El autónomo se enfrenta siempre solo a sus requerimientos tributarios. Periódicamente tu eres el encargado de registrar la información de facturación para luego pagar inevitablemente tus impuestos.

Lógicamente, con el software de facturación Quipu esto es un mero trámite 😉

¿Pero, qué impuestos tengo que pagar?

Generalmente hay dos tipos de impuestos que pagarás, el Impuesto sobre el valor añadido (IVA) – donde eres un simple intermediario del impuesto – y el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Existen algunas otras especificidades, pero no vamos a entrar en detalle.

– IVA: Impuesto que recae solo sobre el consumidor final. Así pues, los autónomos y las empresas solo son intermediarias: es algo que ni te viene ni te va pero eres responsable de liquidar el impuesto. Al final del trimestre deberás devolver el IVA que hayas cobrado y recibir el IVA que hayas pagado en tus facturas. Al final, se abona a Hacienda la diferencia y se declara en el Modelo 303. Pero ojo, si le toca a devolver dinero, Hacienda no lo hará hasta el último trimestre. Compensará en caso que te toque pagar el IVA y si finalmente en el cuarto trimestre te toca recibir dinero de Hacienda o bien puedes seguir compensando o pides la devolución que tarda medio año.

presentar impuestos telematicamente

– IRPF: Impuesto que graba la renta de las personas, incluidos los autónomos. Hacienda al final del año te cobrará impuestos por los beneficios (que no ingresos). Es un impuesto que normalmente vas reteniendo en cada factura que emitas (en la mayoría de casos, el 21% sobre la base). Tu cliente será responsable de liquidarla a Hacienda. En caso que no retengas en tu factura – y hasta menos del 70% de tu volumen de facturación – tendrás que rellenar el modelo 130 y liquidar el 20% de tus beneficios a Hacienda. Al final del año, cuando hagas tu declaración de la Renta, en función del beneficio que tengas, Hacienda te devolverá una parte o te tocará pagar un poco más.

¿Y ya está? Aquí tienes 5 preguntas que te ayudarán a responderte qué modelos debes presentar.

Existen otros impuestos que deberás pagar en circunstancias concretas, como por ejemplo si compras bienes fuera de la Unión Europea deberás pagar impuestos como aranceles. Además debes tener en cuenta que si tus proveedores practican retenciones – por ejemplo, contratas un servicio profesional de otro autónomo – tu serás el encargado de liquidar su retención a Hacienda, en este caso mediante el modelo 111.

 

Calcula automáticamente tus impuestos con Quipu, y facilítate la vida 😉

¡PRUÉBALO GRATIS AHORA! 

 

gplus-profile-picture
Roger Dobaño
VP Product & Marketing