Si decidimos contratar personal en nuestra empresa, debemos valorar qué tipo de perfil y contrato nos interesa más.

Cuando queremos incorporar nuevo personal para suplir una posición en nuestra empresa, debemos valorar los distintos contratos que existen actualmente. Sin embargo, en muchos casos, suele ser una buena opción contratar recién titulados. A la empresa, le permitirá formar a un joven titulado para poder ofrecerle, posteriormente, un puesto en la empresa. Y por otro lado, para los jóvenes, es una gran oportunidad para completar su formación gracias a la experiencia, y les abre las puertas al mundo laboral.

Qué es un contrato en prácticas

Tal y como lo define el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la finalidad de un contrato en prácticas es la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. No se trata únicamente de adquirir experiencia en un trabajo determinado, sino también de que esa experiencia actúe sobre los estudios cursados.

Va dirigido a quienes hayan finalizado sus estudios y tengan un título universitario, de formación profesional de grado medio o superior, títulos reconocidos oficialmente como equivalentes, o títulos de certificado de profesionalidad que habiliten para el ejercicio profesional.

Generalmente es un contrato que utilizan los jóvenes titulados, siempre y cuando cumplan con los requisitos de dicha modalidad contractual.

Gracias a este tipo de contratos, los jóvenes tienen la posibilidad de entrar en el mundo laboral, pudiendo poner en práctica sus conocimientos y de esta forma seguir formándose.
facturas sin papel

Requisitos para los contratos en prácticas

Si el trabajador es menor de 30 años de edad, no se toma en cuenta la fecha de terminación de los estudios. En cambio, si supera la treintena, podrá acogerse a este plan siempre que hayan transcurrido más de cinco años desde la terminación de los estudios, o de siete cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad.

Duración del contrato

La duración del contrato en prácticas no podrá ser inferior a seis meses ni exceder los dos años. Sin embargo, si el contrato en prácticas se hubiera concertado por tiempo inferior a 2 años, podrán acordarse hasta dos prórrogas, con una duración mínima de seis meses.

Salario del contrato

La empresa deberá remunerar al trabajador la cantidad fijada en el convenio colectivo para los trabajadores en prácticas. Y no podrá ser inferior al 60% o 75% durante el primer o segundo año del contrato. En otras palabras, nunca podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional.Y en los trabajadores contratados a tiempo parcial, el salario se reducirá en función de la jornada.

Bonificación del contrato en prácticas

La empresa que decida apostar por recién titulados bajo esta modalidad, tiene una serie de bonificaciones.

Si el contrato se realiza a una persona menor de 30, o menor de 35 años con discapacidad igual o superior al 33%, la empresa tendrá una reducción del 50% de la cuota a la Seguridad Social por contingencias comunes durante la vigencia del contrato.

Si el contrato se firma con personas beneficiarias del Sistema Nacional de Garantía Juvenil se aplicará una bonificación adicional del 50%.

Si el trabajador estuviese realizando prácticas no laborales en el momento de la concertación del contrato de trabajo en prácticas, la reducción de la cuota será de 75%.

Por otro lado, si los contratos en prácticas se convierten a contratos indefinidos a tiempo completo o a tiempo parcial, la bonificación en las cuotas empresariales a la Seguridad Social, será de 500 euros/año, durante tres años. Y si el contrato se hubiera celebrado con una mujer será de 700 euros/año.

Modelo contrato en prácticas

Aquí tienes el modelo de contrato en prácticas que tendrás que cumplimentar a la hora de contratar un trabajador recién titulado.

Cotización del contrato en prácticas

Durante el tiempo de vigencia del contrato, el trabajador estará dado de alta en la Seguridad Social, y cotizará, entre otras cosas, para el desempleo. Una vez finalizado el periodo de prácticas, podrá solicitar el paro si ha acumulado cotizaciones suficientes para ello.

Puedes deswcargar un folleto informativo con toda la información sobre el contrato en prácticas que pueden formalizar las empresas.

Otros contratos

No hay que confundir con el contrato para la formación y el aprendizaje ni con las prácticas no laborales durante los estudios.

Contrato para la formación y el aprendizaje: Esta modalidad busca calificar profesionalmente a los trabajadores mediante una actividad formativa recibida en la empresa. Está destinado a jóvenes entre 16 y 24 años que todavía no tienen una cualificación profesional reconocida. Este tipo de contrato permite completar su formación, a diferencia del contrato en prácticas, quienes ya tienen su titulación.

Prácticas no laborales durante los estudios: Muchos estudios ofrecen, al final de los mismos, la posibilidad de que los estudiantes puedan complementar su formación en empresas. Son prácticas que no tienen Scarácter laboral, si no que su objetivo es ayudar a complementar los conocimientos teóricos de los estudiantes.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Si te ha gustado y quieres recibir más, compártelo y suscríbete a nuestra newsletter para recibir todos nuestros consejos en tu email. ¡Prometemos no enviar spam!

Prueba Quipu Gratis y presenta el impuesto de sociedades

Laura de Quipu
Especialista en Redes Sociales y Contenido. Graduada en Publicidad y RRPP ha acabado su máster en SEO para despuntar entre las SERP.