Hoy te hablamos de los criterios que hay para ver si debes presentar la declaración de la renta o no

En base a estas últimas semanas que hemos estado hablando de los plazos de presentación así como cómo rellenarla, hoy vamos a ver si debes presentarla o no. A grandes rasgos.

La declaración de la renta es – como ampliamos aquí – básicamente la declaración del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Con esta declaración informamos a Hacienda de todos los ingresos que hemos tenido así como de la situación actual en la que estamos como ciudadano. Así pues:

¿Quién tiene que presentar la declaración de la renta?

Esto significa que todas esas personas físicas que durante el año pasado, 2016 con su residencia fiscal en España, que hayan obtenido algún tipo de renta o pensión contributiva estarán obligadas a presentar la Declaración de la Renta, tal y como establece el artículo 8 de la Ley 35/2006.

A partir de aquí, según los ingresos de cada uno de nosotros – los contribuyentes – y de su procedencia, la presentaremos o no, como veremos más adelante.

Según la AEAT, están obligados a declararle a Hacienda todas esas personas que tengan derecho a deducciones por inversión en vivienda, cuentas ahorro-empresa, planes de pensiones, de previsión asegurados, deducciones por maternidad,.. Pero como comentábamos, como siempre, hay excepciones, así que vamos a ver las más comunes:

Excepciones: ingresos mínimos en el IRPF

Ingresos menores a 22.000 euros

Este es el límite general. Es la primera y más genérica, para esas personas que hayan ingresado menos de 22.000 euros brutos anuales de un solo pagador no deberán presentar la declaración de la renta. Es decir esas personas que hayan ingresado menos de esta cantidad de un solo pagador, durante ese periodo de tiempo y con residencia española no tienen la obligación de presentar la declaración de la renta. En caso de tener más de un pagador:

Ingresos de 12.000 euros con más de un pagador

Cuando hemos tenido más de un pagador y a partir del segundo nos ha pagado una cantidad superior de 1.500 euros, la norma pasa de 22.000€ a 12.000€ anuales.

Por ejemplo, imaginemos que Pedro ha ingresado una cantidad menor de 22.000€ pero ha facturado a dos clientes. El primero le pagó una cantidad de 9.300 euros y el segundo de 1.600€  (en este caso aplicamos esta norma de 12.000€, ya que hay más de un pagador)  y aquí – aunque el total es inferior a esta cantidad (9.300 + 1.600= 10.900€) -, Sí deberá hacerla ya que ha facturado a un segundo pagador más de 1.500€.

Si Pedro hubiera ganado 9.300€ con el primer cliente pero  900€ del segundo no debería declararla ya que no supera la cifra total de 1.500€. Ni el total llega a más de 12.000€.

Y finalmente, en caso de que Pedro hubiera facturado 9.300€ a un cliente, 500€ al segundo y 1200€ al tercero, sí que debería presentarla, ya que el total del segundo más el del tercero es de más de 1.500€.

IMPORTANTE. El paro se considera un pagador a efectos de IRPF. Eso significa que si has estado con un cliente pero después has estado en paro y las cantidades son las explicadas, deberás presentar la declaración de la renta.

 

Toda esta cantidad, filtrada según necesites, te la da Quipu en un segundo para que no pierdas cuentas y sepas cómo hacerlo
declaracion renta

Ingresos de más de 12.000 para pensiones compensatorias

Pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas, por ejemplo, si estamos divorciados y nos pasan una pensión y ésta supera la cantidad de 12.000€ deberás presentarla.

Ingresos de 12.000 euros rendimiento de trabajo

Cuando el pagador no esté obligado a retener.

Excepciones: ingresos por inversión

Tenemos dos opciones, tributar como rendimiento del trabajo – lo explicado anteriormente- o bien, como rendimiento del ahorro. Por ejemplo, capital mobiliario, intereses de cuentas corrientes, ganancias por patrimonio, acciones de una empresa..con un límite máximo de 1.600€ euros en ese año. Si tienes más de una, la suma total no puede superar esta cantidad. Es decir, si tu única fuente de ingresos es jugar en bolsa, y has ganado 1.000€ en ese año, no deberás presentarla.

Además, aquellos contribuyentes que hayan obtenido rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, que no superen, en conjunto los 1.000 euros anuales no deberán presentarla.

O bien esos contribuyentes con rendimientos íntegros del trabajo, de capital o de actividades económicas, así como ganancias patrimoniales, con el límite conjunto de 1.000 euros anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros.

¿Entonces si soy una excepción, hago la renta?

Seamos claros, que no tengas la obligación, no quiere decir que no puedas presentarla. De hecho, es hasta aconsejable que lo hagas, ya que lo más probable es que te salga a devolver (que te devuelvan todo lo que te hayan ido reteniendo o al menos una parte..) y nunca va mal.

Contra: en principio, si la presentas un año, tendrás que hacerla cada año.

Una vez lo tengas claro, aquí te explicamos de forma fácil y rápida cómo hacer la declaración de la renta, de forma sencilla y rápida para que te sea leve 😉

Si no quieres perderte ninguna noticia de interés, suscríbete a nuestra newsletter 😉

¡Feliz día Quipu!

Júlia Areny Quipu
Responsable de comunicación. Puedes seguirme en twitter @juliadeQuipu o Facebook: juliaquipu ;)