla con los requisitos previamente citados, hay una serie de gastos que está especialmente contemplado que no sean deducibles en el Impuesto de Sociedades:

  • El reparto de dividendos o cualquier otro tipo de compensación económica a los socios de la compañía no serán deducibles en el IS.
  • Las sanciones económicas, sean del tipo que sean.
  • Cualquier tipo de operación económica en la que una de las partes haya hecho pasar su dinero por un paraíso fiscal.
  • Gastos derivados de la finalización de la relación laboral cuando estos excedan de ciertas limitaciones legales.
  • Hablando de límites, tampoco serán deducibles las provisiones y amortizaciones que superen los límites marcados por la ley.
  • Los donativos que se hagan en nombre de la sociedad, pero que no estén directamente relacionados con la promoción de la misma.

No están todos los que son, pero sí que son todos los que están. De todos modos ya sabes, si necesitas ayuda para presentar tu Impuesto de Sociedades absolutamente impoluto, o con cualquier otro aspecto que afecte a la contabilidad de tu sociedad, los expertos fiscales de Quipu están a tu disposición.

Además puedes empezar de forma gratuita a probar nuestro programa de gestión administrativa y pregúntanos lo que necesites, incluso asistir a nuestras formaciones gratuitas para tener tu negocio bajo control y simplificar tareas recurrentes de facturación, tesorería, bancos y más.

Deja un comentario

You have Successfully Subscribed!