Últimamente es una palabra en boca de todo el mundo: la nube.

Se habla de servicios en la nube, de computación en la nube, de software en la nube… pero, al fin y al cabo, ¿a qué nos referimos?

¿Qué es la nube?

Simplemente, la nube es una nueva forma de enfocar la forma en que usamos los ordenadores, y la forma en que los conectamos. Antes, los ordenadores eran oasis aislados, donde usábamos ciertos programas que siempre se ejecutaban en nuestro ordenador.

Ahora, gracias a la implantación masiva de Internet, nuestros ordenadores están conectados, y no solo entre sí, sino también con aplicaciones y programas que, en vez de residir en nuestra máquina, se hallan en Internet. Así pues, podemos entender la nube como esa sección de Internet que, aun sin saber exactamente donde está, usamos en el día a día.

¿Qué comporta el uso de la nube?

Eso nos lleva a un cambio de paradigma importante. Dependemos menos de nuestro ordenador, ya que podemos acceder a la nube siempre que tengamos Internet, sin necesidad de que nuestra máquina esté por medio. Un ejemplo práctico puede ser el hecho de tener las facturas colgadas en Quipu, en vez de tenerlas en una carpeta de nuestra ordenador o, incluso, en un archivador físico.

¿Qué ventajas tiene?

Qué ventajas tiene la nube, entonces? Una de las principales es el acceso ubicuo a nuestra información: siempre que tengamos un dispositivo conectado Internet, podremos acceder a ella. Y eso nos da mucha flexibilidad, pues se adapta a cada momento: accedemos a la información desde el móvil para cuando estemos en movilidad, desde el ordenador cuando estemos trabajando, y desde la tableta cuando estamos relajados en casa. Esto se cumple al 100% con Quipu. ¡Compruébalo!

presentar impuestos telematicamente

Otra ventaja es la persistencia de los datos, que es mucho más segura en este sentido. Las plataformas en la nube están especialmente diseñadas para resistencia a los fallos, guardando por ejemplo duplicados por si hay algun problema en un disco duro. Siguiendo el ejemplo de Quipu, es mucho más seguro no perder las facturas si están en la nube, ya que usaremos un sistema profesionalizado a tal efecto, que no si están en un disco duro externo nuestro, el cual eventualmente puede fallar, o si están en un archivador, que podemos perder fácilmente o se puede dañar por cualquier motivo.

¿Inconvenientes?

La nube también tiene algunos inconvenientes. Una obvia es la pérdida (relativa) del control sobre nuestros datos, ya que los delegamos a alguien que no somos nosotros. No tenemos las fotos en un dispositivo al alcance de la mano, sino a un lugar en Internet del cual desconocemos su localización física. Aun así, es una pérdida de control relativa: el proveedor de cualquier servicio en la nube es el primer interesado en el perfecto funcionamiento de su servicio; en este sentido, podemos plantear mejor la nube como una delegación de responsabilidades.

Otro inconveniente es que nuestros datos viajan a través de Internet, desde que salen de nuestro dispositivo hasta que llegan al proveedor del servicio en cuestión. Eso podría suponer una vulnerabilidad en un principio, ya que cualquiera que se situe en medio podría acceder a esta información o incluso modificarla antes de que llegue a su destino. Para mitigar y eliminar este inconveniente, se usan certificados SSL que permiten asegurar, al 100%, que los datos viajan seguros a través de Internet, sin que nadie pueda acceder a ellos ni alterarlos.

¿Cómo la usamos con Quipu?

En el caso de Quipu, anteponemos la máxima fiabilidad y seguridad ante todo. Tenemos certificados SSL de máxima seguridad tanto para el acceso a nuestra aplicación web y móvil, proporcionado por RapidSSL. También trabajamos con proveedores de almacenamiento del más alto nivel (Amazon S3 y Linode) para proteger los datos de nuestros usuarios. Que Quipu sea infranqueable es una de nuestras prioridades. ¿Te apuntas? 😉

Así pues, la nube nos abre un conjunto de posibilidades, tal y como estamos experimentando estos últimos años. Y lo mejor es que estamos solo al principio!

 

Albert Bellonch Llargués
CTO at Quipu