Muchos de nosotros tenemos grandes ideas y muchas ganas para llevarlas a cabo. Pero la mayoría de veces lo más complicado es saber por donde empezar y que pasos llevar a cabo: mucho por hacer en poco tiempo.

Asimismo, antes de constituirnos como empresa y estar listos para empezar y crecer, deberemos tener en cuenta una serie de cosas. Ahí listamos las que consideramos relevantes a tener en cuenta en nuestros primeros pasos.

Disfruta

El camino que empezarás será largo y duro, así que debe compensarte con creces. Si no disfrutas trabajando es mejor que no empieces. Deberás estar dispuesto prácticamente a dedicar tu vida entera a tu proyecto, habrá momentos malos y buenos, pero incluso en los malos debes disfrutar.

Rodéate de la mejor gente

Siempre es bueno emprender con alguien. Muchas veces un equipo de dos personas es ideal, especialmente para empresas tecnológicas y tener así en el equipo fundador un perfil técnico y uno más relacionado con la comunicación/ventas/marketing. Es la sinergia ideal.

Y ten en cuenta que tu equipo será la clave del éxito. Prueba a rodearte de gente excepcional y que sean mejor que tu. La gente que contrates son los que aportarán mayor valor a tu producto y encontrar la gente indicada es una tarea esencial.

Busca gente que te ayude

Aún así, emprendas solo o no, habla con gente, busca permanentemente gente que te proporcione pautas y guías que seguro serán de gran ayuda. Muchos han pasado por lo mismo que tu, así que muchas veces, compartir un café con alguien puede ser más productivo que una semana de trabajo. Un buen mentor puede ser esencial!

Haz un Plan de Empresa

Un Plan de Empresa muchas veces solo sirve para ser cambiado, pero se debe escribir.

Escribir un plan de empresa ayuda a clarificar las ideas a uno mismo, es poner sobre papel lo que tienes en la cabeza y fortalecerlo. El proceso sirve para definir la misión, el valor que quieres aportar a tus clientes [o a la sociedad] i definir como lo harás. Esto debe condicionar todo lo que hagas a continuación… y si hace falta, lo modificas. Nada está escrito en piedra.

Mira qué hacen tus competidores, quédate con lo que te gusta, pero especialmente busca las ventajas competitivas. No pierdas de vista que lo que quieres siempre es que te compren, no vender.

Finalmente es importante realizar una planificación financiera. Focaliza especialmente en cómo monetizar lo que haces. Fíjate si es viable – especialmente a corto plazo – y luego busca cómo puedes crecer y si lo que propones es escalable. Márcate objetivos ambiciosos.

Encuentra clientes

Empieza por la gente cercana y a partir de ahí sigue creando red. Tus amigos y familiares no cuentan como clientes, pero sí para empezar a practicar a difundir todo lo que tienes en tu cabeza y empezar a crear una red: amigos de tus amigos puede que sí sean clientes potenciales.

Sal del edificio, sal a buscar clientes. Especialmente los llamados “innovadores” y “early adopters“. Es esencial que le cuentes a todo el mundo lo que haces y escuches lo que opinan al respecto y así poder validar lo que tienes en mente. Muchas veces es más útil saber porque alguien no te compra que cualquier feedback positivo [sesgado?] que recibas. Aunque creas que estás haciendo de comercial, es más una tarea de desarrollo de producto y de clientes.

Si puedes, crea una versión beta y empieza a difundirla. Será útil para empezar sin tener que salir oficialmente al mercado

controla tu negocio

Sé “Lean”

Este punto sobre Lean Methodology daría para un post o casi un blog entero. Es por ello que una buena inversión es echar un vistazo al siguiente libro: “The Lean Startup” de Eric Ries.
Sintetizando, es como el método experimental (falsación de hipótesis) llevado a la empresa: desarrolla un producto o idea básica, sal a la calle, investiga, valida lo que haces, y analiza los resultados. Hazlo lo más rápido posible y vuelve a empezar el ciclo.

“Learning by doing”

Es bueno que te informes, que leas, te formes… pero más importante aún es aprender en el día a día. Es la forma más rápida y efectiva. Aunque te equivoques será más productivo que encerrarte a leer cosas sin llevarlo a la práctica.

Ten credibilidad

Aunque no hayas empezado o lleves 4 días, tienes que transmitir seguridad y credibilidad en lo que haces. Como todo, se aprende: no solo a ser creíble sino a tener un buen elevator pitch.

Una idea no vale nada sino el desarrollo de la misma

Una gran idea no sirve para nada en si misma. Es solo un punto [relevante] de partida. Lo más importante es llevarla a cabo de principio a fin, y más importante aún la gente que hay detrás de ella. Por eso no dejes de contar tu idea o producto a nadie por celos a que alguien te lo pueda robar.

Si se mueve ya puedes empezar

No tengas prisa en constituirte como empresa (o autónomo). Cuando tengas tus primeros ingresos hazlo pero no antes.
Ahí tendrás que lidiar con un proceso de constitución más o menos largo.
Alta en Hacienda, en el Registro Mercantil, en un banco, Pacto de Socios… y por supuesto usar Quipu para la gestión administrativa y financiera de tu empresa. Te ayudará en la parte administrativa del dia a dia y optimizará los procesos.

¿Alguna pauta más que consideréis relevante a tener en cuenta?

Si te ha gustado, suscríbete al blog. Actualidad, consejos e información empresarial esencial para el autónomo y empresa

gplus-profile-picture
Roger Dobaño
VP Product & Marketing