Blog » Autónomos » Ayudas Alquiler si eres autónomo

Ayudas Alquiler si eres autónomo

El Bono Joven de Alquiler está pensado para que los trabajadores jóvenes tengan un apoyo económico a la hora de disponer de su propia vivienda, independientemente del origen de sus ingresos. Si quieres solicitar estas ayudas al alquiler para los autónomos, debes saber qué requisitos necesitas cumplir.

En este artículo aprenderás:

Bono Joven de Alquiler

Se trata de una ayuda por un importe máximo de 250 euros otorgada por el gobierno español. Su objetivo es facilitar el acceso a la vivienda de trabajadores de hasta 35 años, sea cual sea su ocupación.

Por lo tanto, si estás dentro del límite de edad y tienes tu propio negocio,  puedes solicitar el Bono Joven de Alquiler. Para ello, la ley establece que deberás cumplir con las mismas condiciones que un asalariado, pero tendrás que  demostrar tus ingresos de manera diferente.

Requisitos para solicitar el Bono Joven de Alquiler

¿Has decidido solicitar estas ayudas al alquiler para los autónomos? Entonces, debes conocer qué establece el artículo 6 del Real Decreto-Ley que regula el Bono Joven de Alquiler.

Los principales requisitos a tener en cuenta son:

  • Ser persona física.
  • No haber cumplido los 35 años.
  • Disponer de ingresos regulares de menos de  24.320 euros. Es decir, inferiores a 3 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) del 2022.
  • Si se alquila una habitación, su precio tiene que ser inferior a 300 euros mensuales. En el caso de las viviendas, la cifra asciende a 600 euros.
  • En el caso de las viviendas, es necesario poder suscribir un contrato de alquiler formalizado, o uno de cesión de uso.
  • Tener la nacionalidad española, suiza o de alguno de los países del  Espacio Económico Europeo y la  Unión Europea. Las personas extranjeras procedentes de otras áreas, deben tener el permiso de residencia en España.

La regularidad de los ingresos

Dentro de las condiciones establecidas para acceder a este bono de ayuda para autónomos, destaca la necesidad de justificar la regularidad de los  ingresos por encima de su origen. Es decir, no importa que tengas un contrato en una empresa o un negocio propio, pero sí que debes demostrar que percibes una cantidad determinada de dinero de manera periódica.

La normativa dice que esta regularidad se acredita con “una vida laboral de, al menos, tres meses de antigüedad, en los seis meses inmediatamente anteriores al momento de la solicitud, o una duración prevista de la fuente de ingresos de, al menos, seis meses contados desde el día de su solicitud”. Si eres autónomo, tendrás que demostrar que estás dado de alta  en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, al menos, tres meses antes de hacer la solicitud.

Los ingresos de los autónomos

Como trabajador por cuenta propia,  tus ingresos se medirán en función de los rendimientos netos conseguidos en el año anterior a la solicitud.  En otras palabras, tendrás que restar los gastos deducibles al rendimiento de tu trabajo para saber si superas el límite establecido de 24.320 euros anuales.

En definitiva,  que tu solicitud de estas  ayudas al alquiler para los autónomos te resulte favorable depende principalmente de tu edad, el cálculo de tus ingresos por el trabajo y, sobre todo, de que los  percibas con regularidad.