Hoy hacemos un paso más. Explicaremos la prestación por Incapacidad Permanente (IP)

Podéis haber visto IP directamente. Pues vamos a ver, paso a paso, qué es y cómo conseguirla.
Ojo, porque no es para todos.

¿Qué entendemos por Incapacidad Permanente?

Como bien su nombre dice es la incapacidad por desarrollar nuestra actividad laboral. La situación en la que el trabajador, siempre después de haber estado sometido a tratamiento y haber sido de alta médicamente, presenta problemas o reducciones anatómicas graves que parecen ser definitivas y disminuyen o anulan completamente la capacidad para trabajar.

¿Cómo funciona en los autónomos?

Esta prestación está destinada a cubrir la pérdida de renta salarias para esos autónomos que no puedan seguir trabajando.

En principio la Seguridad Social reconoce esta prestación en los mismo términos y condiciones establecidos en el régimen general, pero como siempre, con algunas particularidades:

Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Si la incapacidad permanente viene dada por temas profesionales, deberemos haber cotizado por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y deberemos habernos acogido previa o simultáneamente, a la cobertura de la prestaciones por incapacidad temporal.

– ¿Qué,? no me he enterado de nada

+ Hablando en plata. Tenías o tienes que pagar una cuota complementaria a la que pagas mensualmente obligatoria y que cubra estas condiciones. Sino, no tendrás prestación.

Cuándo consideramos que es accidente de trabajo

Punto dos. Toda regla tiene su trampa, y muchas veces no podemos demostrar que es accidente de trabajo.
Aquí tenéis el listado de lo que se considera accidente de trabajo:

– Los sucedidos en actos de salvamento y otros de naturaleza análoga, cuando guarden relación con el mismo.
– Las lesiones sufridas durante el tiempo y en el lugar del trabajo, cuando guarden relación con el mismo.
– Las enfermedades, no profesionales, que contraiga el autónomo con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución de aquél.
– Las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad por el autónomo, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
– Las consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, por enfermedades intercurrentes que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado al paciente.
No tienen la consideración de Accidente de trabajo:
– Los que sufra el autónomo al ir o volver del lugar de trabajo.
– Los que sean debidos a fuerza mayor extraña al trabajo.
– Los que sean debidos a dolo o imprudencia temeraria del trabajador.

controla tu negocio

Para los autónomos afiliados al TRADE, se considera AT toda lesión corporal que sufra con ocasión o por consecuencia de la actividad profesional, el que sufra al ir o volver del lugar de la prestación de la actividad o por causa y consecuencia de la misma.

– Bien. Estamos igual, ¿no?

+ La que puedes tener más clara es que a la hora de ir al trabajo, si te pasa algo, lo cubre, pero ya ves que en general es muy genérico y no se entiende. Lo mejor que podéis hacer es entrar en el convenio y demostrar, junto con vuestro cliente, las causas del accidente. Dos mentes hacen más que una.

Pero tranquilos, hay más.

Cuándo consideramos que es Enfermedad Profesional

Ésta es buena. Literalmente:

Se considera Enfermedad Profesional (EP) a la contraída como consecuencia del trabajo, siempre que esté incluida en la lista de enfermedades profesionales para cada actividad específica.

Bien, conclusión: mira a qué te dedicas y dependiendo de qué será una cosa u otra. Por ejemplo, si eres mozo de almacén y te lesionas la espalda se considerará enfermedad profesional.

Recargo por falta de medidas de prevención de riesgos laborales:

Pues eso. Si has tenido accidente por falta de prevención, no habrá prestación.

¿Cuánto cubre?

Venga, vamos al quid de la cuestión. He conseguido que me pase alguna cosa ilegible de lo anterior comentado. La idea fundamental es cubrir la pérdida de rentas salariales de todos aquellos que no puedan seguir trabajando. ¿A cuánto puedo llegar?

Por incapacidad permanente parcial:

Pues será esa que nos ocasione una disminución de como mínimo el 50% de nuestro rendimiento normal y sólo se nos “protegerá” si deriva de contingencias profesionales pero no comunes. (Es decir sólo si es de unas anteriores).

Prestación por incapacidad permanente total

Es, básicamente una pensión vitalicia mensual que puede ser sustituida excepcionalmente por una indemnización a tanto alzado, cuando el beneficiario sea menor de 55- 60 años.

Se incrementará un 20% de la base reguladores pero siempre y cuando:

  • Sean mayores de 55 años: que no ejerzan actividades retribuidas por cuenta ajena
  • y que no se dedique a explotación agraria o marítimo pesquera, o de un establecimiento mercantil o industrial como propietario, arrendatario, usufructuario u otro concepto análogo.

 

Y ya lo tenéis. Como siempre, es decisión propia a qué tipo de cobertura acogerse, pero al menos así, tendréis toda la información.

Así que, si quieres estar al día de todo, suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada!

Y si quieres te quieres hacer la vida más fácil, prueba GRATIS QUIPU, tu programa de facturación online que te facilitará un poco tu vida como autónomo

Júlia Areny Quipu
Responsable de comunicación. Puedes seguirme en twitter @juliadeQuipu o Facebook: juliaquipu ;)